Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Incertidumbre (III)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Incertidumbre (III)

El Espectador

Han pasado casi 10 meses cuando, exactamente el 14 de marzo de 2020, escribíamos el primer artículo con esta denominación, entonces, a pesar de los malos augurios que llegaban, jamás podíamos imaginar lo que nos quedaba por vivir: los días llenos de incertidumbres que tendríamos que soportar, las malas noticias que nos iban a acompañar, las personas que iban a pagar el más alto precio y cómo íbamos a echar de menos tantos gestos que antes no le dábamos demasiada importancia, como un abrazo, un beso o simplemente un apretón de manos.

Decíamos que nadie se quería figurar que pudiera llegar una noche de Jueves Santo con un Rabal silencioso y solitario, una mañana de Viernes Santo, con un Calvario, sin nazarenos portando imágenes, ni nazarenos repiqueteando sus roncos tambores hasta la extenuación y tampoco un Domingo de Resurrección sin el encuentro de las imágenes de la Dolorosa y el Resucitado, con miles de personas agrupadas en el Recinto Ferial.

Tampoco creíamos que nos iba a llegar un tan largo confinamiento, la obligación de llevar una incómoda mascarilla tapando medio rostro, o diferentes normas para evitar las cercanías, pues pensábamos, dentro de nuestra incertidumbre mezclada con ignorancia, qué con las medidas sanitarias, para muchos tachadas de exageradas, sería suficiente para salir de este mal sueño, que poco a poco se fue convirtiendo en una de las peores pesadillas que ha vivido la humanidad.

Por eso, un mes después, el 18 de abril, ya con nuestro ánimo totalmente pesimista escribíamos:
“Cuando esto acabe, si es que acaba alguna vez, ¿qué va a ser de este país? ¿Cómo van a salir adelante todas esas personas que la pandemia les ha dejado en situación precaria? ¿De dónde se van a sacar los recursos necesarios para poner la economía a flote?”

Ahora, como tantas veces, se ha de reconocer la enorme capacidad de adaptación de la especie humana, lo que parecía ser un obstáculo insalvable, se ha convertido en algo habitual, que nos ha obligado a cambiar forzosamente la forma de vivir, acorralados por una enfermedad que casi nadie racionalmente se atreve a negar su enorme peligrosidad, solo el anuncio de la llegada de la vacuna ha traído un amago de sosiego, aunque seguimos dominados por la incertidumbre.

Así, continuamos sin saber a ciencia cierta cuándo nos van a vacunar. ¿Qué marca de vacuna nos quieren inocular?, ¿la más conocida la Pfizer, que ya se ha empezado a administrar?, ¿la Moderna, que se anuncia como la más próxima?, ¿la AstraZeneca, la Sputniik rusa o la Sinopharm,china , además de otras 13 marcas más, entre ellas una española, que están muy cerca de aparecer en este dramático mercado?, ¿qué tiempo tendremos que esperar entre las dos dosis?, ¿cuánto dura la inmunidad?, ¿ qué ocurre cuando la enfermedad aparece después de inyectar la primera dosis? ¿se vacunarán los menores de 16 años?.

Y mientras unos hablan de logro sin precedentes de la humanidad el haber conseguido esta vacuna en un tiempo record- normalmente se tarda más de media docenas de años e incluso no se llega a conseguir nunca-, comienzan a levantarse quejas, siempre aprovechadas por los políticos, por la tardanza en llegar las dosis y la lentitud por la mala organización de los equipos sanitarios con que se realizan las distribuciones- quizás por la falta de producción de la empresa Pfizer-BioNTech, saturados sus centros de fabricación por los millones de pedidos que les exigen en todos los países del mundo, que asimismo esperan ansiosos la llegada de otras vacunas.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!