Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Porque no todo es negro, ni blanco

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Porque no todo es negro, ni blanco

Sol Sánchez

No acostumbro a hablar de política, pero sigo muy de cerca todo lo que sucede en Hellín.

Tengo amigos y conocidos en todos los partidos políticos y me une una muy buena relación con ellos, principalmente de respeto.

Creo que tengo capacidad para saber lo que me gusta o no. Y no siempre estoy a favor o en contra de lo que deciden y opinan cada uno de ellos.

Siento una profunda tristeza al tener que morderme en muchas ocasiones la lengua, porque creo, que en España no estamos educados para hablar de política y qué decir si nos ceñimos al pueblo.

Cualquier expresión en un momento determinado nos coloca una etiqueta, un color. Inmediatamente aparecen las respuestas de los que opinan diferente y no siempre son moderadas y respetuosas.

He visto a gente engancharse por estas cuestiones, y sinceramente me parece bochornoso.

Hay cosas que no entiendo: ¿Por qué no se deja trabajar a la gente? ¿Por qué todo lo que se decide no gusta? ¿Porqué se crítica de una manera indecente, en muchas ocasiones, y se insulta y se hacen chistes? ¿Por qué no se valora el trabajo y la entrega?

Creo que se hacen críticas por inercia. Porque no se es de ese partido. Porque hay gente que está condenada ya de entrada por los que no coinciden en sus siglas. Y que curioso: “los míos que hagan lo que quieran”.

Cada vez que veo estas cosas por las redes, o lo escucho en petit comité, entiendo que jamás creceremos. Que no llegaremos a ninguna parte. Que seguiremos estancados en el mismo punto, gobierne quien gobierne.

Seamos flexibles. Aprendamos a dar oportunidades. Dejemos que la gente trabaje. Aportemos ideas. Sumemos para que Hellín crezca. Porque Hellín somos todos. Porque de todos es la responsabilidad de que las buenas ideas vayan adelante, y lo que no nos gusta, démosle voz en el sitio apropiado, pero hagámoslo desde el respeto, no desde la envidia, el odio, la acritud, el insulto.

Y pensemos que es imposible que siempre tengamos la razón, o que siempre erremos.

Posiblemente sea un sueño pensar en un nuevo votante: aquel que está limpio de cualquier contaminación ideológica y que mira las cosas desde la justicia y la moral. Que sea capaz de discernir, de hacerse críticas así mismo, a los suyos, y alabar al otro en las buenas decisiones.

Estoy segura de que todo sería diferente.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!