Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

…Y cuatro años después, el Tolmo de Minateda ¿qué?

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
…Y cuatro años después, el Tolmo de Minateda ¿qué?

Vicente Mas Sánchez

Todos los asuntos referidos al patrimonio histórico-artístico le han venido demasiado grandes a este equipo de gobierno

Parece que fue ayer cuando se iniciaba una nueva legislatura que iba a traer aires de renovación al municipio de Hellín. Las esperanzas de cambio eran notables, sobre todo para aquellos que deseábamos ver una acción más emprendedora en temas como la cultura y el patrimonio. Han pasado, como digo, cuatro años y el panorama es tan desalentador como entonces. Para quienes deseábamos ver como la inauguración del Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda iba a ser una realidad, al final todo fue un sueño cargado de buenas intenciones pero no de buenas acciones.

Conforme iban pasando los meses, al principio de la legislatura, todo estaba preparado para la inauguración del mencionado Parque Arqueológico a falta de la confirmación de la fecha por parte de la Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, Mª Dolores de Cospedal. Unas veces por unos motivos, luego por otros; el caso es que los meses se convirtieron en años y nada más se supo de la inauguración del Parque Arqueológico. Luego vinieron las excusas, como siempre, de las contrariedades políticas entre el equipo de gobierno y los partidos de la oposición, echándose a la cara de quien había sido la culpa de no haber podido inaugurar el mencionado parque. Las explicaciones del equipo de gobierno del Sr. Manuel Mínguez eran que no se había podido llevar a cabo una gestión del Tolmo de Minateda público-privada debido a la oposición de la bancada socialista junto a los concejales de Izquierda Unida; la oposición contestaba que no estaba de acuerdo con este tipo de gestión y que la administración del Parque Arqueológico debería desempeñarla la Junta de Comunidades. Pero lo cierto y verdad es, que al final, el Tolmo de Minateda sigue cerrado y sin visos de ver su puesta en marcha. Quizás en fechas electorales, como en las que nos encontramos, veamos algún tipo de movimiento o intención de llevar a cabo la inauguración y puesta en funcionamiento del mismo.

La verdad es que en todo este asunto, en mi humilde opinión, lo que ha faltado ha sido verdadera voluntad política del equipo de gobierno por poner en marcha el Tolmo de Minateda. Voluntad que le ha faltado igualmente a todas las administraciones, llámense Diputación Provincial o Consejería de Cultura. Entre otras cosas solo hay que echar un vistazo a otros yacimientos arqueológicos de la región para ver como se han puesto en marcha con inversión de la Junta de Comunidades o de las Diputaciones Provinciales, para ejemplo véanse los Parques Arqueológicos de Segobriga (Cuenca), de Carranque (Toledo) o el yacimiento de Vascos también en la provincia de Toledo, por citar algunos.

Todos los asuntos referidos al patrimonio histórico-artístico le han venido demasiado grandes a este equipo de gobierno, que o no ha sabido o no ha querido poner en marcha ni un solo proyecto durante estos cuatro años. Pero veamos uno por uno cada uno de estos proyectos. En primer lugar, el mencionado Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda, que iba a servir como revulsivo para el desarrollo del turismo local, creando múltiples puestos de trabajo y sobre el que iba a girar toda la acción turística. Al final todo han sido meros discursos y palabrería vacía de contenido. En segundo lugar, nuestro anhelado Museo de la Semana Santa, que sigue durmiendo el sueño de los justos en el fondo de un cajón y que espera la acción de un equipo de gobierno dinámico y sensibilizado con nuestra cultura, que aúne esfuerzos, empuje con fuerza y sepa comprometer a todas las administraciones competentes. En último lugar y por si todo esto fuera poco, aparece el controvertido asunto del convento de franciscanos, que para el Alcalde ha sido una autentica pesadilla y del cual su intención desde el minuto uno, ha sido intentar quitárselo de encima, sin tener clara la titularidad del mismo, para cederlo, donarlo o escriturarlo a quien estuviese dispuesto a hacerse garante del mismo. Solo la acción responsable de una Plataforma ciudadana ha evitado que el convento franciscano cayese en el olvido, poniéndolo en valor y haciendo pedagogía del mismo a través de exposiciones y charlas para intentar acercar este bien patrimonial a los ciudadanos de Hellín, solicitando finalmente a la administración regional la declaración de Bien de Interés Cultural para este emblemático conjunto franciscano.

No quiero ser agorero, pero los hechos están ahí. No sabemos cual será el futuro del Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda, pero a día de hoy la realidad es que llevamos cinco años sin llevarse a cabo una sola excavación arqueológica y sin que se haya abierto al público para su disfrute. Teniendo además la responsabilidad y obligación de vigilar un Centro de Interpretación que para nuestra desgracia ha sido visitado por los amigos de lo ajeno. A todo ello, sumémosle unas equipaciones y dotaciones en este Centro de Interpretación que no se utilizan y que pueden quedar obsoletas el día en que se ponga en marcha el mencionado parque.

Estamos de acuerdo en que la situación económica no es la más favorable y que probablemente el municipio tenga otras prioridades más acuciantes. Sin ir más lejos, todavía arrastramos de la legislatura anterior la remodelación del antiguo Centro de Salud nº 1. Pero esta situación también se ha dado en otras localidades de la región y el impulso de la Junta de Comunidades ha sido más voluntarioso. Es más, un Ayuntamiento no puede centrar toda su acción de gobierno durante cuatro años en una sola área de trabajo sino que debe de diversificarse e impulsar obras que estimulen el desarrollo de su municipio. Imaginemos por un momento lo que significaría para Hellín, que el Tolmo de Minateda estuviese abierto al publico para poder visitar las huellas de nuestro pasado; o que el Museo de la Semana Santa fuese una realidad que atrajese a ese numeroso público que sigue esta manifestación artística y religiosa, y no solo eso, sino que el propio Museo serviría de propulsor para que nuestros edificios religiosos: parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, ermita del Rosario, parroquia de San Roque y el convento de franciscanos pudiesen ser visitados. Todo ello sería un gran revulsivo para nuestra maltrecha economía y serviría para la creación de empleo. Es por todo ello por lo que se hace urgente la puesta en valor de nuestro rico patrimonio histórico-artístico para que sea visitado no solo en los días pasionales sino a lo largo de todo el año y que al mismo tiempo sirva de acicate para la revitalización del casco antiguo de Hellín.

Esperemos que esta llamada de atención a nuestros regidores locales espolee sus conciencias y les haga trabajar con ahínco en la próxima legislatura, para que de una vez por todas, el Tolmo de Minateda pueda ser visitado por propios y extraños y sirva de estímulo a nuestros jóvenes para que tomen conciencia de nuestro pasado y aprendan a amarlo y respetarlo.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca