Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Justo Millán Espinosa (II)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Justo Millán Espinosa (II)

(Hellín, 29 de mayo de 1843-Hellín, 4 de junio de 1928)         

                                                                    

Fructuoso Díaz

 

Cuando la acción destructora del tiempo borra los soberbios monumentos del arte, entonces se revela claramente su importancia, principalmente de la arquitectura (J. Millán).

Justo Millán no puede desmarcarse de ese concepto de la historia, tantas veces acariciado en el ejemplo de su carrera profesional, una vocación que se mueve en torno a su pasión por conocer nuevas realidades y manifestaciones artísticas. Para él historia y arte se mezclan en un poderoso proyecto que alienta para estímulo de nuevas generaciones. Seguir escribiendo hermosas estampas que sirvan a la cultura de los seres humanos sería su vocación. Son los mundos que quiso descubrir y lanzar en sus páginas de piedra para futuras generaciones.

 

Millán, en la Escuela de Arquitectura

Ingresa en la Escuela de Arquitectura de Madrid. Allí está el albaceteño Francisco Jareño y Alarcón, uno de los más grandes arquitectos españoles del siglo XIX. Seis años después, Jareño sería director de la Escuela y profesor de Historia del Arte. Su  influencia personal y profesional sobre el hellinero fue, sin duda, decisiva.

En Madrid, mientras sigue sus estudios, Millán hace algunos trabajos en la calle Carrera de San Jerónimo núm. 49 y otros para el marqués de Remisa, en la calle Recoletos núm. 4, medianera a la mansión del marqués de Salamanca. Son sus primeros proyectos.

A los veintiocho años es arquitecto. Obtiene el título el 12 de junio de 1871. Vuelve a Hellín y, durante unos cinco años, se dedica a la docencia como catedrático de Matemáticas en el Instituto Municipal Libre de Segunda Enseñanza. En este tiempo, desde Hellín, y en otros municipios de Albacete construye colegios y restaura iglesias usando innovaciones tecnológicas.

 

Se casa con Dolores Villote Toboso

Tiene 29 años cuando se casa, en la Asunción de Hellín, con la hellinera María Dolores Villote Toboso, cinco años más joven que él. Ella es hija de Antonio Villote Escribano y Francisca Toboso García. La celebración del matrimonio tiene lugar el 5 de junio de 1872. En el piso superior del número 10 del Rabal, la calle entonces más concurrida, fija el matrimonio su residencia. La céntrica vía hellinera tiene el nombre de Prim, que lo mantiene durante el reinado de Amadeo I de Saboya, desde octubre de 1870 hasta finales de 1872. Después, se llamaría calle de la Reina coincidiendo con la restauración monárquica en la figura de Alfonso XII; el de República hasta 1939; después José Antonio y, por fin, Rabal, que es el nombre que explica el verdadero origen como extrarradio entonces de la ciudad.

Sigue Millán en la docencia y es director del colegio privado la Purísima. El Ayuntamiento lo nombra Arquitecto municipal el 2 de junio de 1874, cargo que desempeñaría durante diez años. Al poco, nace en Hellín Justo, su  primer hijo.

 

En 1875 es Arquitecto provincial de Albacete

El 25 de junio de 1875 la Diputación de Albacete le confiere el cargo de Arquitecto de la provincia (cesaría el 24 de septiembre de 1884), pero Millán sigue viviendo en su ciudad natal. Entre 1874 y 1875 levanta la casa Lillo, muy cerca del Rabal, prototipo en Hellín de vivienda plurifamiliar.

Refuerza en 1876 los dos puentes de Isso, sobre el río Mundo. El obispo de Toledo le encarga el 4 de mayo el proyecto para reparar la iglesia de la Santísima Trinidad de Alcaraz. En octubre finaliza la construcción de la plaza del Progreso como arquitecto municipal. En la Navidad del mismo año nace en Hellín Dolores, su segunda hija.

<em>Puentes de Isso.</em> Puentes de Isso.

Miembro de la Real Academia de Bellas Artes

El 29 de enero de 1877 la Real Academia de Bellas Artes San Fernando de Madrid lo nombra Académico correspondiente. Tiene treinta y tres años. En esa época proyecta la reforma de casas en la calle Salamanca, en la plaza del Altozano de Albacete, para ubicar la Delegación de Hacienda.

El profesor Francisco Jareño:

<<Millán es el arquitecto más completo de España…>>

Su coetáneo Alberto Prat Sánchez, varias décadas después, en el semanario hellinero ¡Adelante! diría: <<Justo es un enamorado de su profesión, estudia con entusiasmo, siendo el discípulo predilecto del profesor Jareño...>>. Por su parte, el célebre profesor y arquitecto albacetense afirmaría: <<Millán es el arquitecto más completo de España; une a un acabado y gracioso dibujo, una distribución sabia…>>.

Justo Millán finaliza en Hellín la construcción del Pórtico de acceso al llano del Rosario, reforma y amplía el santuario y edifica de nueva planta la torre-campanario, siguiendo corrientes eclécticas de la época: arco de herradura árabe, perfil neo-egipcio para la ermita, ornatos bizantinos y ojivales. Es mayo de 1877.

El 18 de septiembre de este año el rey, Alfonso XII, lo nombra Arquitecto de la Diócesis de Cartagena, responsabilidad que ejercería durante más de cuarenta años, hasta la segunda década del siglo XX. El 10 de octubre de 1877 la Diputación Provincial de Albacete le encarga el proyecto de construcción del Palacio de la Diputación, obra artística excepcional, que culmina una etapa de madurez e inicia otra prolífica del arquitecto.   (continuará)

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!