Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

¿Quién quema los montes de Hellín?

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
¿Quién quema los montes de Hellín?

El Espectador

Hace unas pocas semanas, concretamente el pasado 28 de junio, el delegado de la Junta de Comunidades en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos, acompañado por el alcalde de la ciudad, Ramón García, visitaban al nuevo retén del INFOCAM, ubicado en la carretera de Isso.

Allí, el delegado hizo un balance sobre los incendios que se habían declarado durante el primer semestre en la provincia de Albacete, un total de 27, de los cuales, indicó, 12 tuvieron causa accidental, 6 intencionados, 6 de origen desconocido y otros 3 pendientes de investigación, una estadística que nos dejaban llenos de confusión, pues si aplicamos una lectura más indicada podemos pensar que de los que no se conocen sus orígenes y los que , después de cierto tiempo, siguen en investigación, lógicamente se pueden sumar a la lista de los causados por la mano del hombre.

Asimismo, Pedro A. Ruiz, dio otros datos que aumentó más esa sensación, cuando aseguró que, de las 280 hectáreas quemadas en esta primera parte del año, 178 pertenecían al término municipal de Hellín. Por ello no puede extrañar nada la preocupación que existe en esta comarca sobre si hay uno o varios pirómanos que se dedican a provocar incendios.

Para apoyar esta posible intencionalidad además de los datos antes comentados, podemos recordar que hace menos de un mes, concretamente el viernes, día 10 de junio, aproximadamente a las 12 del mediodía se declaraba otro incendio en las cercanías de la pedanía de Agra, donde ardieron varias hectáreas de matorral bajo y arbolado y que fue sofocado al día siguiente gracias a la rápida intervención de los bomberos del SEPEI de Hellín y medios aéreos. El origen del incendio se desconoce, como en tantas otras ocasiones.

El incendio iniciado en Liétor

Qué decir del declarado el 24 de julio del pasado año, un día ventoso con una temperatura rondando los 40 grados, cuando a las 4 de la tarde saltaban las alarmas en todo el término de Hellín, al comprobar que un incendio declarado en Liétor se propagaba con rapidez hacia las pedanías de Isso y Mingogil. Rápidamente, como en ocasiones similares, acudieron las autoridades locales y provinciales, junto a todos los efectivos posibles con un total de 20 medios aéreos y terrestres, y 130 personas, y se hizo un llamamiento a la Unidad Militar de Emergencia dado el peligroso cariz que estaba tomando el siniestro.

Lo más extraño en esta ocasión, según daban a entender los expertos es que este incendio en el que se supo que habían sido varios los focos que lo habían producido, una hora antes le había precedido otro en Tobarra.

A la hora de hacer declaraciones, el propio presidente de la región, Emiliano García-Page, había mostrado públicamente sus dudas sobre las causas que habían provocado estos incendios con tres puntos diferentes y distanciados, como eran Liétor, Hellín y Tobarra, que habían quemado más de 3.000 hectáreas, de ellas más del 85% pertenecientes al término municipal de Hellín, añadiendo que pocas personas podían conocer que las condiciones climáticas para que se propagara el fuego, como así había sido, eran las más propicias, es decir una temperatura muy elevada y un fuerte viento.

Como en otras ocasiones, Page añadió que tenía la esperanza de que las investigaciones que iba a llevar a cabo la Guardia Civil, despejarían estas sospechas. Que nosotros conozcamos, y ha pasado un año, nadie ha dado a conocer los orígenes del incendio. Uno más que queda sin descubrir.

Hay más hechos de este relieve que siguen sin estar aclarados, quién no recuerda el incendio devastador e intencionado de la Sierra de Los Donceles, declarado el 1 de julio de 2012, que arrasó 5.400 hectáreas de monte, uno de los más dañinos de los últimos años.

Nosotros no queremos insistir, la historia es tan reciente que no vamos a repetir los detalles de aquella catástrofe. Eso si, como hemos dicho en otras ocasiones, seguimos sin comprender como la mano perversa de un hombre puede ser capaz de llevar a cabo semejantes tropelías.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!