Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La médico hellinera Beatriz García Rivas consigue el cuarto puesto en el MIR, entre 13.000 aspirantes

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La médico hellinera Beatriz García Rivas consigue el cuarto puesto en el MIR, entre 13.000 aspirantes

Alumna de la Facultad de Medicina de Albacete se debate entre la Anestesiología y Neurocirugía para convertirse en medico interno resistente

La médico de 24 años Beatriz García Rivas ha conseguido el cuarto puesto MIR entre más de 13.000 aspirantes. Alumna de la Facultad de Medicina de Albacete, esta joven hellinera se debate entre Anestesiología o Neurocirugía para convertirse en médico interno residente.

Esta joven doctora, que no conoce un suspenso, entró en la Facultad de Medicina de Albacete con una nota media de 13,37. Así, gracias a su secreto, que no es otro que el esfuerzo empujado por la vocación, ha conseguido el puesto número cuatro en el examen de médico interno residente (MIR), el más temido.

Después de seis años de carrera con pandemia y confinamiento incluidos, García Rivas se tuvo que encerrar, como sus compañeros, para prepararse el examen de interno residente, que estudió en Oviedo. Y es que para ejercer en la sanidad pública hay que especializarse y, para ello, aprobar no es suficiente. Los médicos tienen que sacar un buen número si quieren elegir especialidad y hospital.

García Rivas no sabe dónde hará la especialidad, pero se debate entre Neurocirugía y Anestesiología. La vocación por el mundo sanitario se la despertó su madre, enfermera en el Hospital de Hellín, desde que era una niña, y Anestesiología, a pesar de las dificultades de los dos últimos años, la descubrió durante las prácticas. Neurocirugía también le apasiona por la dificultad.

Con el número 4, se le abren las puertas de todos los hospitales y servicios de España. No se plantea Dermatología, una de las especialidades con más ‘novios’ porque no tiene guardias y sí múltiples salidas en la sanidad privada. No le asustan ni las noches en vela ni los sacrificios, de ahí que se vea en un futuro en quirófano, ya sea en Neurocirugía o en Anestesiología.

Beatriz García
Y advierte que sus compañeros también han alcanzado muy buenos puestos. De hecho, nunca pensó que pudiese sacar un número tan bueno porque salió decepcionada de un examen que le pareció raro.

Hoy, esta médica disfruta de un breve respiro, ya que en abril elegirá hospital y servicio y en mayo, con 24 años, firmará su primer contrato, el de médico interno residente de primer año.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca