Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Mi fidelidad a Hellín

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Mi fidelidad a Hellín

Sol Sánchez

Debo confesar que me admira mucho Concha Ramírez de Arellano, a los que la mayoría, a través de las redes sociales conocemos como Concha Ras.

Tengo el honor de conocerla personalmente y me resulta admirable la pasión que tiene por nuestro pueblo Hellín.

Su impulso consiguió que un cine como el Victoria volviera a abrir sus puertas. Siempre está en todo lo que considera justo para la ciudad. Patalea, hace ruido, se enfrenta a personas que la atacan, y ella continua adelante en esa labor que considera importante.

Concha es el ejemplo a seguir, y creo que la conciencia ciudadana está despertando y estamos en un momento de renovación, en el que podemos levantar a Hellín de sus ruinas, del decaimiento y la desidia.

Al igual que vosotros nací en Hellín, soy hija, nieta, sobrina de hellineros. Mis relatos claman a la belleza hellinera que llevo anclada en mis retinas desde que era una niña. Amo mis raíces, a mis paisanos. Creo, fervientemente, en los recursos innatos de Hellín. Y me muevo por el recuerdo de nuestros antepasados. Estos años en los que vivo “a caballo” entre Suiza y Hellín he descubierto en otros lugares la fuerza que tienen unos ciudadanos unidos. Ellos son los que abren y cierran las puertas de las Alcaldías. Los ciudadanos son los que deciden lo que sucede en su tierra… y esta es una ley que debemos aplicarnos los hellineros. Escucho a personas que con su opinión parecen querer cerrar las puertas al progreso, y hago esfuerzos por entenderlo. Ser fieles a un partido por conservar un trabajo no implica que será para siempre. Cerrar la puerta a la prosperidad puede ser una decisión que dañe a las próximas generaciones. No tenemos obligaciones con los partidos, tenemos responsabilidades con nuestro pueblo. Seamos libres a la hora de decidir y opinar. Desprendámonos de la “polución” de los colores políticos que nos marcan por nuestros padres, por intereses y sigamos a la gente sana, honrada y trabajadora siendo coherente con el sentido común.

Concha y otras muchas personas representan a cada uno de nosotros, y debemos contagiarnos de su actitud. Es el momento de unirnos sin ánimo de lucro porque todos nos llamamos HELLIN.

Conseguir que los trenes paren en nuestra estación es un paso adelante. Tenemos que rescatar nuestro Casco Antiguo, lograr que se muestren a todos nuestro Patrimonio de la Humanidad, tenemos que adecentar nuestras calles, hacer crecer las tradiciones. Debemos denunciar a aquellos que no respetan las normas de convivencia, que ensucian y destrozan parques y jardines. Que no aman esta tierra. Debemos luchar porque Hellín tenga empresas, Centros Comerciales…, pero todo se construye ladrillo a ladrillo y perseverancia. Comencemos…

Me siento orgullosa y casi os puedo decir que escribo estas letras, emocionada.

Estoy segura que no caerán al vacío, que simplemente subirán y bajarán de los trenes en nuestra estación hellinera y eso me gusta.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca