Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Fausto redivivo

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Fausto redivivo

Antonio García

El Doctor Fausto es una leyenda medieval donde se narra la truculenta vida de un hombre que vendió su alma al diablo.

La vida de Fausto ha tenido numerosas versiones a lo largo del tiempo, pero la primera más relevante, aparecida en 1578, estuvo inspirada en la existencia real de un nigromante -alguien que se dedica a la magia negra o diabólica-, que hasta fue condenado por el mismísimo Lutero. Algunos años después, el dramaturgo inglés Chistopher Marlowe escribió su famosa obra de teatro basándose en la traducción inglesa del anterior. La novela, el teatro, la música y el cine se han hecho eco de esta significativa figura universal, creando obras inmortales.

Fausto, ciudadano alemán de la primera mitad del siglo XVI, era doctor en teología y conocido por sus saberes ocultos, sus trucos de magia y su vida licenciosa y depravada. En su ansiosa búsqueda del conocimiento más allá del alcance humano, decide vender su alma al diablo. Una noche, hallándose en un bosque solitario, mediante un conjuro invoca la presencia de Lucifer. Este le envía al demonio Mefistófeles, su lugarteniente, un poderoso servidor del Maligno. Fausto, que desea se ponga a sus órdenes, le envía a decirle a Lucifer que vende su alma a cambio de veinticuatro años con Mefistófeles a su servicio. Entre sus proyectos está unir África y España y hacerse emperador del mundo.

De manera que Fausto opta por las posesiones, riquezas y poder mundano, dando de lado a lo espiritual del hombre. Un ángel bueno le aconsejó abandonar ese camino, mientras un ángel malo le animaba a continuar por él. Y siguió al segundo. Al final de su vida, el diablo se cobró su alma.

El éxito de esta obra es que representa una de las encarnaciones del hombre universal. El poder del hombre aliado con el Maligno en contra de los designios de Dios. El antropocentrismo exacerbado. El hombre como centro del Universo prescindiendo del Creador. El gran secreto de la Masonería, adoradora de Lucifer que, para ellos, es el “portador de la luz”.

Mito de todos los tiempos. Mito de rabiosa actualidad que hoy podemos ver presente entre nosotros.

Pedro Sánchez-Fausto, un personaje sin escrúpulos ni principios hizo un pacto con el Diablo. Le vendió su alma a cambio del poder. Poder absoluto sobre España. Doctor en engaño y estafa, ha hecho un trato satánico con George Soros-Lucifer, ofreciéndole su alma a cambio de veinticuatro años en la Moncloa. Y Lucifer, rey mundial de la especulación financiera, magnate poderoso e instigador y autor de destrucciones nacionales, complacido ante la perspectiva de poseer anticipadamente un alma, le ha enviado de compañero vital a Pablo Iglesias-Mefistófeles.

Poder, riqueza, influencias, dominio… Todo bajo la frágil y engañosa cáscara del mal llamado “progresismo”, que no es otra cosa que perpetuar la decadencia y la pobreza para vivir a costa de ellas. Dominar el mundo bajo la astucia de conseguir que hombres y mujeres de este país, cuanto más indigentes, arruinados y desamparados estén, más crean en una utopía que les predican desde palacios de oro y marfil.

Pedro Sánchez-Fausto debe estar contento, porque el diablo le ha enviado, junto a Pablo Iglesias-Mefistófeles todo un coro de ángeles satánico-independentistas para ayudar en la labor de destruir la Nación, como este miserable se propone.

Y mientras tanto, el silencio de sus corderos. El clamoroso silencio de “barones socialistas” que ven cómo el PSOE se precipita por el abismo a tumba abierta. Excepto alguna voz de la vieja guardia que ha manifestado su retirada del PSOE si Pedro pacta con Pablo. Escépticos y asombrados ante el resultado electoral, obtenido por un más que probable nuevo pucherazo: los más cultos y añosos de entre ellos saben de los fraudes electorales del pasado y del presente. Saben historia. Aunque todos callen.

Y los afiliados y simpatizantes… Cuando la luz se retira y viene ya anocheciendo, sus líderes dicen mentiras y ellos se las van creyendo…, al decir de un poema del sevillano Rafael de León.

Yo no soy oráculo ni adivino. No he recibido ese don de los dioses del Olimpo. Por tanto no me atrevo a predecir qué va a pasar en los próximos días, semanas o meses. Pero sé, como todo español sabe, que el coctel que se acaba de formar con tan malas artes y anticipación al protocolo constitucional, es pernicioso, funesto, maligno. Explosivo. No cabe mayor chulería, prepotencia, frescura e irrespetuosidad que anunciar a bombo y platillo pactos firmados de gobierno cuando aún no ha sido investido.

En el mito, Fausto era un personaje tan soberbio que pensó que podría engañar al Diablo. Pero este se cobró por anticipado, haciendo explotar su casa durante un experimento de alquimia, llevándose prematuramente la vida del doctor.

Espero que la soberbia de este nuevo Fausto nacional no anticipe la estruendosa demolición de España, llevándose por delante, antes de tiempo, las ilusiones de tantos compatriotas que solo desean vivir en paz.

Aunque un funesto pensamiento me acompaña desde hace tiempo. Creo haber dicho alguna vez que España no reaccionará hasta que no toque fondo. Y esa es la duda que me inquieta: ¿Estamos ya rozando lo más hondo, o aún nos queda tiempo para reaccionar?

Pensémoslo bien, antes de aceptar un pacto con el Diablo.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!