Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

TRES – 3 – III – …

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
TRES – 3 – III – …

Juan Manuel Izquierdo

Preparados… listos… ¡ya!

Nos ayudamos de un bastón o una muleta cuando necesitamos un buen tercer apoyo que refuerce nuestras dos piernas, para mejor podar las ramas de arriba nos empingorotamos en un perigallo, todo aquel ducho en el arte fotográfico necesitará de un trípode para que su objetivo refleje la luminosidad de las estrellas, un firme taburete, que nos permita el estable descanso, bien necesita soporte de tres patas.

Tres son los cerditos del cuento infantil, tres las pruebas que el héroe tiene que pasar para que su gesta llegue a buen fin, o tres son las opciones para cruzar el umbral de una selecta puerta, o al abrir una cajita: de oro, plata o madera. “Érase un rey que tenía tres hijas…”, es el comienzo de un conocido cuento tradicional y también la trama fundamental de complejo drama de Shakespeare -El rey Lear. Los relatos de aventuras se nos cuentan desde: (1) el inicio, pasando (2) al desarrollo y terminando con (3) un desenlace. ¿A quién no le han contado un chiste que comienza de esta guisa?: “Iban (tres,) un inglés, un francés y un español…”. Y esto ha sido así en el pasado, es en el presente y (probablemente) será en el futuro.

Si pasamos a temas más prosaicos, en la antigüedad se necesitaban al menos tres testigos para dar fe de un hecho. Tres también eran los estados en el antiguo régimen: Nobleza, clero y pueblo llano. En la actualidad los tres estamentos son el ejecutivo, el legislativo y el judicial. En el Congreso tenemos al gobierno, la oposición y el grupo mixto que votan: Sí, No o Abstención.

En el ámbito de la religión, en este caso el cristianismo, también nos ofrece ejemplos, comenzando obviamente por quienes son Trino y Uno a la vez. Oro, incienso y mirra nos traen gratos recuerdos infantiles. Tres son las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Tres fueron testigos de la Transfiguración y esos mismos tres fueron con el Señor a Getsemaní, tres veces negó Pedro, tres fueron crucificados en aquel Viernes Santo, y Uno (que es trino) resucitó al tercer día. Y como antaño nos decía nuestra querida abuela: “Tres jueves hay en el año que brillan más que el sol, Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”.

Dante Alighieri escribió su Divina Comedia (Colección Austral número 333, curioso dato) en tres libros cada uno dividido en 33 cantos. La saga de las galaxias son tres ciclos de tres películas cada uno, la de los anillos de Tolkien se desarrolla a lo largo de tres libros (y películas). Cervantes utiliza constantemente la estructura en trío, con abundancia en su magno Quijote: “…admirados… pasmados… atónitos”, “…tibio, desmazalado y confuso…”, “…saltando, corriendo y brincando”.

Tres son los elementos de la naturaleza: aire, agua, tierra, con el fuego transformador y purificador como cuarto, y el éter como quinto elemento. Es esta quintaesencia la que transciende en el tiempo, el espacio y la gravedad. Percibimos la realidad en 3-D, si nos distinguimos en algún deporte, disciplina o arte podremos conseguir una medalla de oro, plata o bronce. Y más ejemplos que ustedes bien saben.

Y esto es todo por hoy que ya son las 3, hora de almorzar: que les vaya bien, sean felices y tengan buena salud.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!