Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Zotal “Pedro Sánchez”. Limpia, desinfecta y da esplendor

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Zotal “Pedro Sánchez”. Limpia, desinfecta y da esplendor

Antonio García

Se dice que el ser humano busca la verdad, pero quien más empeñado está en la implantación de lo certero y auténtico, al menos en España, no es otro que don Pedro Sánchez Pérez-Castejón, fugaz ave de paso que anida en la Moncloa, al que poco le queda para emprender su forzoso vuelo migratorio hacia otros colocaderos políticos donde poner sus huevos. Cosa que debe ocurrir si España usa la cabeza.

No obstante, cual laborioso pájaro carpintero, y creyéndose dueño incontestable del ponedero, no concede la mínima oportunidad al ocio y sigue a su bola preparando con ahínco el mejor futuro posible para los españoles.

Recientemente, y tras poner otros huevos en el escaso tiempo de anidamiento que lleva, se prepara para la puesta de uno de los más gordos, que le ocupaba por entero su único ovario funcional, condición anatómica de las aves, pues el otro lo tienen atrofiado para reducir el peso.

La gran noticia es que don Pedro está gestando el Ministerio de la Verdad. Como lo oyen. Y dicen que el Gobierno del PSOE montará un sistema de alertas rápidas con desmentido de las noticias que considere falsas. Todo ello a punto de unas elecciones generales. Pero él alega que el día es muy largo y que durante este tiempo que queda hasta los comicios, no se va a estar tocando los… por si luego le salen hueros.

Personalmente y con toda franqueza, he recibido esta noticia con alborozo, aunque la información es escueta y aún no se conocen todos los detalles. Una de mis dudas, por ejemplo, es si se tendrán en cuenta las tres verdades, a saber: pasada, presente y futura prometida. Y si también dicha futura institución del Estado, gestionará la posverdad, así mismo llamada “mentira emotiva”, o sea, aquella que distorsiona deliberadamente la verdad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las creencias personales y las actitudes sociales. Expertos en ello tenemos. Pero, como todos sabemos, no hay nada tan eficaz como un gobierno de izquierdas para velar porque la información sea veraz y nada partidista.

Supongamos por ejemplo –es solo un ejemplo-, que se le quiera dar la vuelta a una mentira del pasado que ha circulado los dos tercios finales del siglo XX y que aún colea: que las elecciones generales de febrero de 1936 las ganó limpia, pacífica y transparentemente el Frente Popular. En este caso, supongo yo que el futuro Ministerio de la Verdad incluirá en la Memoria Histórica, cumpliendo con su cometido, el hecho de que aquello fue un fraude, un pucherazo de las izquierdas, una verdadera estafa, con numerosas y sangrantes falsificaciones de actas en el recuento. Cosa demostrada. O remontándose a 1931, explicarán por fin que el advenimiento de la República fue descaradamente ilegal. Y a lo mejor, hasta se atreven a reconocer y aclarar de una puñetera vez que fue el Frente Popular el que provocó la Guerra Civil. Y el que dude que esto fuera así, que lea a historiadores serios, independientes y de prestigio. Y no les extrañe, pues con razón la vicepresidenta Carmen Calvo ha explicado recientemente que al Gobierno le preocupa “la seguridad y la limpieza” de los próximos procesos electorales, poniendo en marcha un proceso que garantice la pulcritud de los comicios en materia de ciber seguridad. Algún mal pensado, recordando el pasado republicano diría que <<se cree el ladrón que todos son de su condición>>, pero yo se que no es eso, que conozco bien a la “vice” y además está claro que estas izquierdas no son aquellas.

Lástima que el dicho Ministerio no estuviese funcionando cuando Zapatero dijo aquello de que <<somos la envidia de Europa y pronto superaremos a Francia como ya hemos hecho con Italia>>. O cuando sentenció, el 14 de Enero de 2008 aquello otro de <<La crisis es una falacia, puro catastrofismo>>. El desmentido hubiese sido instantáneo y hasta podría haberse llevado un multazo.

En cuanto al presente -de rabiosa actualidad-, no se qué haría el tal Ministerio, si ya estuviese creado, sobre la intención estrella de don Pedro el ocupa: <<por la paz, la reconciliación y el entendimiento entre españoles, vamos a sacar a Franco del Valle de los Caídos>>.

¡Anda, y cuando dijo aquello de que él jamás negociaría con terroristas y separatistas…!

La iba a tener jodida el nuevo ministro para enmendarle la trola, pues siendo el Sánchez su fundador se las iba a ver más negras que el que se tragó las trébedes. ¡Menudo desaire!

Resumiendo y sin coñas, que con la excusa de enmendar las noticias falsas, el iluminado este nos quiere preparar otra encerrona, o sea, otro recorte a las libertades, una nueva mordaza. Pero ojo, que los países europeos, con la excusa de atajar y desfacer los bulos, están maniobrando para el control absoluto de la información en Internet.

¡Ay, que románticos y utópicos fueron los componentes de Jarcha! ¿Recuerdan?: <<Libertad, libertad, sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu ira. Porque hay libertad, sin ira libertad, y si no la hay sin duda la habrá>>.

Aquella buena gente no cayó en la cuenta que todo sería al revés, que cada día habría más controles a la libertad, más recortes, más mordazas y restricciones hasta del pensamiento. Y supongo que hasta ignoraban que el totalitarismo marxista seguía existiendo y llegaría a estar más vivo que nunca.

El Ministerio de la Verdad. ¿Acaso la verdad necesita un Ministerio? Yo solo le veo su utilidad si lo que protege y gestiona es la “verdad socialista”, su única e indiscutible verdad. Y precisamente para eso, para que nadie se atreva a discutirla. La Gestapo española.

Abróchense los cinturones. Y pongan el culo en pompa. Un servidor, el primero.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca