Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La “agenda” sigue su curso (y III)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La “agenda” sigue su curso (y III)

Antonio García

Tras las merecidas vacaciones de los “jefes” del Faro de Hellín, me propongo terminar con esta tercera entrega el tema que teníamos empezado. Y créanme, da para muchísimo más, pero lógicamente ni pretendo impartir un curso, ni este es el lugar ni, por supuesto, deseo aburrir a aquellos lectores que no estén muy interesados por estas cuestiones. Así pues, vayamos al grano.

Recordemos que una “ideología” es un sistema cerrado de ideas que se postula como un modelo según el cual ha de reestructurarse toda la vida humana en sociedad. Si la realidad no se ajusta a mis propuestas, pues se cambia la realidad y punto. Y ese es el caldo de cultivo en que se desenvuelve la nueva visión del mundo que nos están queriendo imponer. ¿Y por qué digo “agenda”? Porque hay un plan establecido de ingeniería social y manipulación de masas, perfectamente diseñado, en el que las “cúpulas del poder mundial” están muy empeñadas. Y en el que emplean, créanme, cuantiosísimos recursos financieros.

Resumamos: es preciso destruir todo sistema cultural y moral establecido. Todo es relativo. No existen verdades absolutas. Y ni siquiera la Naturaleza tiene influencia alguna en las decisiones del ser humano. Así pues:

La familia patriarcal es producto de la sociedad capitalista. El hombre es el burgués, la mujer, el proletariado. El hombre domina a la mujer mediante el sexo y el matrimonio. Y la destina a las tareas del hogar, a parir y a educar a los hijos. Por lo que existe una tremenda desigualdad y una falta total de libertad. La sociedad igualitaria exige que la mujer (el proletariado) aniquile al hombre (el burgués) y se apodere de los <<medios de reproducción>>. De la lucha de clases, pasamos a la lucha de sexos mediante la revolución feminista.

Ya no habrá hegemonía masculina sobre la mujer, puesto que iremos a una libertad sexual donde el sexo será únicamente un instrumento de placer, con quien te apetezca y como te apetezca. Ya no será más una herramienta de dominio y sumisión.

Y llega la “ideología de género”: de la deconstrucción de la cultura Occidental, con todo su bagaje, a la deconstrucción de la sexualidad, y por ende, de la familia. Porque la ideología de Género no es otra cosa que la interpretación anticientífica de nuestra sexualidad, que la desarraiga de sus componentes naturales. La sexualidad pasa a ser simplemente una construcción de la cultura. “No se nace mujer, se llega a serlo”.

Es la última rebelión de la creatura contra su propia condición de creatura.

Es verdaderamente “ideológica” en tanto y en cuanto se contrapone a lo que las ciencias afirman sobre el cuerpo humano. Lo que la medicina, biología, morfología, anatomía, fisiología, neurología, sicología, hablan sobre qué es la sexualidad humana, de cómo se compone, opera y funciona, se contrapone a los postulados de la ideología de género. La sexualidad ya no es un dato de la naturaleza sino que es una construcción de la sociedad. Y como hay que derribar la sociedad y hasta la Ley Natural para ser completamente libres… No existen los sexos (masculino y femenino). Lo que hasta ahora hemos sido, es porque la sociedad, y no la Naturaleza, nos ha hecho así. Cada uno es lo que quiere ser, de acuerdo a aquello con lo que se identifica. Puede haber hombres en cuerpo de mujer, y mujeres en cuerpo de hombres. Cada uno tiene derecho a ser tratado y reconocido por los demás como él o ella se sienten. Es decir, con lo que han decidido libremente ser. No hay ningún tipo de freno sexual, algo que siempre ha sido impuesto. El sexo entre una mujer y un hombre es sólo una opción, igual de válida que las demás. Exactamente igual. Mujer con mujer, hombre con hombre, adultos con niños…, zoofilia…, lo que a cada cual se le ocurra.

Así, que no se confunda nadie, los ideólogos de género no intentan la promoción ni equiparación de la mujer con el hombre (como las verdaderas feministas), sino que buscan la completa supresión de cualquier distinción entre la mujer y el hombre.

Pero es evidente que solo la mujer puede ser madre y solo el hombre puede ser padre. Como eso es discriminatorio, se ataca la maternidad “natural”, se acude al aborto por un lado, a la fecundación “in vitro” por otro. O a los vientres de alquiler, que no necesitan de una relación de dependencia.

Así pues, la Ideología de Género: es dogmática. Toma como punto de partida postulados o afirmaciones que no puede demostrar. Es totalitaria: se quiere imponer y abarca toda la realidad. Se concibe a sí misma como “creadora de la realidad”. Y es utópica: el fin que plantea es inalcanzable, contradictorio y absurdo.

Esta ideología propone la búsqueda de la “liberación total” del ser humano en todos los órdenes, tras la deconstrucción del lenguaje, de las relaciones familiares, de la reproducción, de la sexualidad, de la educación, de la cultura, de la religión, etc. Cuando el ser humano se libere de todo eso -dicen- será libre.

Tal es la desvergüenza e ignorancia que exhiben: <<Lo natural es un concepto que hay que superar. No hay nada «natural», afirman. Shulamith Firestone decía: «Lo natural no es necesariamente un valor humano. La humanidad ha comenzado a sobrepasar a la naturaleza; ya no podemos justificar la continuación de un sistema discriminatorio de clases por sexos sobre la base de sus orígenes en la Naturaleza. De hecho, por la sola razón de pragmatismo empieza a parecer que debemos deshacernos de ella»>>.

Pues bien, queridos lectores, lo queramos o no, esta es la “agenda” mundial que se está tratando de imponer y que por cierto, en nuestro país está bastante avanzada.

Les dejo con la Declaración del Feminismo Autónomo en el VII Encuentro feminista latinoamericano y del Caribe. Cartagena, 26 de noviembre de 1996:

<<Nuestro feminismo no es sumarse o integrarse a las relaciones sociales de desigualdad y de poder que otros han definido. Nuestra política no es hacer una lista de demandas, sino el proceso crítico de repensar el mundo, la realidad y la cultura. Nuestro feminismo es inventar la sociedad que queremos construir>>

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!