Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Pregón de la Semana Santa

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Pregón de la Semana Santa

Emocionado cantó a la Semana Santa de Luis Enrique Martínez Galera

El Vicario de Albacete llevó a cabo un acertado recorrido por la festividad hellinera

El templo de Nuestra Señora de la Asunción fue en esta ocasión el marco adecuado de un nuevo pregón de la Semana Santa, que ofreció al pueblo de Hellín un hellinero ausente, pero que por la proximidad de su residencia en Albacete, conserva todas sus raíces.

Luis Enrique Martínez Galera, de 66 años, ordenado sacerdote el 23 de junio de 1974 en Albacete, con un amplio recorrido religioso, que le ha llevado en la actualidad a ejercer como párroco de El Buen Pastos de Albacete y Vicario episcopal.

Siendo asimismo profesor de Educación General Básica y licenciado en Geografía e Historia e Historia del Arte. Dentro de la Asociación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa participa en la Comisión de Imaginería desde su fundación.

El acto fue conducido por Luis Bellver, secretario de la Asociación, con acierto y tino, comenzando con la presentación del pregonero, que se encontraba acompañado por el alcalde de Hellín, Manuel Mínguez, el presidente de la Asociación, Francisco Juárez, y el asesor religioso Agustín González.

Tras los saludos protocolarios, Martínez Valera comenzaba su intervención con un recuerdo emocionado hacía Victoriano Navarro, que, dijo, había ejercido como párroco 25 años dejando una huella imborrable.

El Vicario dejo al descubierto su ilusión al encontrase en esta situación que le permitiría asociarse a un elenco especial de hombre y mujeres, pregoneros de la Semana Santa, que le habían precedido en esta magna tarea.

Su intervención la dividió en tres partes que denominó cantos, comenzando con el dedicado a la vida..

Aquí habló de sus primeras vivencias, desde que un Martes Santo de 1949 viera la luz en el seno de una familia humilde, con unos padres que “sin ser hellineros vivieron como tales”.

Hellinero atípico

Mas adelante se definió como un hellinero atípico, ni cofrade, ni tamborilero. “Soy de los que asisten y contemplan el paso de las procesiones y escucho el redoble magistral de los tamborileros. No toco ni procesiono, pero vivo la Semana Santa en la acera o el balcón de la amistad con recogimiento y devoción”, afirmaba.

Quiso hacer especial hincapié a la tarde del Miércoles Santo, cuando algunas veces dejaba sus obligaciones para llegar hasta el Rabal y contemplar admirado el traslado del Cristo de Medinaceli y Los Azotes, rodeados de centenares de tamborileros que se aparataban respetuosos para que los pasos continuaran su camino e integrarse en la procesión de “La Oración del Huerto”.

Su “Canto a un amigo” lo dedicó a la presencia de Jesucristo, asegurando que sin su figura la Semana Santa era una fiesta más. Quiso definir esta festividad como “poliédrica” que se adaptaba a diferentes capas que se superponían y conjuntaban y donde todos tenían su espacio, pero que en el fondo de todo estaba la figura de Jesús.

Martínez Galera hizo un extenso repaso por todas las cofradías y hermandades, para asegurar que “había que definirlas como cultuales, no culturales, de fieles con una finalidad religiosa concreta para fortalecer la espiritualidad personal y dar la razón de la fe públicamente “.

Dedicado a Hellín
Su último canto lo dedicó a su pueblo y comenzaba con el apoyo de los hermosos versos que un día escribiera el poeta Tomás Preciado, para componer el himno de Hellín.

También quiso hacer una mención especial a aquellos hellineros que intentaron recuperar el valioso patrimonio semanasantero destruido en unos años de locura.

Martínez Galera dijo que aquellos años 40 del siglo pasado fue una “década prodigiosa” para la Semana Santa, donde se buscaron los escultores más acreditados para que realizaran replicas, lo más parecidas, con el fin de remplazar los pasos desaparecidos. Para ello, aseguró, habían contactado con Coullaut Valera y Fernández Andes, haciendo mención especial a la figura del Cristo Yacente, obra máxima de Mariano Benlliure, catalogada como una de las mejores esculturas realizadas en el siglo XX.

Sus palabras concluían haciendo un agradecido elogio a lo que nombró como “patrimonio inmaterial de Hellín” que formaban hombre, mujeres y niños, que hacían posible con su desinterés, ilusión y amor por la Semana Santa que esta fuera realidad.

Otras intervenciones
En su intervención el presidente de la Asociación, Francisco Juárez, tras elogiar el trabajo del pregonero, quiso agradecer la ayuda económica recibida de las entidades que les iba a permitir embellecer las calles y plazas por donde transcurrían las procesiones, para presentar a todos los visitantes la mejor imagen de Hellín. Hizo un elogio a las nuevas tecnologías que permitirán conocer donde se encontraban los distintos pasos.

Sus últimas palabras fueron para desear unos días de convivencia entre todos.

Por su parte, Manuel Mínguez, que no quiso dejar en el olvido la figura de Victoriano Navarro, mostró su entusiasmo por el pregón de Martínez Galera y deseó una feliz Semana Santa a todos, calificándola como “el símbolo de identidad y orgullo de la ciudad”.

Durante el acto intervino la Unión Musical Santa Cecilia, con su maestría habitual. Interpretaron cuatro piezas de su repertorio: “Paso a Paso , de Ramiro Mínguez; “Cuenta lo que fuimos” de Roque Baños; “Tu dulce mirada” de J. José Puntas, para finalizar el acto con el Himno a Hellín, que fue coreado por un público emocionado que llenaba el templo.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca