Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Educación progresista y “connotaciones”

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Educación progresista y “connotaciones”

Por Antonio García

Como ya saben ustedes -queridos sufridores míos-, la “gran política española” se me escapa de las manos. Ya se que podría comentar cualquier noticia de rabiosa actualidad, dado el fértil zarangollo nacional en que nos encontramos, y con la misma autoridad que los profesionales que se dedican a eso. Igualico que cualquiera de ustedes. Porque hoy se puede decir cualquier cosa y dar cualquier opinión, acertada, errada o semi-desnatada, lanzarla a los cuatro vientos y quedarse uno más ancho que largo. Pero… como que no. A mi me gusta comentar cosicas más pequeñas, noticias humildes, “sin importancia”, y con eso entretenernos tós un rato, y los que no tenemos tos, también. Tenía una guardada en la despensa desde Noviembre del año pasado, para un previsible caso de falta de inspiración y me he dicho, ¡mira, hoy vamos a hablar de educación pública y democracia! Como les decía, cosas de menor importancia, que en el fondo son algo insustancial, intrascendente, nimio, trivial… ¿verdá usté?

Existe una provincia española que se llama Sevilla. Y en esa provincia hay un pueblo que se llama Umbrete. Y en ese pueblo un flamante y nuevo colegio de educación infantil, de esos que da gusto inaugurar cuando uno es Consejero o Ministro del ramo. Naturalmente, y como no podía ser de otra manera, a semejante centro le corresponde, por obligación y por vocación, impartir una enseñanza “progresista”.

El caso es que un periódico local informa en Noviembre de 2015 que, por acuerdo y posterior <<votación democrática>> del claustro de profesores, se rechaza categóricamente la celebración de la Navidad en este colegio público de Umbrete. Tras lo cual, y como reza el libro de instrucciones, la directora se dirigió a los padres y madres (esto sí que es igualdad de género) comunicándoles que <<se prohibirán todas las celebraciones que tengan “connotaciones religiosas” relacionadas con la Navidad>>. O sea, que nada de belenes, Niño Jesús, Reyes Magos, villancicos y demás chorradas fascistas y retrógradas, que tanto ensucian la mente de los niños de todos los tiempos y lugares. Es decir, progresismo puro. Eso sí, se abre la puerta a otra serie de <<actividades “laicas” siempre y cuando no se exhiban símbolos, figuras o elementos decorativos que pudieran sugerir un carácter religioso de las actividades>>.

Pero al parecer, no era ésta la primera vez que alumnos y familiares tienen que aguantar las decisiones del progresista y democrático grupo de maestras y maestros que –fuertemente ideologizados- controlan el centro. Coincidiendo con la Romería del Rocío, los padres organizaron una actividad que denominaron “Rocío de los Niños y Niñas”, lo que obtuvo como respuesta del profesorado todo tipo de reproches e incluso ataques. Y es que los padres tienen a veces unas cosas… ¿Quién coño sabe lo que es el Rocío en la provincia de Sevilla y, menos aún, en los pueblos del Aljarafe? Y claro, los sabios educadores de carrera dijeron: <<ni hablar, a saber qué malignas influencias puede acarrear esta moda desconocida del Rocío en nuestros amados alumnos>>.

De manera que, conscientes del peligro y de su propia responsabilidad docente, pusieron los hechos en conocimiento de la Consejería de Educación, lo que trajo consigo una inspección que puso las cosas en su sitio. Es decir, que emitió la orden expresa de prohibir <<cualquier actividad realizada en horario lectivo que presente connotaciones religiosas>>. Otras actividades bueno, pero ojo con estas “connotaciones” que la liamos.

Y es que es verdad, leches. ¿A quien se le ocurre celebrar una Navidad con símbolos religiosos? ¿Estamos tontos, o qué? O aprendemos todos y todas las nuevas estrategias de <<cómo deseducar y desgraciar a los futuros ciudadanos votantes>>, que es lo que hoy se lleva, o no llegaremos a ningún sitio, es decir, no progresaremos.

Hombre, esto tiene un problema. Y es que alguno, enfebrecido por el afán de avance y cambio, pueda llegar a plantear el Carnaval sin disfraces, por ejemplo. Lo que para mí sería una jodienda, porque no hay cosa que más ilusión me haga que vestirme esos

días de lagarterana con una careta de Spiderman. Pero si tengo que renunciar, renuncio. Todo sea por dar ejemplo a las pequeñas personitas que, el día de mañana, conducirán los destinos de “este país” hacia metas de bienestar nunca soñadas por ser humano alguno. Con una preparación y una cultura que te cagas, monada. Y libres totalmente de connotaciones religiosas, que tanto impiden el desarrollo democrático, el progreso y el bienestar de la Humanidad.

Y para el final, la guinda. El colegio abrió una página en Internet. He aquí, textualmente, el saludo inicial de la directora: << En nombre del claustro de profesorado quería darles una calurosa bienvenida al espacio virtual de nuestro centro. Es nuestra intención que en esta WEB quepan iniciativas, proyectos y nuevas ideas para seguir construyendo un colegio donde se difundan y extiendan valores como la democracia, el respeto, la responsabilidad, el esfuerzo y la tolerancia>>. ¡La madre que la parió!

Yo solo les informo. La reflexión corre por cuenta de cada cual.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!