Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El neopaganismo al alcance de la mano

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El neopaganismo al alcance de la mano

Fanfosqueando hoy por la prensa digital me encuentro con esta noticia, que abre la cabecera de El País: “Thor ya tiene su gran templo”. Y como yo recordaba a Thor desde cuando estudié bachiller, además de que sale mucho en los crucigramas, pues he puesto toda mi atención en el artículo, no sin antes decirme: ¡leches, ya era hora! Porque este dios nórdico se conocía y adoraba en los países escandinavos desde la Edad de Piedra, que es un ratico de la prehistoria que va desde el 6000 al 2500 a.C., semana arriba, semana abajo. Aunque no hay constancia del día, mes y año en que hizo su presentación a los humanos. Generalmente es conocido hoy como el dios del trueno, pero tiene muchas más habilidades, además de ser el poseedor del Martillo Mjolnir, forjado por los enanos Sindri y Brokkr , aunque nuestra culturica popular lo identifica dentro del trío: Thor, Odín y su esposa Friga. Odín, el padre de todos los dioses, es el dios que le otorgó al hombre su naturaleza divina.

De algo servían las películas de vikingos, que lamentablemente ya no se ven en el cine. ¿Recuerdan aquellos barcos-cascarones terminados por delante en un cuello largo con cabeza y cuernos? ¿Y tripulados por unos tíos fieros de la leche, que arrasaban por donde iban?

Pues bien, la noticia la da un islandés, muy islandés que se llama Hilmar On Hilmarsson, que es un director de arte, músico y no sé que más, pero sobre todo, alto sacerdote de (prepárense) Asatruarfelagid, una asociación que reúne a los nuevos paganos de Islandia. Ahí es ná, con lo fácil que es decir “ajomataero”. Pues este señor dice que es la primera vez en mil años que se va a levantar un templo a los dioses nórdicos, allá en su tierra, en Islandia, que es un país que está por allá arriba, en el quinto pijo, y en el que hace un frío de congelador. Además de que tiene poquica gente: unas 320.000 almas aproximadamente. ¡Atascos que van a tener en el puente de Semana Santa!

Porque hay templos en otros países, pero ná, de poca monta y escasos. Y esos otros países son Suecia, Alemania y… (¡tachan!)… ¡España! La mejor del mundo mundial. ¡Que nos va a faltar aquí de algo, ¡y una leche! Pero es que además, queridos lectores, los albaceteños tenemos el grandísimo honor de que está en nuestra tierra: Navas de Jorquera, un pueblecito del norte provincial, del término judicial de Casas Ibáñez, de quinientos veinte habitantes.

En nuestro país existe desde 1981 la Comunidad Odinista de España-Asatru, para los amigos, COE (no confundir con los soldados). Según declaran, son una confesión religiosa neopagana basada en los antiguos cultos religiosos germánicos, nacida en España en 1981. Propugnan la práctica de una religiosidad nativa indoeuropea denominada Odinismo cuya deidad suprema es Odín. Reconocida por el Estado español y registrada en el Ministerio de Justicia. Hay otra en Madrid y otra en León, aunque el único templo reconocido es el de Navas de Jorquera, un viejo edificio adquirido por particulares y reconstruido. Sin techos, al aire libre.

Llegado a este punto, es preciso aclarar algo a los no iniciados en estas lides, que seguramente todos ustedes sabrán, pero por si acaso. La diferencia entre pagano y ateo. Los paganos son idólatras y politeístas. Es decir, adoran ídolos y tienen muchos dioses. El ateo es, simplemente, el que niega la existencia de Dios.

Los nuevos paganos odinistas de Albacete se anuncian así: <<ODANISMO-ASATRU. La Nueva Religión del Siglo XXI. Conoce la fe de tus antepasados. Hay esperanza de un mundo nuevo>>. Y la verdad, no me he podido callar.

Para empezar, ¿la fe de tus antepasados? ¿Qué antepasados? Porque no sabía yo que los bestias de los cuernos en el casco eran antepasados nuestros. He aquí la primera metedura. Cierto es que la península ibérica fue invadida por varios pueblos de origen germánico. Pero se sabe muy poquito o nada de sus creencias religiosas. Por ejemplo, los Suevos. Este era un grupo que ocupaba gran parte de Alemania, pero ningún historiador, al estudiar su religión menciona para nada a los dioses escandinavos. Además entraron poquicos, tal vez unos 25.000, que se establecieron en Galicia. También vinieron los Vándalos, un pueblo que habitaba entre Alemania y Polonia. Estuvieron muy poco tiempo en Iberia, apenas llegó a tres telediarios pues, deseguidica, saltaron al continente africano. No nos han llegado los nombres de sus dioses, pero se habla de un dios llamado Marmus, el cual posiblemente fuera una forma diferente tribal del dios Wotan. Nos quedan los Alanos. Pero de estos, ni caso, porque eran de origen iranio, o sea, asiáticos. Luego entran los romanos y después los visigodos, ya cristianizados. ¿De qué antepasados estamos hablando? Porque a continuación vinieron los moros, así que ya me dirán.

Añaden que “hay esperanza de un mundo nuevo”. ¡Hay que joderse! Se ve que estos adoradores de Odín no conocen a los políticos españoles. ¡Tela! ¿O la esperanza va a venir de Thor, el dios escandinavo de la guerra y el trueno?

Sí, yo les aseguro que hay esperanza, una única esperanza, pero no van por ahí los tiros.

Y en cuanto a la nueva religión del siglo XXI… ¿pues no hemos quedado que era la religión de nuestros antepasados? ¿Cómo que ahora es nueva?

Con todos mis respetos, la llevan clara en Islandia y en Navas de Jorquera. Pero cuidado y sin confundirse, a mí no me molestan para nada. Es más, me alegro de que se lo pasen bien. Que cada cual se las apañe como pueda, con su tiempo y con sus perras. A otros les gusta jugar al dominó.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca