Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La ignorancia al poder

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La ignorancia al poder

O de cómo los burros solo saben rebuznar

Antonio García

Hay personajes y personajas que deberían tener prohibido ocupar puestos de responsabilidad política, impedirles hablar en público o, como mínimo, obligarles a llevar bozal. Por ignorantes, analfabetos y dañinos. Aunque confieso que, en determinadas ocasiones y circunstancias me molan mogollón. Porque también, lo reconozco, me resultan divertidísimos. Es el caso de una tal Teresa Rodríguez, portavoz de Podemos en el Parlamento Andaluz y feminista para más señas, que el día de la investidura del nuevo presidente se tiró por el barranco, a pecho descubierto y sin paracaídas, vomitando sin pudor alguno la mejor parida de los últimos tiempos. Ahí va la perla: <<Los Reyes Católicos acabaron con el Renacimiento para devolver a su país a la Edad Media más onerosa>>. De verdad que esto merece una nota de 10 en el examen para la plaza de “Gilipollas e ignorantes del año”. Me imagino que la frase nació en los sótanos de la izquierda, donde se cuecen y almacenan los odios a España, a su historia y a la puñetera ocurrencia que tuvieron los Reyes Católicos de conquistar Granada, ajenos por aquel entonces al multiculturalismo de Zapatero, e imbuida del talante de pose de casi toda la cutre casta política española actual. En especial, la zurda. O sea, nena, que si no sabes historia, lo mejor es que te quedes calladica y no insultes a España.

Mire usted, doña Rodríguez, permítame explicarle por encima –esto no da para más- lo que fue el llamado Renacimiento, tonta el haba.

El Renacimiento es un período histórico que marca el fin de la Edad Media y que comienza, como usted bien ignora, ¡en 1492! –conquista de Granada y descubrimiento de América-, cuando empieza a contar la Edad Moderna. Y consistió en un movimiento cultural que en esta España nuestra arrancó en el siglo XV y ocupó el siglo XVI. Ese período español, aquí los amiguetes lo llamamos Siglo de Oro que, para ser más concretos, lo vamos a llevar hasta el 1681, año en que la espichó don Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño, que aunque no era vasco, lo despacharon bien en apellidos. Pues bien, durante ese tiempo se produjo un esplendor en las artes y las ciencias jamás conocido en nuestro país, ni en el extranjero, a excepción de Italia que fue de donde vino. Aquí arraigó, brilló con luz propia y de aquí se exportó a Europa. Y fíjese usted, la reina católica murió en 1504 y su marido Fernando, doce años después. O sea, que precisamente entregaron su alma a Dios ¡apenas empezado el “baile renacentista”! De donde se puede deducir, tonteja, que mal pudieron ellos <<acabar con el Renacimiento>>, que precisamente tuvo su mayor pujanza tras el entierro de los reyes. ¿Lo vas pillando, ignorantona podemita? ¿Y sabes qué has provocado, doña zoquete? Te lo diré: que insignes personajes españoles, orgullo de la nación, lo más granado en literatura, arquitectura, escultura, pintura y ciencias, envidia de aquel mundo y posterior, se remuevan en sus tumbas llenos de pasmo y asombro ante tus palabras.

¿No les conoces? Tranquila, que aunque me tildes de pesado, te voy a dar una sucinta referencia, y que me perdonen desde su eterno descanso los muchos a los que no podré citar, por falta de espacio.

No se si tan siquiera te sonarán los nombres de El Greco, Pedro Berruguete, Juan de Flandes, Velázquez, Murillo, Ribera, Zurbarán… Pues mira, estos señores eran genios de la pintura. ¿Y estos otros?: Jorge Manrique, Garcilaso de la Vega, Lope de Vega, Quevedo, Calderón de la Barca, Cervantes… ¡o el cordobés Góngora! Estos también pintaban muchísimo, pero en el mundo de las letras. Y por cierto, ¿has oído alguna vez hablar de la bellísima literatura ascética y mística de San Juan de la Cruz, Fray Luís de León, Santa Teresa de Ávila o Fray Luís ¡de Granada!? La literatura de estos personajes no tuvo rival en toda Europa. No, ya se que no te suenan, pero sigamos. A ver si te dicen algo los nombres Alonso de Covarrubias, Pedro Machuca, Andrés de Valdelvira, Juan Herrera… Nooo, mujer, no eran futbolistas. Fueron geniales arquitectos que además, dejaron buenas muestras de ello por Andalucía. Y desde luego creo que jamás has oído mentar a Miguel Servet, Francisco López Villalobos, Luis Mercado, Domingo de Soto…, y sus valiosísimas aportaciones a la ciencia y la medicina. Por no hablarte de que la primera lengua moderna de Europa que tuvo su Gramática se elaboró en España, de manos de Antonio de Nebrija -¡sevillano!-, publicada en 1492 y que, no contento con eso, en 1517 publicó “Reglas de ortografía en la lengua castellana”, siendo imitada después por el resto de países. O Sebastián de Covarrubias, que escribió el primer diccionario conocido de una lengua, su “Tesoro de la lengua castellana o española”. ¡El primero, nena!

En fin, para qué seguir. Porque si además te digo que durante ese tiempo, España fue una superpotencia política sin necesidad de Podemos, puede que te dé un pasmo. Su lugar en el escenario mundial tuvo una relevancia que tú, tontuela, eres incapaz de imaginar. De manera que los Reyes Católicos acabaron con el Renacimiento y volvimos a la Edad Media, ¿verdad? Pero ¿cómo dejan suelta gente así, como tú? Y por cierto, feminista de pacotilla, la reina Isabel se adelantó varios siglos al paradigma de igualdad entre hombres y mujeres

Hija mía, yo no te critico porque no hayas querido o podido estudiar, eso jamás, a nadie. Pero eres el claro ejemplo de que España no necesita enemigos de fuera que la hundan; los tiene dentro. Tiene bastante con sus propios políticos y apesebrados. Reivindico enérgicamente que cerebros como el tuyo no puedan ejercer un cargo público. O estar en un Parlamento.

Pero sí te ruego que por lo menos te estés calladica, y te dediques solo a pulsar los botones del “si” o el “no” cuando te lo manden tus jefes

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca