Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El carnaval a través del tiempo (1888-1936) (parte II)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article

El siglo XX
En 1906, es semanario GENTE NUEVA, dirigido por el inolvidable Rogelio Hermida, publicaba amplias crónicas sobre los bailes que se llevaba a cabo en el Teatro, el Café de La Plaza y el Círculo Liberal.

EL SOCIAL DE HELLÍN, que fundara Artemio Precioso y luego dirigió Mariano Tomás escribía en su editorial de 1914:
“Cuando nuestros suscriptores lean estos renglones estaremos en pleno Carnaval.
Ya se habrán anunciado con sus atipladas voces máscaras madrugadoras que suenan todas las noches con el disfraz llamativo que se han de poner, y preparan desde hace tiempo la broma que seguramente ha de dar el golpe.
Durante este breve periodo de tiempo hácese un paréntesis en la seriedad de la vida, en el que nos permitimos ciertas bromas más o menos ligeras y podemos, sin llamar la atención tontear y reír a nuestro placer.
Después la austeridad de la Cuaresma, el retorno a la vida grave y seria, los preparativos de nuestra Semana Santa…”.

Los años 20
En los años 20 se hablaba poco del Carnaval en los periódicos de Hellín, quizás con la llegada al poder del General Primo de Ribera, la fiesta fue decayendo (a los dictadores nunca les ha gustados estas fiestas).
Así por ejemplo, Manuel Báidez escribía en el semanario ¡ADELANTE! que dirigía Alejandro Tomás, el 3 de marzo de 1928.
Una vez más ha pasado el Carnaval. Con su amable cortejo de falsas sonrisas, de gran devaneo, lleva a flor de piel el pícaro momo, la gran inquietud que hoy nos tortura
La fiesta pagana va declinando, tuvo su grandeza, según mi opinión, en lo fácil que era quitarse la máscara de la hipocresía. Que no cause congoja la desaparición del Carnaval; la Moral saldrá ganando. Lamentos por todas las partes se oyen a propósito del Carnaval; ha perdido la gracia! ¡Qué lástima!

Muertes trágicas

Hellineras de Carnaval

Ya en los años 30, lo más llamativo y al mismo tiempo dramático llegó en 1932 cuando el Domingo de Piñata en el baile organizado en el Teatro Principal, una mujer apodada “La Grilla”, mató por cuestión de celos a su amante de una puñalada en medio de la pista de baile.
Este mismo año, aunque sobre la anterior noticia no se daban más detalles, si se escribía en el semanario EL RADICAL, que dirigía Luis Redondo, sobre los bailes en el Fomento:
“Otra vez ha optado por sus bailes el Fomento. Esta vez verdaderos bailes de máscaras. Estos-los bailes- que resultaron en extremos divertidos, en particular el primero de ellos en el que hizo su aparición un brillante escuadrón de húsares, que lo mismo pisar el salón, que rendir cuanto corazón masculino en él se encontraban.
Cuando al fin, fueron alzándose los antifaces admiramos el rostro pícaro de Aurelia Catalán; la belleza serena de Dolorcitas Rodríguez y el florido ramillete de sus compañeras compuesto por las señoritas de Molina, Giménez, Tomás, Buendía, Claramonte…”.

Tres años después, en 1935 de nuevo una trágica muerte era la protagonista de esta fiesta. Fue en el Café Olympia y así lo contaba el semanario Hellín, dirigido por Antonio Andújar Balsalobre:
“En la madrugada del pasado 6 de marzo, a la terminación del baile de Carnaval, surgió un altercado entre la guardia municipal y uno individuos que se negaron a obedecer las ordenes de aquellos.
Uno de ellos, llamado Rafael Sánchez (a) el de la Geroma, llegó a herir con una arma punzante al sargento Rafael Marín, quien en propia defensa, disparó su pistola, matándolo en el acto.
El Juzgado de la ciudad ha abierto las correspondientes diligencias”.

Tras la Guerra Civil, durante el Franquismo apenas existió el Carnaval, que consistía simplemente en esporádicas salidas de máscaras, que eran incluso perseguidas por la policía local, aunque esto es otra historia.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca