Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Sin conocimiento no hay libertad

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Sin conocimiento no hay libertad

Antonio García

Libertad, libertad… ¡Cuánto se habla de libertad! Cuánto se usa, se abusa, se manosea, se manipula, se degrada esta mágica palabra. Los partidos políticos la tienen continuamente en la boca, como si de verdad la defendiesen. Como si respetasen su auténtico significado. Y la pobre está ya tan deslucida, tan ajada…

La Real Academia Española de la Lengua –a la que están presionando los gobernantes actuales para que modifique el idioma con el “lenguaje inclusivo”- da varias acepciones de “Libertad”: Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Estado o condición de quien no es esclavo, y del que no está preso. En los sistemas democráticos, derecho de valor superior que asegura la libre determinación de las personas. Derecho a manifestar y difundir libremente ideas, opiniones o informaciones. Facultad de emitir o recibir información por cualquier medio de difusión, sin previa censura gubernativa. Etc., etc.

Y nuestra Constitución, en su artículo 20 lo sentencia: 1. Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción… d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio… 2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

Pues bien, les cuento. El 24 de Septiembre de 2016, comenzó a funcionar una iniciativa puesta en marcha por la plataforma Derecho a Vivir, llamada “Ambulancia Vida”. La coordinadora de dicha organización civil es Gádor Joya, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid. En este proyecto se involucraron voluntarios de la Escuela de Rescatadores de Madrid fundada por el doctor Jesús Poveda, conductores y médicos especialistas, que desde entonces han ofrecido a las mujeres que se plantean abortar ante un embarazo inesperado una información que se les oculta en el interior de los negocios abortistas: la ecografía, con el sonido del latido del corazón de su hijo. Se trata de una ambulancia debidamente equipada. ¿Dónde actúan? En las cercanías de las industrias de la muerte, en particular el abortorio Dator de Madrid. Pero recientemente, después de tres años de actividad y más de 4.000 niños rescatados del exterminio prematuro –y sus madres-, resulta que a Podemos no le mola esta iniciativa humanitaria. Y en el mes de diciembre pasado, lamiendo ya las mieles del poder pasó al ataque contra la Ambulancia Vida y los rescatadores del aborto. Podemos quiere que la Comunidad de Madrid denuncie y lleve a juicio a los voluntarios provida que ayudan a madres en riesgo de aborto. Pero he aquí que Podemos no está solo, secundado por otros partidos apuntados al progresismo: Ciudadanos pide que el asesoramiento provida sea delito y el PP reclama que se cumpla la Ley Aído (aborto), que curiosamente este partido tiene recurrida ante el Tribunal Constitucional. ¡Cosas de la política! No se asombren, porque fue precisamente Cristina Cifuentes la que impulsó y aprobó la “Ley LGTBI” de Madrid.

Pero sigamos. Los podemitas, los de los “rayos ultrarojos”, el 5 de diciembre defendían una proposición no de ley <<por el derecho efectivo a la Interrupción Voluntaria del Embarazo>>. Eufemismo éste que se emplea para nombrar el asesinato de un no nacido, dado que solo se “interrumpe” lo que después se va a reanudar. Y si se mata a un bebé, no hay posibilidad alguna de reanudar nada.

¿Y cual es la estrategia para defender esta Proposición? Sencilla y habitual: contar la mayor parte de mentiras posibles, ofrecer datos inventados sin contrastar y sin mencionar fuente alguna y distorsionar la realidad a capricho de sus intereses. Vean: <<En los últimos años el acoso a los centros del Interrupción Voluntaria del Embarazo es una realidad recurrente en España>>, y que <<el acoso antiderechos es una realidad y miles de mujeres se han visto increpadas, insultadas, coaccionadas y amenazadas cuando intentan acceder a los centros IVE>>. Tan falsa y grave es esta mentira y acusación, que deberían estar en la cárcel sin revisión de penas. No he visto gentuza más carente de alma y más dañina en mí ya larga vida.

Los llamados “rescatadores” son la mayoría jóvenes estudiantes de medicina y enfermería, excelentemente preparados para esta misión en la Escuela de Rescatadores fundada por el doctor Jesús Poveda, psiquiatra y profesor universitario. Cuando ven a una mujer embarazada acercarse a la puerta del matadero, con suma exquisitez, prudencia, educación y respeto se acercan a ella, le piden ser escuchados un minuto –la grandísima mayoría les escucha-, y les ofrecen información, alternativas al aborto y ayuda real. ¿No tienen las mujeres derecho a conocer una información básica que en el interior del centro de exterminio nadie les ofrece? ¿Y en uso de esa información, de ese conocimiento actuar en libertad? Nadie las obliga, nadie las insulta, nadie las presiona, las acosa, las amenaza. En cualquier caso todo esto lo hacen quienes las empujan al aborto. Y ellas lo saben. ¿Alguien cree que se puede obligar a una mujer a subirse a una ambulancia con ecógrafo, donde se ve la imagen del hijo y se oyen los latidos de su corazón?

La Asamblea de Madrid votó a favor de <<actuar contra los grupos “antielección” que acuden a la puesta de los centro abortistas>>.

Si alguien les coarta a las mujeres su libertad de elegir, son precisamente los delincuentes y criminales políticos de la progresía, que prefieren un pueblo inculto, desinformado, bruto y sometido. Sin información, sin conocimiento de todas las opciones jamás habrá libertad para tomar la que más le convenga a cada cual. Pero las ideologías destructivas del ser humano y de las familias y los intereses de las riquísimas multinacionales del aborto ya procurarán, por la cuenta que les trae, que sigamos todos agilipollados.

Por fortuna, 4.000 bebés salvados del aborto en unos pocos años es una gran noticia. Gracias, campeones. Muchísimas gracias.

Libertad, libertad. Porque hay libertad, y si no la hay sin duda la habrá…, que decía Jarcha.

Tal vez un día de estos, cuando el pueblo espabile.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca