Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Y el burrico no sale del sembrao

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Y el burrico no sale del sembrao

Antonio García

De seguir así, a este hombre le va a dar algo, y no va a ser bonico. Me refiero a Perico Sánchez. El tema es recurrente, pues ya se han escrito y siguen escribiéndose tropecientas mil noticias y opiniones sobre el mismo. Pero no pierde ni un ápice de actualidad dada la obsesiva obcecación que el mentado le tiene al asunto del “desentierro” de Franco. Tiene tal empecinamiento, tal machaconería, tan gran obstinación con sacar el cadáver de don Francisco de donde está, que ya quisiéramos los españoles igual dedicación y empeño de cualquier gobernante en los asuntos que de verdad nos interesan. De ser así, puede que se acercaran a ganar el sueldo que se endiñan nada más llegar al Parlamento.

Este hombre, o se sale con la suya o va a terminar paranoico, si es que aún no lo está, que yo creo que sí, según la definición de paranoia: <<Enfermedad mental que se caracteriza por la aparición de ideas fijas, obsesivas y absurdas, basadas en hechos falsos o infundados, junto a una personalidad bien conservada, sin pérdida de la conciencia ni alucinaciones>>. Y naturalmente, arrastrando a todo su equipo tras de sí. El riesgo es grave y cierto si tenemos en cuenta que llevan año y pico dándole caña al asunto, y todavía don Paco está donde lo enterraron. Y lo que te rondaré, morena. Aquí ya no se trata de “si es necesario o no” que lo saquen del Valle de los Caídos, que evidentemente no lo es. Se trata del empecinamiento de un loco, soberbio hasta las trancas, al que se le aparecieron en sueños los dioses del Olimpo socialista y le confirmaron que solo tenía dos misiones en la vida: dar por saco a España logrando la presidencia –a costa de pactar con el diablo si era necesario- y exhumar los restos de Franco. Punto. Y a fe mía que se lo tomó en serio.

Pero es interesante hacer el seguimiento de los palos de ciego que van dando en el empeño, las ilegalidades que cometen –o pretenden-, las tonterías que dicen y las contradicciones en que se enmarañan.

Ahora resulta que el Gobierno anuncia una queja formal al Vaticano por las declaraciones de su nuncio en España, monseñor Renzo Fratini. La sin par Carmen Calvo manifiesta que le parecen “improcedentes e inaceptables, en el fondo y en la forma”. Y es que el prelado ha dicho que el Gobierno de Sánchez pretende “resucitar” al dictador con su exhumación. A lo que yo añado: no es que lo pretende –aunque no lo quieran presentar de esa manera-, es que ya lo consiguió hace algún tiempo. El hombre añadió que <<no ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil>>. Bueno, pues tal injerencia del nuncio, al Ejecutivo patrio le parece inadmisible. Que si no tiene que entrar en asuntos internos de un Estado, que si las reglas de comportamiento diplomático, que si va a tener una respuesta contundente del Estado español (¿el Estado?)… Que si la Santa Sede no puede obstaculizar la exhumación…

Y he aquí la paradoja, la más ridícula de las contradicciones. La señora Calvo se ha olvidado de cuando, hace bien poco, acudió al Vaticano con tó su morro a pedir ayuda para que la Iglesia facilitase la operación. Y encima volvió triunfalista, dando una noticia que el Vaticano tuvo que desmentir. Afirmaba que la Santa Sede estaba de acuerdo en que Franco no fuese enterrado en la Almudena. Mentira cochina. La Santa Sede tuvo que desmentirla y por escrito. El exembajador en el Vaticano, Francisco Vázquez tuvo que salir al paso: <<Esa interpretación torticera es un abuso de confianza>>. Hasta veteranos diputados del partido mostraron su estupor por semejante torpeza de la Calvo. Resumiendo, que antes acude solícita al Vaticano y ahora le parece mal una opinión sensata y certera de su representante en España.

Esta señora tiene una jeta que se la pisa. ¿Cómo se decía? Más morro que un corro de negros cantando Only You. Ella y toda su tropa. Además del peligro que corre de terminar con una lacerante úlcera.

Pero no se pierdan este párrafo: <<No estamos delante de ninguna circunstancia que no sea lo que corresponda a una sociedad democrática. Después de 40 años de democracia, el dictador no puede estar en un lugar público, donde le puedan rendir honores>>. Pero vamos a ver, angelico mío, ¿a cuento de qué metes aquí a la sociedad democrática? ¿Es que la cualidad, propiedad o naturaleza de una democracia están sujetas a vuestro capricho obsesivo compulsivo? No, si ya Largo Caballero dejó bien sentado y dicho lo que él pensaba sobre las democracias… Además, hay cientos de personajes históricos enterrados en cientos de lugares públicos. ¿Qué hacemos? ¿Examinamos el currículo de cada uno a ver lo que procede? Y otra cosa, ¿son públicos los lugares donde se encuentran las estatuas de Carrillo y la Pasionaria, por ejemplo?

Y por último, el pueblo o parte de él es libre de homenajear y rendirle honores a quien le salga de los cojones. ¿Pasa algo? Y si don Pedro, usted y los suyos tienen algún problema, opérense, o váyanse a Venezuela. Pero dejen ya en paz a quien es historia y descansa en paz. Dejen ya de dividir y enfrentar a los españoles –que es su afición favorita- y dedíquense, si saben, a hacer algo de provecho, atajo inútiles.

Y al resto de formaciones políticas, que les vayan dando, por su penuria intelectual y moral, su cobardía, su patético complejo y su esconder la cabeza debajo del ala ante la “moda del progresismo”.

Que los restos de Franco sigan o no donde están, en realidad me trae sin cuidado, pero el patético espectáculo que está dando la izquierda española con el tema es esperpéntico, de vergüenza.

Y manifiestamente estéril para la vida española

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!