Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El reconocimiento de los hellineros víctimas de los campos del exterminio nazi, levantó la polémica en el salón de sesiones

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El reconocimiento de los hellineros víctimas de los campos del exterminio nazi, levantó la polémica en el salón de sesiones

Antonio Reina, nuevo concejal del Partido Popular, tras la renuncia de Ana García 

   Tal como se preveía, dado el intenso orden del día con siete mociones presentadas por los diferentes grupos políticos, más tres que llegaron como urgencia, la sesión ordinara plenaria del pasado lunes, correspondiente al mes de noviembre fue una de las más largas  de los últimos años dio comienzo a las 11.00 horas para concluir a las 16,12. 

   La sesión se inicio con la toma de posesión de su acta de concejal del GP del partido Popular, a Antonio Reina García, tras la dimisión por asuntos personales de Ana García, a quien Ramón García, le entregó, junto a la credencial, la insignia del Ayuntamiento de Hellín, agradeciendo a la edil saliente su labor en el Concejo, aprovechando la ocasión para felicitar a la concejala  Sonia Mascuñán por su reciente maternidad. 

 

  Como también se había anunciado esta sesión se llevó a cabo de una manera telemática mixta pues solamente en el salón de plenos se encontraban los portavoces de los cincos partidos con representación municipal y los funcionarios, mientras los demás concejales actuaban de manera presencial a través de la pantalla de la televisión colocada en el salón al que acudieron con el fin de defender alguna moción. 

       Una deuda de 700.000 euros 

   Así, tras la referida toma de posesión, llegaba el primer punto de Intervención con el expediente de modificación de crédito por suplemento, aprobada por la Comisión Informativa de Economía y Hacienda, con el fin de amortizar  una deuda con dos entidades bancarias que vence el próximo año por un total de más de 700.000 euros, a través del remanente líquido de Tesorería, que se incluirían en los presupuestos del próximo año para emplearla en atender las necesidades más perentorias para el próximo ejercicio. Aquí llegaba una circunstancia que fue repitiéndose durante toda la sesión: el voto negativo de la concejala de Vox, Raquel Tomás, que quiso, en esta ocasión, significar que con esta cantidad y el coste de la reforma del Parque Municipal, se podría llegar al millón de euros que se debería emplear en otros sectores más necesarios para la población, por su parte Mario Artesero, se mostró de acuerdo, tras el estudios de su grupo, que había encontrado la maniobra bancaria como provechosa, igual que los demás portavoces, aunque Manuel Serena pidió que se contase con el PP a la hora de llevar a cabo propuestas. 

  También se aprobó, en esta ocasión por unanimidad, la propuesta de la concejalía de Urbanismo la aprobación de las nuevas tarifas del servicio municipio, como el traslado para el año que viene de la festividad local de San Rafael, patrón de la ciudad, el 24 de octubre, que coincide en domingo, al día 1 de octubre, viernes de Feria. 

 

 Rendir homenaje a los hellineros víctimas del nazismo 

 En los puntos seis y siete, que iban encadenados, llegó la primera polémica de la mañana, cuando el concejal de Patrimonio, Juan A. Andújar, al presentar y defender con vehemencia la propuesta para que en el futuro se denomine como Plaza “Hellineros en Mauthausen y otros Campos”, y que en esta misma plaza se coloque una placa honorifica con los versos del poeta oriolano, Miguel Hernández, “Para la libertad, sangro, lucho y pervivo…”  

 Andújar expuso la necesidad y la obligación de rendir un homenaje a los hellineros que fueron sacrificados, como otros tantos millones de seres humanos. en los execrables y terroríficos campos de exterminio de los nazis y por ello solicitaba que la plaza situada en la entrada norte de la ciudad, donde precisamente se ubica el monumento creado por el artista hellinero Francisco Ruiz Oliva, llevase desde este momento este nombre y en ella la placa con los versos de Miguel Hernández. 

   Como era de esperar, en su intervención Raquel Tomás, indicó que no estar, mientras Mario Artesero, pidió que se dejase el asunto sobre la mesa, para un posterior estudio de algunos detalles. María Jesús López se mostró tajante en su intervención no aceptando ningún inconveniente para que estas dos propuestas salieran adelante: “Aquí no se puede ser equidistante. Es la memoria de la gente que murió de manera cruel en los campos de exterminio. Por ello, por esa memoria, debemos poner el nombre a esa plaza, porque es de justicia y para que nadie olvide lo que ocurrió. Quien olvida repite y no quiero para mi ciudad que eso vuelva a suceder y llegue el fascismo a Europa”. 

 

 Plaza de la Concordia 

    Por último, Manuel Serena recordó que en la comisión para discutir estos puntos, su grupo había presentado una enmienda, y que aunque no estaban en contra del reconocimiento “que había que hacer a los españoles que sufrieron el fascismo, el nazismo o el comunismo o cualquier ideología extremista, al contrario estamos a favor, lo que vamos a plantear es otra opción a la entrada de Hellín por el norte con el nombre de Mauthausen, donde se ve la chimenea de la Tejera de Garaulet, una alegoría un poco macabra, que en un futuro será el acceso a la zona del tanatorio y el crematorio y el cementerio municipal, otra alegoría que no nos parece que sea lo más adecuado”. 

 “Con esto, continuó, no se puede jugar con alegorías, por ello nuestra enmienda”. 

    A continuación, Serena leyó un escrito donde proponía que esta plaza, llevase el nombre de La Concordia, “un nombre positivo y optimista, una plaza que abra paso a la Avenida de la Libertad y de La Constitución, dos alegorías positivas para el que venga a visitar Hellín”. 

 
  Ponerse de perfil 

 La respuesta del concejal socialistas en algunos momentos fue contundente, como al pedir a la concejala de Vox que le gustaría que “usted y su grupo político, sus compañeros de partido, hagan ese viaje hacia la libertad, la democracia y la concordia, como dice el concejal del PP”. 

  A Manuel Serena, tras asegurar que su partido lleva toda esta época de democracia “poniéndose de perfil cuando hay que denunciar, llamar a las cosas por su nombre, o condenar el fascismo, ahora pretenden ponerse de perfil, hasta con chascarrillos, sobre que van a decir de nosotros por ponerle a la plaza el nombre que se merece y que tiene ubicada el monumento de otro hellinero que lo hizo para los que perdieron su vida y su juventud, en el año 2003. Entonces sus compañeros del Partido Popular aprobaron la denominación y usted ahora, no sé por qué, en ese viaje que hacen del centro a la derecha, de la derecha al centro y que nunca se sabe dónde están, aunque siempre más cerca de la extrema derecha que del centro, quiere hablar de otros nombres que pueden estar en cualquier otra zona de nuestro municipio, pero no en el caso que nos ocupa”. 

      

   Tras las consiguientes replicas, donde los portavoces insistieron en sus argumentos, el debate lo cerró Ramón García, recordando  que el nombre de esa plaza se aprobó hace 17 años en una sesión plenaria con el voto de todo los grupos políticos de aquella corporación, sin hacer  ningún tipo de política y ya tanto la chimenea, el tanatorio y el crematorio estaban en su sitio y la Avenida de la Libertad también estaba en el suyo y simplemente de lo que se trataba es de hacer un reconocimiento a todas los hellineros que fueron víctimas de los campos de exterminio del nazismo. 

 La propuesta, tras el rechazo de la enmienda del PP, fue aprobada con los votos de los ediles del PSOE y el de la AEH. 

   Sobre la colocación de la placa, tras la lectura completa de los emotivos versos de Miguel Hernández, por parte del concejal de Patrimonio, los portavoces quisieron indicar que hubiesen preferido que la frase hubiese sido elegida por consénso pero, menos Raquel Tomás, todos votaron a favor. 

 En este bloque de intervención, Manuel Serena hizo un inciso y leyó los nombres de los hellineros víctimas de esos campos de exterminio.  

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca