Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Entrevista a Luis Enrique Martínez Galera

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Entrevista a Luis Enrique Martínez Galera

“Hay que cuidar la identidad de la Semana Santa de Hellín. A veces se promueven acciones más de cara al turismo y al negocio que a madurar en lo propio y genuino. Se necesita evitar los protagonismos y trabajar al unísono para mejorar todo lo que conlleva en Hellín la Semana Santa, evitando todo aquello que la deteriora y degrada”

Entrevistas Radio Hellín 107.6 FM

Por Charo López

En esta sección les ofreceremos un extracto de las entrevistas que se realizan todas las mañanas desde las 8,30 horas en el programa “BUENOS DÍAS HELLÍN”, el espacio que se emite todos los días en Radio Hellín 107.6 FM y en www.radiohellin.com

Luis Enrique Martínez Galera, Vicario General de la Diócesis de Albacete es el Pregonero de la Semana Santa de Hellín 2015. Nació en Hellín hace 66 años y pronto se marchó fuera por motivos familiares. Fue ordenado sacerdote el 23 de junio de 1.974 en el Seminario de Albacete y tras recorrer diferentes parroquias y poblaciones, desde 1999 es párroco de El Buen Pastor de Albacete.

¿Cuándo y cómo fue el momento en el que le preguntan si acepta ser Pregonero de nuestra Semana Santa?
L.E.M:
Pues, creo recordar que fue el 17 de noviembre, a eso de las 9´30 o 10 de la noche. Me encontraba subido en el tablero del belén cuando sonó el teléfono en la sacristía. Dije: -Diga, y una voz desconocida para mí me contestó -soy Francisco Juárez, nuevo presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa; te llamaba para pedirte un favor. Y le respondí pues dime, ¿de qué se trata?: -Pues, ¿si quieres ser el pregonero de la semana santa de este año? Me quede pensativo por unos instantes, pues no lo esperaba, y contesté –Vale. Me volvió a preguntar sobre cuando quería que lo hiciesen público, y contesté que cuando quisieran, si ya había dicho que sí, cuando quisieran. Y me dije, qué casualidad, estamos montando el Belén y ya estamos preparando la Pasión.

¿Cómo va a ser su Pregón?
L.E.M:
He pensado desde entonces, pero hasta febrero no me he puesto a redactar. Ahora ya está terminado, pero como me pasa con todo, lo retoco cada día, cambiando cosas, o recortando para no cansar al público que me ha de escuchar. Será sencillo, claro, aplicativo y global.

¿Si tuviera que ponerle un calificativo a su Pregón, cuál le pondría?
L.E.M:
No sé, no me gusta calificar las cosas que hago. Es algo que os corresponde a vosotros, los que me escuchéis, y habéis escuchado otros pregones. A mí, lógicamente, me gusta, y creo que le va a gustar a muchas personas que de una manera u otra se van a ver reflejados en el pregón.

¿Le ha dado muchas vueltas al pregón o lo realizó en un corto espacio de tiempo?
L.E.M:
Como ya te he dicho dejé pasar unos meses, en los que estuve ocupado en preparar unas clases de arte, y a comienzos de febrero, me puse a redactar. El esquema ya lo había preparado en la memoria. Una introducción con los saludos. Un primer capítulo que he titulado: “Canto a la vida”, en el que hablo de la vida humana, de mi vida y de la vida de todos, insertadas en las familias a las que debemos todo de lo que somos hoy; junto a mis experiencias semanasanteras en estos últimos años. Un segundo capítulo que titulo: “Canto al amigo” en el que hablo de Jesucristo, núcleo central de la Semana Santa, y vivencia personal y comunitaria de los creyentes. Y aunque la semana santa de nuestro pueblo es acogedora y abierta a todos, creyentes y no creyentes, sin Jesús, la Semana Santa se queda reducida a una fiesta más. Una tercer parte: “Canto a mi Pueblo” en la que describo la extraordinaria imaginería semanasantera que poseemos, así como el tambor y las tamboradas, señas de identidad de nuestro pueblo y el patrimonio inmaterial y antropológico que son los hombre y mujeres que hacen posible y la viven con pasión. Termino, como suele ser común, invitando a vivirla y a dejarnos envolver por su misterio. No me ha costado mucho, pues no lo he hecho de un tirón. He aprovechado que me despierto pronto, y un poco cada día, para ir dando cauce a las ideas, e ir completando, aquí o allá, según vienen. Para esto, tener el esquema claro ayuda mucho.

¿Ha sido habitual de los Pregones de Semana Santa? ¿Si le pregunto por alguno cuál le viene a la memoria?
L.E.M:
He asistido ya a varios pregones, en Tobarra, en donde estuve cinco años de párroco, en Albacete, en estos últimos años, y sólo en dos ocasiones en Hellín; en 1999 que pronunció D. Victoriano y en 2010 que pronunció Francisco Genestal, entonces párroco de San Roque. Todos los pregones son diferentes, según quien los hace, pero todos tienen algo de especial, su encanto y su mensaje.

Recuerdos de la Semana Santa de Hellín….
L.E.M:
Son muchos. Mi experiencia de la semana santa hellinera se centra en la familia y fundamentalmente en mi calle, la calle Silvela. Por mi calle pasan la mayor parte de las procesiones de semana santa, y mi experiencia siempre es la de prepararnos para ver pasar la procesión, abriendo la casa y ofreciendo sillas a los conocidos que se acercaban por allí. Por eso mi experiencia es de vecindad, de amistad, de reencuentros, de devoción y respeto.

¿Conserva familia en Hellín? ¿Viene a menudo?
L.E.M:
Solo me quedan primos de mi madre y descendientes de mi primo. Tras la muerte de mis padres y tíos, venimos poco, Mi hermana y yo, que vivimos en Albacete, aprovechamos unos días del mes de agosto para limpiar la casa y hacer algún arreglo de conservación. Al estar tan cerca Albacete, vamos y venimos cuando es necesario.

¿Qué echa de menos en la Semana Santa de Hellín?
L.E.M:
Las Semanas Santas de cada pueblo o ciudad son diferentes y únicas. Todas tienen algo de especial. Por eso no hecho nada de menos. Ha mejorado mucho desde los años que la recuerdo en la realización de los desfiles procesionales, cada vez más impresionantes. Creo que se ha de trabajar por cuidar la identidad de la Semana Santa de Hellín, así como de la identidad del tambor y de la tamborada hellinera. Creo que a veces se promueven acciones más de cara al turismo y al negocio que a madurar en lo propio y genuino, como es, por ejemplo la Escuela cofrade. Se necesita, evitar los protagonismos de unos y otros y trabajar todos al unísono para mejorar todo lo que conlleva en Hellín la Semana Santa, evitando todo aquello que la deteriora y degrada.

¿Devociones especiales? ¿Ha llegado a procesionar o pertenecer a alguna hermandad?
L.E.M:
El hecho de que con tres años de edad me traslada con mi familia a Elche de la Sierra, me privó de madurar en las tradiciones semanasanteras. Cuando volvímos a Isso fueron los años de madurar la vocación sacerdotal, y aunque venía a ver las procesiones, no me enrolé en ninguna cofradía. En cuanto a las devociones no tengo ninguna en especial. Para mí Jesucristo ocupa el centro con la Virgen Dolorosa, pero no me refiero a la imagen sino lo que representa. Contamos con bellas imágenes, pero la devoción no está en su belleza sino en lo que expresan y representan para nosotros.

¿Es tamborilero? ¿Cuándo es la última vez que se colgó un tambor?
L.E.M:
No, el hecho de marchar con tres años a Elche de la Sierra me hizo, que no creciera en estas tradiciones tan genuinas del pueblo, por lo que no he tocado un tambor. Aunque me gusta escuchar los redobles y acercarme a las tamboradas, siempre que puedo.

¿Si tuviera que elegir un momento de la Semana Santa, con cuál se quedaría?
L.E.M:
No sé, me gustan todos, de procesiones o de la tamborada. En el pregón me refiero a algunos, como es la tamborada del miércoles Santo y el lento trascurrir de las imágenes del Medinaceli y de los Azotes por el Rabal, repleto de tamborileros.

¿Qué es para usted la Semana Santa?
L.E.M:
Para mí, como digo en el Pregón, la Semana Santa es la celebración de la Pasión Muerte y Resurrección de Jesucristo, vividos en la liturgia de esos días. Ya cada pueblo o ciudad la adorna de una manera u otra, como en nuestro caso con bellas procesiones y las tamboradas; y puede darse el caso que al darle mucha importancia al envoltorio, perdamos la referencia de lo que contiene, llegando a vivirse unas celebraciones en las que Jesús sólo sea un pretexto para otras cosas que nada tiene que ver con la fe cristiana. He celebrado muchas Semanas santas en distintos pueblo y aldeas, con pobreza de personas y medios, pero con la misma fe e intensidad de otras comunidades, porque la liturgia te incorpora al mismo misterio que celebra. Para mí la Semana Santa son las celebraciones más ricas y profundas de todo al año litúrgico, sobre todo la Solemne Vigilia de Resurrección.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!