Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

“La nueva Ley del Agua es un nuevo engaño del gobierno de García-Page, para aumentar los impuestos”

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
“La nueva Ley del Agua es un nuevo engaño del gobierno de García-Page, para aumentar los impuestos”

Aseguró la concejala del PP, Miriam García, al presentar una de las mociones de su grupo en el próximo Pleno

El grupo municipal del Partido Popular de Hellín a través de sus concejalas Miriam García a presentado, para su debate y aprobación, si procede, ante el Pleno de la Corporación dos mociones, la primera una propuesta de supresión del nuevo impuesto creado relacionado con el agua y eliminación de las subidas de los cánones de aducción y depuración aprobados por el Gobierno de Castilla-La Mancha en la Ley 2/2022, de 18 de febrero, de Aguas de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha del que daba luz verde cuenta el pasado 17 de febrero a la denominada “Ley de Aguas de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha”, una ley aprobada en solitario, que contó únicamente con los votos a favor del Partido que apoya al Gobierno, el PSOE. La Ley se publicó en el DOCM de 28 de febrero.

Según las primeras palabras de la concejala esta es una ley engañosa que con la excusa del agua aumenta, de nuevo, la presión fiscal de los castellano- manchegos. “De una parte, explicó, se crea un nuevo impuesto al agua, al que llaman, en un intento de confundir a los ciudadanos, canon medioambiental o canon DMA (canon Directiva Marco del Agua) y de otra parte, aumenta dos tasas ya existentes, como son los cánones de aducción y de depuración”.
“Esta ley, continuó, no es una Ley del Agua, sino una Ley tributaria, por lo que debería llamarse Ley de los Tributos del Agua de CLM, además, no aporta una sola gota de agua a Castilla-La Mancha, no garantiza más agua para la región, no resuelve los problemas ni las carencias de agua ni los medioambientales relacionados. Es una manera de encubrir, bajo un título engañoso, la creación de un nuevo impuesto en Castilla-La Mancha. Esta ley es un nuevo engaño del gobierno del Sr. Page, en la misma no hay agua, sólo hay tributos”.

Aumentar la carga fiscal
Más adelante, tras recordar había salido de la Mesa del Agua a propuesta de Paco Núñez el 9 de diciembre de 2020 y en ella no había ninguna referencia a crear nuevos impuestos y además después de 15 meses no se habían cumplido ni un solo de los compromisos asumidos y lo único que pretende es aumentar la carga fiscal sobre los castellano-manchegos, no sólo incrementando el tipo de gravamen de los cánones existentes, sino creando un nuevo impuesto que se cobrará indiscriminadamente a todos los ciudadanos, con independencia de que el Gobierno de CLM abastezca o no, y depure o no sus aguas.

Asimismo, la concejala indicó que la justificación alegada que “la carga fiscal es muy pequeña está muy lejos de la realidad, pues no o sólo vamos a tener que pagar las subidas de los cánones de aducción y de depuración -de un 15,26% y de más del 30% de media respectivamente-, sino que vamos a tener que pagar una nueva factura por el nuevo impuesto aprobado, un nuevo impuesto por el que el Gobierno de Castilla-La Mancha pretende recaudar más de 57 millones de euros anuales que, junto con las subidas de los cánones de aducción y depuración, incrementará la recaudación en más de 70 millones de euros anuales. Todo un impuestazo al agua y un nuevo sablazo para todos los castellano-manchegos”.
Por eso, aseguró, que la carga fiscal no es muy pequeña, calculando que “para una vivienda, con este nuevo impuesto, aunque el consumo sea 0, una familia de 3 miembros va a pagar al año 50 euros más. Si el número de miembros de la unidad familiar es de 4, el incremento anual será de 60 euros, incrementándose notablemente con consumos normales. Si a ello sumamos los incrementos de los cánones de abastecimiento y depuración, en el primer caso el incremento puede superar los 76,15 euros; en el segundo estará próximo a los 100 euros; una peluquería, verá incrementado el coste por la factura del agua entre 60 y 200 euros al año por el nuevo impuesto (dependiendo del tamaño del municipio y de la peluquería). Un lavadero de coches (20 coches al día, con un consumo de 400 litros/coche), en más de 1.500 euros al año. Una bodega pequeña, en más de 1.000 euros. A esto también le llama el PSOE una carga fiscal muy pequeña”, concluyó su cálculo.

Para finalizar Miriam García indicó que su grupo municipa, instaba a la Junta la supresión del nuevo impuesto del agua aprobado dejándolo sin efecto como también los cánones de aducción y depuración ya existentes al momento anterior de la aprobación de la referida ley, anulando las subidas previstas que conlleva.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!