Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Entrevista a Ramón-Gabriel Lucas

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Entrevista a Ramón-Gabriel Lucas

“Hellín necesita la participación activa de la sociedad. Más gente organizando y realizando sus propias actividades”

Entrevistas Radio Hellín 107.6 FM

Por Charo López

En esta sección les ofreceremos un extracto de las entrevistas que se realizan todas las mañanas desde las 8,30 horas en el programa “BUENOS DÍAS HELLÍN”, el espacio que se emite todos los días en Radio Hellín 107.6 FM y en www.radiohellin.com

Ramón-Gabriel Lucas. Tiene 54 años. La última formación académica oficial es la de Técnico Superior en Animación Sociocultural. La otra formación, la de la experiencia y el contacto con colectivos y gentes diversas, no entraría en los currículums. La vida le obliga a uno a aprender muchas cosas; a reinventarse. Toda ellas necesarias. Después de haber vivido todas las evoluciones que ha experimentado el ocio y la manera de divertirse los jóvenes, desde hace diez años, desde la empresa “Bavayaba”, intentan ofrecer alternativas de ocio y tiempo libre que compaginan con la formación.

¿Cómo empiezas en el mundo de la animación juvenil?
R.L:
Mis primeros contactos informales fueron en el Bachillerato, formando parte de un club juvenil; después participé en la formación de un grupo scout; luego, de catequista en la Parroquia de mi barrio, San Roque. Como me iba el tema, hice cursos de formación y comencé a operar en organismos públicos.

Creo que no hay persona (niño o adulto) que no haya escuchado la palabra “Bavayaba” ¿cómo nace la empresa?
R.L:
Bavayaba nace hace más de diez años en la parte de Bavayaba dedicada a la formación de monitores. En concreto la aventura comienza en el año 2003. Surge como resultado del encuentro de varias personas con ideas y experiencias en el mundo de la animación y el espectáculo.

¿Cuáles son las diferentes etapas por las que ha pasado “Bavayaba”?
R.L:
En lo físico pasamos una etapa en las aulas y parte del internado del Colegio Compañía de María, que arreglamos para organizar diversos servicios y actividades. Después nos ubicamos en un local más pequeño en el que podíamos cumplir las exigencias legales que nos demandaba la actividad que generábamos en ese momento (traducido: celebrar eventos con servicio de repostería o cafetería nos obligaba a realizar una serie de mejoras que en aquel espacio iban a ser muy onerosas). Estos servicios ofertados en Hellín se complementaban con diferentes actividades, talleres y eventos que hemos realizado fuera de nuestra localidad…En lo personal, comenzamos la travesía cinco personas. A lo largo del tiempo ese grupo se fue disgregando amistosamente por diferentes razones, todas ellas relacionadas con sus situaciones personales y familiares.

¿Qué servicios que prestáis actualmente? ¿Tenéis pensado ampliarlos en el futuro?
R.L:
Actualmente estamos trabajando como Escuela de Animación, donde impartimos cursos para la formación de monitores y directores de actividades juveniles, por toda la Provincia. Cursos de reciclaje y formación profesional en el campo del tiempo libre. Como servicios a la Comunidad tenemos talleres de Risoterapia, Risomemoria o de Ludoterapia. Cursos de gestión de grupos y asociaciones, o ludoteca móvil. Como empresa de animación realizamos fiestas escolares, animación y espectáculos de calle y de eventos. Y de cara al futuro, estamos buscando cómo actuar dentro del tiempo libre de los adolescentes de una manera educativa y positiva, con un concepto de ludoteca “diferente”: de relación, de aprendizaje. Jugar también es aprender, madurar, crecer, relacionarse con otros.Deseamos elaborar un programa de actividades para las familias, no solo para los niños de esas familias, etc…Nuestra mente no para.

Tanto si hablamos de niños como de mayores, los juegos no solamente son diversión, sino también aprendizaje, también se educa con ellos ¿qué valores intentáis inculcar a través del juego?
R.L:
Primero debo indicar que la capacidad de jugar debería conservarse en todas las edades. Jugar y reír es bueno para el ánimo y para el cuerpo. Esto no es una cursilería ni una frase rimbombant. Resulta que conforme nos hacemos “adultos y responsables” dejamos de jugar como si fuera un signo de madurez y una garantía de sensatez… pero no.

¡Cuántos beneficios nos aporta un juego! Jugar trae consigo relacionarse con otros, aprender a cooperar; a ganar y sonreír; a no ganar y seguir sonriendo. Nos obliga a pensar. Nos acerca a otras realidades y personas; nos impulsa a realizar un ejercicio de imaginación y fantasía. Cuando nosotros organizamos un juego buscamos que haya relaciones personales; que haya diálogo; que exista respeto mutuo, comprensión, responsabilidad, etc.. Cada juego sirve para impulsar una serie de valores.

Actualmente estáis impartiendo el curso de monitor actividades juveniles ¿quiénes lo imparten?
R.L:
Para este curso somos cuatro formadores; dos pedagogas, un animador sociocultural y una médica.

¿Ha cambiado el perfil de las personas que se interesan por hacer este tipo de cursos? ¿Qué posibilidades laborales tienen aquellos que obtengan el título?
R.L:
En este curso han aparecido personas con cierta edad que buscan salida profesional. Es decir, tienen mucho interés en hacer el curso, disponer de la titulación que les faculte para trabajar. La salida profesional de un monitor es muy amplia, y también muy variada; puede trabajar con diferentes colectivos, en organizaciones privadas y públicas. Ejemplos: actividades extraescolares, talleres y escuelas de verano, campamentos, colonias, ludotecas, etc. Además que pueden convertirse en emprendedores y ofrecer sus servicios profesionalmente.

¿Cómo ha evolucionado el ocio o la forma de divertirse de los jóvenes? ¿Hay opciones suficientes en comparación con el pasado?
R.L:
No hay, no veo yo, una evolución como tal. La característica “necesidad” de salir de casa, de desmarcarse de los adultos y de la familia, para estar con los iguales se sigue dando; igualmente la “obligación” de experimentar cosas y “vivir” nuevas sensaciones. El contraste lo veo, actualmente, en las ofertas (que son muy pocas y muy comerciales) y en los recursos a su alcance.

¿Es complicado desde los programadores y profesionales acercarse y motivarles?
R.L:
Acercarse no es complicado. Que acepten programas y actividades ya lo es más. Sobre todo si se huelen que esos programas tienen “doctrina” (aunque sea de la buena). La clave de la motivación, la que deben trabajar los profesionales, es que se vean los beneficios que van a obtener si participan en alguna actividad. Esos beneficios (nada de economía) deben ser gratificantes y amenos para ellos.

¿Y en relación a los niños?
R.L:
Los más agradecidos…Cualquier cosa que suponga jugar, moverse y reír les sirve. Serán felices.

¿Puede ser la adolescencia la edad más complicada para encontrar lugares de reunión y de entretenimiento?
R.L:
Lo es. Ya no son niños ni pueden estar donde están los otros jóvenes. Quieren hacer cosas que hacen los demás, pero no están preparados. Hay que perseverar con ellos, tener mucha paciencia y acompañarles en el trance de afirmar su personalidad. He dicho acompañar, no imponer.

¿Qué necesitaría Hellín en cuanto a infraestructuras o actividades, carencias
R.L:
La participación activa de la sociedad. Más gente organizando y realizando sus propias actividades. Más creadores de cultura y de deportes.

Article   0 Comments
Banner
Banner

Categorías

Hemeroteca