Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Los miserables

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Los miserables

Por Antonio García

No me refiero a la grandiosa novela de Víctor Hugo, publicada en 1862, donde se tratan el bien y el mal, la política, la ética, la ley, la justicia y la religión. Aunque no van muy lejos los tiros, porque miserables los ha habido siempre, los hay y los habrá. Cada generación tendrá que convivir y asquearse con los suyos, como hoy nos está ocurriendo con los numerosos ejemplares de “cerdo ibérico” que pueblan nuestros partidos políticos y nuestras instituciones, con perdón del cerdo ibérico, animal sabroso, pacífico y generoso donde los hayas, cuya única finalidad en la vida es dar de comer al hambriento.

Al igual que en 2009 la señora Junta de Andalucía “congeló” las ayudas a Cáritas, a estas alturas del año del Señor de 2015 el Gobierno tripartito valenciano, con su presidente Ximo Puig a la cabeza, ha decidido eliminar de los presupuestos del próximo año las subvenciones a Cáritas, a la Asociación Valenciana de la Caridad y a Cruz Roja… para <<evitar el clientelismo>>, según palabras de su señoría Mónica Oltra, vicepresidente y consejera de Igualdad de la Generalitat.

Antes de cabrearme del todo y ponerme a echar venablos, sapos y culebras contra estos patéticos y abyectos gobernantes, he tenido curiosidad de ver que decía mi diccionario de la palabra “clientelismo”: <<Sistema de protección y amparo con que los poderosos patrocinan a quienes se acogen a ellos a cambio de su sumisión y de sus servicios>>.

O sea, que las instituciones de ayuda mencionadas, antes de la llegada de estos impresentables tenía como misión y objetivo lamerles el culo a los políticos de gobiernos anteriores, para estar bajo su protección y amparo y servirles a ellos en sus intereses privados. ¿No es eso, doña Mónica?

Que orgullosos estarán los valencianos con su “tripartito” que, formado por PSOE, Compromís y Podemos, constituyen una mezcla letal de bombas fétidas, del más putrefacto hedor, y que además usan el término Estado para evitar la palabra <<España>>.

Resulta, amigos lectores, que me están tocando donde no deberían tocarme jamás, al menos sin mi permiso que, por cierto, nunca obtendrán así caiga el cielo sobre nuestras cabezas. Y es que resulta que soy voluntario de Cáritas, como muchos, muchísimos otros españoles, y de sobra se por donde van los tiros. Y lo se yo como lo sabe cualquier hijo de vecino que tenga dos dedos de frente, el corazón en su sitio y los “atributos” donde corresponde. Y que conozca la situación de España.

Señores del Tripartito, y señores de cualquier otro “partito” o sin partir que piensen como estos descerebrados: son ustedes unos miserables. Son ustedes la escoria de la sociedad. Son ustedes la vanguardia del odio, la sinrazón, la venganza contra no saben quién, y la vergüenza del país y de la Humanidad. ¡Miserables!

Recuerdo que también en 2009 el Instituto Canario de la Mujer decidió retirarle la subvención a Cáritas para dos proyectos destinados a sacar de la exclusión social a mujeres en situación precaria, insertándolas incluso en el mundo laboral, al tiempo que el dicho gobierno autonómico impulsaba sus actuaciones con la Asociación de Mujeres Saharauis en materia de igualdad y perspectiva de género.

¿Pero qué les pasa a estos politicuchos de mierda? ¿De dónde sacan tanto rencor? ¿Es que tienen celos de que haya iniciativas, en la mayoría de los casos de la Iglesia Católica, que saben llegar y llegan a donde ellos jamás se acercarán? ¿Es que les da rabia que haya instituciones cristianas que den de comer al hambriento, que acojan al peregrino o que vistan al desnudo? E incluso que paguen recibos de agua y luz a las familias pobres, o gestionen puestos de trabajo, o instalen economatos para que, a precios de ganga, muchas familias puedan llenar la cesta de la compra semanal, que de otra forma no podrían. ¿Acaso envidian y odian a esa parte de la sociedad que sabe ser solidaria, humanitaria y generosa? Particulares y empresas privadas que con sus aportaciones dinerarias o en productos de consumo están al menos paliando la hambruna española que un mundo injusto y unos gobernantes nefastos no saben

atajar. ¿Se están ustedes riendo de los hombres y mujeres que desinteresadamente empeñan su tiempo y su trabajo en labores que, más que de caridad son de justicia? ¡Sí, de justicia! Cosa de la que ustedes no tienen ni puñetera idea, más empeñados en destruir los auténticos valores de la sociedad, para construir su utópico, totalitario e infernal paraíso socialista, que en ocuparse de los desheredados.

Se que muchos de sus votantes están en la inopia. Que ignorantes y mal formados e informados creen en sus ladinas promesas electorales, tal vez de buena fe, sin saber hacia donde les conducirá el mezquino afán de poder de sus líderes.

Pero ustedes, despreciables cabezas de ratón, son unos miserables, unos canallas y unos rufianes. Bellacos inaceptables en una sociedad verdaderamente culta, solidaria y amante de la justicia.

Atajo de bandoleros codiciosos de lo ajeno. Inútiles rufianes que solo valen para mirarse el ombligo y poner zancadillas a todo lo que huela a honradez, desprendimiento y amor al prójimo.

Que Dios les perdone a ustedes el día que, quieran o no, sean llamados a su presencia.

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!