Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El miedo. Apuntes para una reflexión (II)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El miedo. Apuntes para una reflexión (II)

 

Antonio García

Los poderosos, los políticos, también tienen miedo. Miedo al pueblo. Aparentemente seguros en sus atalayas, son conscientes de la fuerza de las masas si estas se revelan. Y en su inmensa mayoría, nadie que llegue a ostentar algún tipo de poder está dispuesto a perder los privilegios alcanzados. No solo eso, sino que cada vez quiere más. Ese es el motivo por el cual, a lo largo de la historia intentan dominarnos, mantenernos bajo control, mezclando mentiras, amenazando con su poder coercitivo, policial, coaccionando, chantajeando, persiguiendo…, y siempre utilizando el miedo, pues sabida es la fragilidad de toda situación personal. Ser despedido y perder el trabajo, o no encontrarlo si estás “marcado”, ser chantajeado, sancionado, encarcelado, desprestigiado socialmente, rechazado por la manada… Todo ello si vas en contra de lo políticamente correcto, de lo dictado por la corriente oficial. Como afirma el dicho popular, sacar las patitas del tiesto es muy peligroso. Por eso el poder utiliza el miedo, para que no nos revelemos.

Hay un aserto que lo resume y explica con gloriosa brevedad: <<Si el pueblo teme al gobierno, hay dictadura; cuando el gobierno teme al pueblo, hay democracia>>. De donde se desprende que hoy priman las dictaduras bajo apariencia democrática, pues cada día son menos las libertades.

Yo entiendo que si no se sabe relacionar la situación actual “pandémica” con los intereses de las élites mundialistas, es muy difícil, por no decir imposible enterarse de lo que realmente está ocurriendo. Si no se encuentra la relación existente entre la actual debacle coronavírica mundial y lo planeado por los lobbies del poder global, cualquier cosa que yo les cuente es como sembrar en barbecho. Pero como les dije en una ocasión, me considero moralmente obligado a ello.

¿Qué nos puede producir mayor terror que el que nos digan que vamos a morir si no seguimos los dictados de los “expertos oficiales”? ¿Quién ante el supuesto peligro de muerte no está dispuesto a renunciar a sus derechos y libertades? Y he aquí que de la noche a la mañana aparece un virus mortal que se extiende por todo el planeta, virus que antes se llamaba gripe y ahora se denomina Sars Cov-2. Se le cambia el nombre, se anuncia su letalidad a bombo y platillo, y ya tenemos al mundo a nuestros pies. Es deprimente salir a la calle y ver el grado de ignorancia y sumisión incondicional que ha aceptado el pueblo, sin el menor atisbo de crítica y sin exigir explicación alguna.

Todavía nadie se ha revelado contra el genocidio –planificado- perpetrado con nuestros ancianos. Es escalofriante ver los testimonios de muchos trabajadores de residencias geriátricas, que con lágrimas en los ojos cuentan la forma en que les obligan a tratar a los abuelos: encierro, abandono, desprecio, muerte… en soledad. Todavía nadie se ha preguntado por qué, después de once meses de mascarillas, confinamientos, distanciamientos y demás barbaridades, estamos peor que al principio. ¿O es que no se han dado cuenta? Y encima somos tan imbéciles, que nos auto adjudicamos la culpa, convertidos en policías los unos de los otros, divididos y enfrentados.

Pero aún hay más y peor. Tengo una amiga que es sicóloga que, además de actuar como perito forense en los juzgados de cierta ciudad, atiende en su propia consulta. Ella misma está alarmada de la cantidad de traumas infantiles que se están produciendo. Estamos matando a los niños. Estamos robándoles su alegría, su espontaneidad, su inocencia. Los niños tienen miedo. ¿Y saben qué? Ese miedo se les está inculcando en sus propias familias. Muchos niños –y casi todos los mayores- viven hoy más preocupados por morir que por vivir. Vivir. Vivir… ¿Cómo se puede concebir una vida sin cercanía, sin abrazos, sin besos, sin risas inocentes?

Y sigo. Nadie se pregunta por qué en los supermercados la gente puede apiñarse en torno a un producto, andar juntos por un pasillo entre estanterías, ir codo con codo en el autobús, el metro, los aviones… Y los bares cerrados –incluso terrazas al aire libre-, y no podernos juntarnos en casa con los “no convivientes”.

Nadie se pregunta por qué se cierran “fronteras” autonómicas e incluso locales, y todos los días nos invaden montones de pateras con inmigrantes ilegales y no pasa nada. Las fuerzas y cuerpos de seguridad no pueden actuar… ¡Y a los ciudadanos españoles nos multan por no llevar mascarilla!

Nadie se interesa por informarse de las muertes que se están produciendo en muchos países tras la dichosa vacunación. Que las están habiendo.

A nadie le importa saber que, según los datos del Índice Nacional de Defunciones, en el año 2020 han muerto en España por todas las causas 401.359, casi 20.000 personas menos que la media de los cinco años anteriores, que es de 420.228.

A nadie le importa la carencia absoluta de base científica que justifique todas y cada una de las medidas coercitivas que se están tomando. Nadie da explicaciones y nadie las pide.

Ante las numerosas denuncias que se están poniendo contra el Gobierno, la justicia española carece de apoyo, porque no tiene informes que evidencien la existencia del virus, ¡porque no existen!, y por eso el gobierno va a perder todos los juicios.

Todo es una vil mentira, los test PCR son un engaño, las vacunas un experimento genocida, la mascarilla y los confinamientos un perjuicio para la salud corporal y mental de los ciudadanos, los niños víctimas inocentes de la sicosis colectiva.

Y para terminar por hoy, un breve repaso a titulares de prensa (ver hemerotecas):

2015. La gripe colapsa los hospitales de media España.

2016. El colapso de las urgencias y centros sanitarios inician el 2016 evidenciando la ineficacia de la Administración.

2017. Colapso en las urgencias y ambulatorios de toda España por culpa de la gripe.

2018. SATSE (Sindicato de Enfermería) denuncia el colapso sanitario por falta de previsión ante la gripe.

2020. Hospitales en España están llenos de pacientes con coronavirus… ¿?

2021. La Delegación del Gobierno en Madrid prohibió dos manifestaciones convocadas para el sábado día 30…en esta fase álgida de la pandemia. El Gobierno catalán permitirá a los ciudadanos saltarse el confinamiento municipal para ir a mítines de los partidos políticos en la campaña de las elecciones del 14-F para proteger el derecho a la participación política.

Séneca, filósofo de origen español le dijo a Nerón: <<Tu poder radica en mi miedo; ya no tengo miedo, tú ya no tienes poder>>.

El que sepa pensar, que piense.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca