Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Vista para sentencia la demanda de la Hermandad de la Virgen de la Alegría contra la Asociación de Cofradías y Hermandades

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Vista para sentencia la demanda de la Hermandad de la Virgen de la Alegría contra la Asociación de Cofradías y Hermandades

Con la petición de desestimación de la Fiscalía

En la mañana de hoy en los Juzgados de Hellín, se llevaba a cabo la vista de la demanda que la Asociación Compañía Santísima de María, titular de la Hermandad de la Virgen de la Alegría, había interpuesto a la Asociación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Hellín, al rechazar su petición de admisión.

Mucha expectación al inicio de la vista, que duró aproximadamente dos horas, sobre todo entre los medios de comunicación, ante un asunto tan poco común como ver en los juzgados a la referida ACH, un de los organismos más populares de la ciudad y que, según palabras de su propio presidente, Francisco Juárez, puede representar entre 8.000 y 10.000 hellineros.
Junto al juez, Juan Miguel Paños, se encontraban los dos letrados, Agustín Alonso por la ACH y Francisco Alarcón, por la asociación demandante que preside Eduardo Tortosa.
Fue Alarcón quien comenzaba la sesión, pidiendo la comparecencia del presidente de la Asociación de Cofradías y Hermandades, Francisco Juárez.

En sus respuestas Juárez dejaba bien claro que el trato a los representantes de la Hermandad de la Virgen de la Alegría, que estaba legítimamente legalizada y cumplía con sus estatutos, había sido totalmente democrático, estudiándose todas las posibilidades, insistiendo que presentaron más que un proyecto una realidad sobre su hermandad y que “la nómina del escultor imaginero, Sánchez Aranda, no tenía la suficiente talla” para desfilar en una Semana Santa como la de Hellín, declarada de Interés Turístico Internacional donde desfilan grupos escultóricos de gran calidad y valía.

Por su parte el Ministerio Fiscal, a través de videoconferencia, en su primera intervención, pedía a Juárez una amplia información sobre todo el proceso, haciendo hincapié si existía otra imagen como es la Dolorosa, que desfila el Domingo de Resurrección, añadiendo el presidente de la ACH, que se había tenido una reunión con los demandados, su abogado, el concejal de Semana Santa y miembros de la ACH, donde se dieron todo tipo de explicaciones para justificar la decisión tomada.

Eduardo Tortosa
A continuación fue Eduardo Tortosa el que se sometió a las preguntas de los letrados, mostrando su descontento por el trato recibido desde la ACH, que estaba rompiendo la ilusión de un grupo de personas por desfilar y integrarse a la Semana Santa con la Virgen de la Alegría, cuyo lugar entre la imaginería hellinera, a pesar de lo que se podía decir, no lo ocupaba nadie.

También se refirió a la posibilidad de desfilar el Sábado Santo, algo que aseguró les había animado el propio alcalde, Ramón García, aunque después les denegó el permiso.

En su turno de preguntas, Agustín Alonso, además de preguntarles por las noticias sobre su hermandad aparecidas en los distintos medios de comunicación, también se interesó por este proyecto, un proyecto que iba a ser uno de los temas protagonistas de esta demanda, ya que se había presentando, según expuso, con todo tipo de detalles como era la imagen realizada junto a su trono, las túnicas, báculos y estandarte, es decir, reiteró que no era simplemente un proyecto sino toda una realidad, preparada para salir a procesionar a la calle.

Más adelante , tras una breve intervención del juez, para preguntar que imágenes procesionaban el Domingo de Resurrección, fue llamado a declarar el anterior secretario de la ACH, Luis Miguel García Gabín, que a las preguntas de Alarcón, dio cuenta de la reforma de todos los estatutos de las cofradías y hermandades, ya que algunas ni siquiera tenían , Gambín, dio noticias de la creación de de la Comisión de Imaginería que era la encargada de hacer un informe sobre las nuevas imágenes, pero no de excluir, reforzando el argumento que cuando una nueva asociación quería ingresar siempre se había presentado un proyecto donde la imagen o el grupo escultórico aún no se había realizado, poniendo como ejemplo los tres nuevas cofradías que estaban admitidas pero aún no habían desfilado, por una u otra causa.

Por ello terminaba afirmando, que lo presentado por la Hermandad de la Virgen de la Alegría no se podía considerar un proyecto.

La siguiente testigo fue Soledad Serrano Ladrón de Guevara, presidenta de la Hermandad de la Soledad, que en su breve intervención, volvió a insistir en la diferencia entre un proyecto presentado para ser admitido y lo llevado a cabo por los demandantes.

Conclusiones de los letrados
Y llegaba las conclusiones de los letrado que iniciaba Francisco Alarcón con un largo alegato donde comenzaba pidiendo protección para sus defendidos a los que se les estaba negando un derecho fundamental, como era la admisión en una sociedad cumpliendo todos los requisitos necesarios.

Volvió a insistir en el poco peso de los argumentos sobre el escultor de la imagen y la falta de calidad, por ser su primera obra, sacando como referencia a José Zamorano y su Virgen de las Angustias, lo mismo que en tema de la advocación religiosa, ya que, aseguró, la denominación de la Alegría estaba reconocida por el propio Obispado.

Alarcón señaló que la Virgen de la Alegría era la única hermandad que había sido rechazada a lo largo de la historia de la Semana Santa de Hellín, algo que calificó como barbaridad que no se podía permitir porque no existía ninguna causa para ello.

Terminó afirmando concluyentemente que en este proceso se daban las condiciones necesarias para su admisión como socios.

Breve pero tajante
Por su parte Agustín Alonso fue más breve, pero más tajante, al asegurar que su oponente estaba ausente de fundamentos de derecho y que las sentencias que había invocado se referían a expedientes para expulsar a un asociado, no para admitirlo, por lo cual estaba manipulando su información.

También se refirió a que tampoco la ACH había vulnerado el derecho a la asociación ya que no se tiene que compartir la obligación de admitir a un nuevo socio necesariamente.
Asimismo, habló de la similitud que puede existir entre la simbología de las imágenes de la Virgen de la Alegría y la Dolorosa, que iba a significar una repetición en la procesión del Resucitado.

Quiso referirse al escultor no negándole su buena voluntad e ilusión, como también a la presentación de un proyecto que era una total realidad, terminando pidiendo la desestimación de la demanda y el pago de las costas a los demandantes.
Por último intervino el Ministerio Fiscal que se mostró en parte de acuerdo con los argumentos del letrado de la defensa de la Asociación de Cofradías y Hermandades pidiendo igualmente esta desestimación.

Declaraciones
A la salida del edificio judicial los abogados se prestaron a realizar declaraciones.
Por parte de Francisco Alarcón aseguraba que lo que pretendía los responsables de la Hermandad de la Virgen de la Alegría era solicitar la protección judicial de lo que entiende que es la vulneración de sus derechos fundamental de asociación de pertenecer a la Asociación de Hermandades.

“Aquí en Hellín, puntualizaba, si no eres miembro de esta asociación, hagas el esfuerzo que hagas, no puedes participar en la Semana Santa, y no puedes manifestarse, y estaremos vulnerando otro derecho, el derecho de libertad religiosa en su manifestación externa. En esto reside nuestra queja”.

“Para nosotros, continuaba, no existe ninguna causa objetiva que haya sido comunicada formalmente a la Asociación de la Alegría que le permita corregir ese proyecto que tanto se habla para poder participar”.

Más adelante aseguraba que quizás lo que pasaba en Hellín es que sobraban hermandades o no querían que proliferasen más, como ha dicho el letrado contrario, para que la Semana Santa no se convirtiese en un carnaval.

Sobre el proyecto, que se había convertido en una de las piezas claves de este letigio, Alarcón lo dirigía a la realización de la imagen, afirmando que en la ACH se quería que los grupos escultóricos se presentase en fase de proyecto para ellos poder introducir las modificaciones que creyesen convenientes, asegurando que eso iría contra la libertad de creación artística.

Alarcón recordó que eran los únicos no admitidos, ya que habían otras tres hermandades que estaba dentro esperando poder desfilar, algo que también pretendían ellos, pero que se les había negado la oportunidad.

El abogado se despedía con estas palabras “Yo no creo en la Justicia, solo creo en las personas, y sé que el juez que va a poner esta sentencia es una persona razonable y tengo confianza en él. En cualquier caso sea cual sea la decisión lo importante es ver las razones y los motivos y si no se comparte para eso están los recursos.

Como las lentejas
Por su parte Agustín Alonso comenzaba refiriéndose con optimismo a la decisión tomada por la representante de la fiscalía que se mostraba de acuerdo con sus argumentos lo que significaba una importante ventaja, aunque habría que ver la decisión tomada por el juez.

También aseguraba que el desarrollo de la causa había sido favorable a su posición, quedando acreditado que la actuación de la ACH había sido la correcta, sin vulneración de derechos.
“Creo que estos señores habían presentado una realidad en lugar de un proyecto, unos hechos consumados que afectaban al desarrollo de la Semana Santa”. El abogado subrayó que la votación llevada a cabo había sido democrática y se había decidido no admitir esta petición.

Por último aseguró que los miembros de la Hermandad de la Alegría en reuniones, hablando a la llana, dijeron que esto asunto era como las lentejas o las tomas o las dejas, y nunca se habían mostrado de acuerdo para realizar ningún tipo de variación.

Agustín Alonso / EFDH. Agustín Alonso / EFDH.
Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca