Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La “obligatoria” pócima milagrosa

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La “obligatoria” pócima milagrosa

Antonio García

No te obligo, pero te coacciono, te presiono, te chantajeo.

Sanidad hará un registro -compartido con la UE- de quienes rechacen la vacuna. Así lo ha asegurado el ministrejo de Sanidad, Salvador Illa, señalando que dentro del plan de vacunación se irá citando a los ciudadanos, y quien rechace la “inoculación experimental” entrará en un registro, que será compartido con otros socios europeos. Es decir, El Ministerio de Sanidad recogerá de las comunidades autónomas los datos personales de todo el que decida no vacunarse del coronavirus, y les exigirá explicaciones. Hablando en plata: se elaborará una “lista negra” de disidentes.

Lo nunca visto, señores.

Pero es que, el Gobierno andaluz tiene previsto expedir un carnet para las personas que se hayan vacunado contra el Covid-19, con el objetivo, ¡atención!, de exigirlo en determinados eventos en que se registren concentraciones y para los viajes. Dicen –con todo el morro- que, <<evidentemente no se va a obligar a nadie a vacunarse, pero si alguien va a querer ir a eventos deportivos o culturales o si va a querer viajar, va a tener que estar vacunado>>. ¿Cómo le llamamos a eso?

No nos obligarán a vacunarnos, nooo… ¿quién ha dicho tal cosa? Pero queda claro que a partir de ahora habrá dos nuevas clases de ciudadanos: los vacunados y los no vacunados. Lo que conllevará, por supuesto, una diferencia en cuanto a determinados derechos. O sea, una selección de españolitos para poder acceder a según qué actividades y puestos.

Y digo yo, ¿a quién cojones le importa si tomo determinada medicación o no la tomo, si me he vacunado de esto o lo otro o no me he vacunado, si me aplico bálsamos, ungüentos, bizmas, emplastos y aceites reparadores, o incluso el eficacísimo bálsamo de Fierabrás? ¿Queda anulado mi derecho a la intimidad? ¿El secreto profesional? ¿Dónde queda la Ley de Protección de Datos? El ministrillo dice que la “lista negra” no se va a hacer pública. ¿Y para qué coño la quieren?

A este paso, ya verán ustedes cómo llegaremos a lo que ocurrió en Rusia bajo el comunismo poco después de la revolución bolchevique de 1917, con el método implantado por Stalin. La oposición al “paraíso socialista” llegó a ser considerado un signo de enfermedad mental. Según el código penal de la URSS de 1966, la represión contra los disidentes se dirigió abiertamente a quienes difundían “propaganda falsa” difamando al Estado soviético y su sistema social. ¿Creen que no? Pues atentos a esta noticia:

<<A primera hora del 10 de diciembre, Jean-Bernard Fourtillan, un profesor universitario jubilado francés, conocido por su fuerte oposición a las vacunas COVID-19 como las que se distribuyen actualmente en el Reino Unido, fue sacado de su hogar temporal en el sur de Francia por un equipo de Gendarmes y confinado a la fuerza en régimen de aislamiento en el hospital psiquiátrico de Uzès. Le quitaron los teléfonos móviles y le impidieron comunicarse con el mundo exterior>>.

Díganme ustedes, con toda sinceridad: ¿verdad que los que dudaban sobre si vacunarse o no se van sintiendo un poco más acojonados? Pues de eso se trata, obediente rabañito. Y como dijo aquél: << Vigílalos bien, no vayan a creerse que son libres>>.

Pero vamos a ver, angelicos míos. Entre los muchos –cada vez más- llamados “negacionistas”, es decir, disidentes de las mentiras oficiales, hay una multitud de personajes relevantes a lo largo y ancho del planeta que nos ponen sobre aviso de este “experimento trasgénico” que ya se ha iniciado con la población mundial. Ya les he informado en artículos anteriores. Y voto a bríos que lo seguiré haciendo mientras me quede un puñadico de libertad.

Sin ir más lejos, el afamado doctor español don Pedro Cavadas dice que <<es metafísicamente imposible tener una vacua testada en unos meses. Habrá que ver quién se come las encefalitis que va a provocar la inyección>>. Pues está claro: los gobiernos. Que para eso las farmacéuticas han pedido y conseguido ser exoneradas de toda responsabilidad. Métete esto en el cuerpo, y si te vi no me acuerdo.

La Dra. Natalia Prego Cancedo ha facilitado a cierta cadena informativa un documento titulado “Proyecto de Transgénesis Permanente”, en el que participaron al menos ocho países de la UE -financiado de 2009 a 2013 con más de catorce millones de euros-, que consiste en alterar genéticamente la naturaleza humana, sometiendo a la población mundial de manera simultánea. Esto ya estaba previsto desde hace tiempo, afirma. Esta vacuna no es una vacuna, sino un experimento transgénico “persistente”. Se pondrán varias dosis todos los años, para alterar el genoma humano. Ingeniería genética, manipulación, y nosotros las cobayas experimentales.

Y termina lanzando un SOS: <<Detengan este genocidio>>.

Fernando López-Mirones, biólogo y profesor en la Universidad Internacional Villanueva de Madrid: Confirma que la vacuna es transgénica. Serán cuatro o seis dosis al año, durante toda tu vida. Protegen las partidas de vacunas con el ejército, para que nadie robe dosis y pueda analizarlas. Lo que los políticos se ponen en el brazo no es lo mismo que la ciudadanía. No es una vacuna, es una tecnología. Estamos en una guerra civil entre los de arriba y los de abajo.

Jon Ander Etxebarría Garate, decano del Colegio de Biólogos de Euskadi: ¿Me quieren explicar cómo han podido descubrir la “nueva cepa del Sars Cov-2”, si todavía estamos esperando el cultivo viral de la original? ¿A qué espera la ciencia para decir la verdad de una vez?

Etc., etc., etc.

Queridos lectores y ciudadanos todos, ustedes harán lo que mejor les parezca, como es lógico, natural y respetable, pero un servidor, en uso de su libertad les ofrece este consejo: No se vacunen. Apaguen la tele e infórmense. No se dejen chantajear.

Les seguiré manteniendo al tanto.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!