Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Rita, Rita, ¿por qué nos persigues?

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Rita, Rita, ¿por qué nos persigues?

De qué manera más tonta, casi sin darnos cuenta, han accedido al poder municipal los profesionales del odio, en lugares como Barcelona, Madrid, La Coruña, Zaragoza, Cádiz… Aunque bueno, realmente es un odio impostado porque no saben ni a quién odian ni porqué. Sobre todo, porqué. Pero en fin, cada cual se lava el cerebro con la basura que mejor le va. No dudo que habrá personas de buena fe en las filas de los odiadores, y quedo impaciente a la espera de que los medios me lo notifiquen para tomar buena nota de ello. Pero de momento, tenemos lo que tenemos. Aunque bien es cierto que las ciudades mentadas son solo una muestra del último rebaño que ha llegado a la cañada. En España hay, desde hace tiempo, muchos profesionales de la inquina, la rabia y el rencor. Y la ignorancia. Cada uno con su tonalidad de color, pero todos de la misma gama. ¿Me explico?

Hoy les voy a transmitir el contenido de una carta. Carta que seguramente muchos de ustedes habrán leído, pues se ha hecho pública. Pero otros muchos seguro que no. Y la voy a transcribir enterica, tal cual, pues, ¿qué mejor que acudir a la fuente original para decir lo que hay que decir?

La escribe el sacerdote jesuita don Rafael Carbonell y va dirigida a la excelsa Rita Maestre, miembro del Consejo Ciudadano de Podemos, responsable del Área de Políticas de Bienestar y concejala y portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, además de Coordinadora de la Junta de Gobierno y Relaciones con el Pleno. Nada mal para sus veintisiete añicos. Y que, como ustedes saben, fue protagonista activa de un hecho glorioso y heroico, jugándose la vida por los derechos de los más oprimidos y desfavorecidos de la Humanidad -junto a otros descerebrados de semejante pelaje- en la Universidad Complutense de Madrid.

<<A la militante de Podemos, Rita Maestre:

Le recuerdo bien. Usted estuvo en el asalto a la capilla de la Facultad de Psicología, gritando como una energúmena “arderéis como en el 36”. Fue detenida por la policía por el delito de asalto. Y Vd. ahora es de los ideólogos del nuevo partido político. “Arderéis como en el 36”. Vd. no había nacido en el 36. Yo sí. Y asistí a lo que habría hecho usted. “Arderéis como en el 36.

Mi congregación tenía una casa en Barcelona, en el Coll. La parroquia era la casa de los pobres. Vinieron unos milicianos llenos de odio (como Vd.), mataron a los sacerdotes, incendiaron la iglesia y los pobres se quedaron en la calle. Unas religiosas regentaban gratuitamente una escuela para los hijos de los obreros. Fueron asesinadas, se cerraron las escuelas. Los niños se quedaron sin escuela. Era el programa de los del 36 que Vd. quiere implantar de nuevo con su Podemos. Sus compañeros del 36 asesinaron miles de ciudadanos, por ser sacerdotes, religiosos, religiosas, simples cristianos. Sin juicio. ¿Piensa instaurar el terror “como en 36”? Sus palabras, sus amenazas parecen decir que sí, que no imperará la ley, el respeto, sino el odio: “arderéis como en el 36”. Si ése es su programa y el de su partido ¡Dios nos ampare! Vd. no quiere democracia, solidaridad, respeto de la persona, diálogo, colaboración. Vd. quiere odio, asaltar, quemar. ¿Cree Vd. que su partido, su ideología, su actitud de asaltante, mejorará la sociedad española?

Soy un sacerdote, profesor. He recorrido medio mundo sembrando amor, respeto, alegría. Ahora ya, mayor, vivo feliz. Mi mensaje: La vida vale lo que vale el amor. Vivo sembrando felicidad, sonriendo, dando paz. No parece que este mensaje mío, sea el suyo: “arderéis como el 36”. Piénselo bien militante de Podemos Rita Maestre. Si no siembra felicidad, amor, respeto, ¿cree que tiene sentido su vida? Con todo respeto. Rafael Carbonell>>.

También es cierto que, aunque el sacerdote se refiere a esta “consigna” en particular, no fue la única frase-eslogan que gritaros los intrépidos, bravos y valientes asaltantes de capillas. Y así, como corresponde a su exquisita educación, a su alto nivel universitario, a su elevada sensibilidad y cultura, proclamaron a voz en grito justísimas reivindicaciones como: “El Papa no nos deja comernos las almejas”. “Menos rosarios y más bolas chinas” (dejo al lector averiguar en qué consiste éste artilugio). “Contra el Vaticano, el poder clitoriano”. “Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios”. Consignas en las que parece que el sexo libertino es la piedra angular de todos los males que aquejan a la sociedad.

Así pues, leído todo esto, no les extrañará a ustedes que tan insignes, distinguidos y reputados mamarrachos, ostenten por méritos propios altos cargos en la política española, dando cumplido ejemplo de lo que debe ser un buen conductor de multitudes y un intachable gestor de la cosa pública.

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!