Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La Calcetina

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La Calcetina

Por Sol Sánchez

Hace unas semanas, publiqué en Hellineros Ausentes, este escrito, pequeño homenaje, a una persona muy querida en nuestro Hellín.

Fueron muchos los comentarios de admiración que surgieron.

Y esa es la razón, por la que hoy, quiero que nuestro Faro de Hellín, ponga luz, al recuerdo de una mujer que nos dejó su huella imborrable.

Coco Chanel, escribió:

“La coquetería es la conquista del espíritu por los sentidos”

En Hellín, tuvimos a nuestra propia Coco Chanel en el mundo de la cosmética.

La llamábamos: “La Calcetina”

No sé cuántos años permaneció en su pequeña e inolvidable perfumería.

Para mí, formó parte de muchas generaciones.

En el callejón en el que se inicia la calle, Benito Toboso, junto a la Papelería La estrella.

Unos metros antes, ya nos llegaba una amalgama de olores a perfumes que se convertían en un camino hasta su local.

Era una mujer menuda, que cuidaba al detalle su aspecto. Jamás la encontrabas desaliñada, todo lo contrario. Ella misma era el escaparate de sus productos.

Barras de labios, colorete, maquillaje, brillos…. Envuelto en el arte de la coquetería, de realzar los pequeños detalles de nuestro cuerpo, de aprender a cuidarnos dentro de la naturalidad.

Fuimos muchísimas las adolescentes, que bajo los sabios consejos de La Calcetina, nos iniciamos en el mundo de la feminidad, como si se tratase de una creación artística.

Para ella todo tenía arreglo; unas pecas, unas manchas, unas pestañas cortas…

Una vez que la conocías, era difícil no pasar un rato envuelta en conversaciones con ella, lo mismo que no comprar alguna cosa que no tenías pensada.

Para mí era como una sabia, que guardaba sus secretos para nosotras, en cada una de las centenares de cajas que tenía, por cada diminuto espacio del local

¡La Calcetina…! Creo, que su vida era aquella pequeña tiendecita.

La vi muchas veces, con las llaves en la mano, abriendo, o cerrando el establecimiento. Igual que se abren y cierran los telones de la vida.

Vi, cómo su escaparate se vestía de primavera y de inviernos.

Cayeron los años y las décadas. Repicaron miles de veces las campanas.

El cielo de Hellín se cubrió de arco iris.

Los vientos cambiaron las cosas. La estrecha calle comenzó a cerrar las puertas de los negocios, entre ellos, nuestra querida Calcetina.

Me dijeron que partiste a ese viaje inesperado, hace unos años. Me recordaron que tu tienda, se llamaba, “El jardín de los Perfumes”

No tengo ninguna duda, de que en algún espejo del cielo, te estarás arreglando las mechas de tu pelo, mientras rocías de perfume a algún ángel pasajero, diciéndole: ¡Todo, tiene arreglo!

Si alguna persona desea hacerme un comentario sobre mis escritos, os dejo una dirección de correo: solsanchis@hotmail.com

Será un auténtico placer.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!