Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Pedro Macanaz Macanaz (y V)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Pedro Macanaz Macanaz (y V)

(Hellín, 6 de julio de 1764 – Hellín, 6 de septiembre de 1830)

Defensor de la monarquía absoluta, fue enviado a la cárcel de La Coruña

Fructuoso Díaz

Macanaz y el ambiente de exilios, depuraciones, represión
Aunque Pedro Macanaz decidiera no adoptar iniciativas en los actos de represión perpetrados contra los liberales, sería inevitable su intervención por la proximidad personal al monarca. Detenciones, exilios, depuración de empleados públicos, la represión es la respuesta cuando regresa el Absolutismo.

La trayectoria personal y política de Pedro Macanaz con Fernando VII contrasta con la de su abuelo, Melchor de Macanaz, pues aun siendo ambos convencidos monárquicos, don Melchor fue un liberal a ultranza, mientras don Pedro sería un absolutista en el concierto interpretado por las presiones de la camarilla del rey por un lado y sus aspiraciones personales y políticas por otro.

Frente a la camarilla de palacio, la nobleza, una parte del ejército y del clero, Macanaz quiere que funcionen las Cortes, pero unas Cortes al estilo medieval, alejadas del espíritu de la Constitución de 1812, frente a otro sector de la Corte que exigiría mano más dura.

Rodeado de ese ambiente palaciego, Pedro Macanaz estaría siempre en la defensa de la Monarquía absoluta, aunque pudiese vislumbrar que los tiempos amanecían con otros horizontes, alejados del ambiente cortesano que auspiciaba el absolutismo del monarca.

Bisabuelo, abuelo y nieto, en la cárcel

La adversidad le llega al bisabuelo de Pedro Macanaz, Melchor Macanaz, que es alcalde perpetuo de la villa de Hellín. En el castillo de Chinchilla estaría preso durante cinco años. Luego, quedaría demostrada su inocencia en la causa seguida contra él.

Este hecho hace reflexionar, sin duda, a su hijo, al joven Melchor Rafael de Macanaz (1670-1760), por lo que entiende una injusticia contra la inocencia de su padre. La respuesta del joven Melchor de Macanaz es acelerar sus estudios, revelando ya la entereza y carácter que lo definiría a lo largo de su vida pública como ilustre jurista.

Más tarde, el propio Melchor de Macanaz pasaría la mitad de su vida, cuarenta y cinco años, en cárcel y destierro, una etapa de dura Inquisición que don Melchor sufre de forma aciaga. Carmen Martín Gaite la describe en dos obras maestras: Macanaz, otro paciente de la Inquisición (Ed. Taurus, segunda edición, Madrid, 1975) y El proceso de Macanaz, historia de un empapelamiento (Ed. Taurus, primera edición, Barcelona 2019). En estos dos libros plasma una erudita y documentada investigación, sin duda lo mejor que se ha publicado sobre la vida y obra del elocuente jurista hellinero. La escritora salmantina, una de las personalidades literarias más excelsas de la literatura española del siglo XX, en una de sus reflexiones sobre el proceso al que la Inquisición sometió al hellinero dice:

Si no fuera por su extrema gravedad parecería curiosa ironía de una Nación que así pagaba la gloria, elocuencia, el trabajo de un liberal tan comprometido y leal como ilustre jurista.

La caída de Pedro Macanaz
Llega un momento en el que el biznieto de aquel alcalde perpetuo de la villa recibe graves acusaciones, una de ellas la de traficar con empleos públicos. Fernando VII lo cesa.

El 8 de noviembre de 1814, casi de madrugada, Pedro Macanaz recibe una inesperada visita. El rey se presenta en su casa acompañado del duque de Alagón y un funcionario. En la puerta permanece un piquete de la Guardia Real. Registran la vivienda, encuentran papeles comprometedores y Pedro Macanaz es enviado a la cárcel, al castillo de San Antón, en La Coruña, el mismo establecimiento penitenciario donde, varias décadas antes, pasaría cautiverio su abuelo don Melchor Rafael de Macanaz, aunque por razones muy distintas.

Los últimos catorce años de su vida los pasa Pedro Macanaz alejado de la política, residiendo en Hellín hasta su muerte el 6 de septiembre de 1830. Sus herederos venderían la casa familiar y solo tenemos posterior noticia de los Macanaz cuando en 1879 Joaquín Maldonado Macanaz, nieto de Pedro Macanaz y tataranieto de don Melchor, publica una de las obras cumbres de quien fue Fiscal General del Reino: Regalías de los señores reyes de Aragón. Discurso jurídico, histórico, político, escrito en 1711 por su tatarabuelo.

____________________

Acta de bautismo de Pedro Macanaz Macanaz, Obispado de Albacete.
Casas Castells, Elena: Monarquía en España. Editorial LIBSA, Madrid, 2013; pp. 394-411.
González-Doria, Fernando: Las reinas de España. Trigo ediciones, 7.ª edición, Madrid, 1999; pp. 347-455.
Marín Marín, J.J.: Fondo documental investigaciones biográficas. Hellín, 2018.
Martín Gaite, Carmen: El proceso de Macanaz, historia de un empapelamiento. Ed.Taurus, Barcelona, 2018; pp. 27- 461.
Martín Gaite, Carmen: Macanaz, otro paciente de la Inquisición. Ed. Taurus, 2.ª edición. Madrid, 1975; pp 19-452.
Moreno García, A.: Hellineros ilustres. Ed. IEA, Diputación Provincial de Albacete, 2011; pp. 111-115.
Real Academia de la Historia, Vallejo García-Hevia, José María.
Serra Martínez, Jacobo: Noticias y documentos sobre don Pedro Macanaz. Publicaciones del Seminario de Historia y Arqueología de Albacete, 1962.
Tusell Gómez, Javier: Historia de España contemporánea. Ed. Santillana, Madrid, 1997; pp. 28-80.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca