Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Los Huertos Escolares, una magnífica herramienta didáctica

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Los Huertos Escolares, una magnífica herramienta didáctica

Conchi Catalán 

Continuamente escuchamos, cuando se habla de educación, conceptos como Trabajo Cooperativo, Inteligencias Múltiples, Competencias Básicas, Educación Integral, Aprender a aprender… etc.
Por propia experiencia, puedo garantizar que todo ello confluye de manera natural y espontánea en el proyecto del Huerto Escolar.
Ante un mundo cada vez más amenazado ecológicamente, es fundamental articular iniciativas que, desde la educación de los más pequeños, vayamos creando conciencia y sensibilidad hacia el respeto y cuidado del medio ambiente.

En este sentido los Huertos Escolares Ecológicos son una herramienta valiosísima y una fuente de motivación para que los niños conozcan la naturaleza y a través de ella aprendan, planifiquen, colaboren, tomen decisiones y asuman responsabilidades individuales y colectivas desde un planteamiento transversal e interdisciplinar, es decir, que a través del Huerto y partiendo de él, se promueven y planifican aprendizajes relacionados con las distintas áreas como Ciencias Naturales, Lengua Española, Idiomas, Matemáticas, Ciencias Sociales, Música, Plástica, Tecnología, Biología … etc.

Igualmente, en el Huerto Escolar, se trabajan todas las Competencias Básicas y se potencian infinidad de valores y emociones de vital importancia para los pequeños como el trabajo en equipo, la responsabilidad, el esfuerzo, el respeto y la armonía emocional que para los niños supone estar al aire libre y en contacto directo con la naturaleza y la tierra.

Al mismo tiempo, es un proyecto inclusivo en el aula y además nos brinda la posibilidad de estrechar lazos sociales ya que los padres, los abuelos, los vecinos o cualquier persona de la Comunidad educativa o externa a ella es un potencial magnífico para compartir con los niños su experiencia sobre numerosos aspectos relacionados con el cultivo y cuidado de la tierra y la riqueza que de ella se obtiene.

Concienciar a los chicos de los peligros medioambientales de la agricultura intensiva (contaminación del agua, degradación del suelo, deforestación, pesticidas…) enseñándoles como contrapartida los beneficios de una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente y con la salud, ya justifica más que de sobra la puesta en marcha de este recurso en la escuela.
No obstante, la implantación de un Proyecto de esta naturaleza, no es una tarea fácil, pues al margen de la parte logística (espacios, materiales, acondicionamiento…), que es la más sencilla, tenemos que tener en cuenta otros aspectos fundamentales para que el Huerto Escolar Ecológico sea un éxito: la organización, la coordinación del Proyecto y sobre todo la implicación de los docentes.

Para que sea un Proyecto Transversal, como he dicho antes, tiene que implicar a todo el profesorado del centro (o por lo menos a la mayor parte). Si no se cuenta con el entusiasmo y el apoyo de los maestros, esta idea pierde gran parte de su potencial.

Empezando por la etapa de Educación Infantil, donde los niños están en un momento idóneo para establecer ese vínculo con su medio natural que resulta tan beneficioso a corto y largo plazo. Aprovechar la capacidad innata de los más pequeños para explorar el mundo que les rodea y acercarlos a su entorno natural es una manera fantástica de comenzar a conectarlos con la naturaleza y que aprendan a respetarla y a quererla.

Igualmente, para el alumnado con necesidades educativas especiales, con falta de atención, bajos niveles de autoestima y desmotivación en la mayoría de las áreas curriculares, el trabajo en el huerto, resulta para ellos muy gratificante y se sienten verdaderamente motivados implicándose de lleno en las actividades programadas desde la puesta en marcha del huerto hasta el cuidado y mantenimiento del mismo. Para todos los chicos – pero para estos especialmente- esta nueva forma de aprender les convierte en protagonistas directos de su propio aprendizaje, que es la mejor manera de aprender. Una vez más se hacen realidad las palabras de Benjamín Franklin:
“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” …

El Huerto Escolar es, en definitiva, una herramienta cada vez más necesaria en la escuela. Los problemas medioambientales a los que nos estamos enfrentando, nos piden agritos una educación “basada en comportamientos, valores y acciones a favor del medio ambiente”, por eso la escuela de hoy tiene entre sus muchos retos la gran responsabilidad de impulsar el conocimiento de la naturaleza con experiencias vivenciales, en espacios naturales que hagan que los niños se sientan parte del medio en el que se desarrollan y despertar desde ese conocimiento el interés por cuidarlo, disfrutarlo y protegerlo, porque “No se puede amar lo que no se conoce ni defender lo que no se ama” (Leonardo Da Vinci)

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!