Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El Quijote, un prodigio que se inicia en la Mancha

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El Quijote, un prodigio que se inicia en la Mancha

23 de abril, Día internacional del libro

Fructuoso Díaz

Leer es una disciplina en los centros de enseñanza; después, entendemos que leer es útil; más tarde, puede divertirnos y entusiasmarnos la belleza de un buen libro cuando nos invita a viajar en el tren de las ilusiones. Leer es una copiosa fertilidad en el trasiego de aprender, producir placer y romper las sombras de la ignorancia. Por eso, hoy, Día internacional del libro, es buen momento para recordar la figura más universal de nuestras letras: Miguel de Cervantes Saavedra.

Aunque hay prolongadas lagunas de silencio en su devenir biográfico, una mayoría de estudiosos está de acuerdo en fijar el año 1547 y Alcalá de Henares como fecha y lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes. Muchos autores señalan la singularidad de dos datos biográficos trascendentes. Uno, la fecha de nacimiento, porque 1547 es también el año del fallecimiento de Hernán Cortés, conquistador de México, el primer país latinoamericano que publicó una edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. El otro, 23 de abril de 1616, fecha coincidente de la muerte de Cervantes, William Shakespeare y el inca Garcilaso.

Pero los datos probados que conocemos sobre la vida y obra de Cervantes son posteriores a 1568. La Galatea, 1585, y una serie de piezas teatrales de las que solo nos han llegado El trato de Argel y La Numancia, completan su obra hasta finales de siglo.

Durane 150 años han permanecido desconocidas las señas de identidad de Cervantes
Durante siglo y medio permanecieron escondidas las señas de identidad sobre la figura más universal de nuestras letras. Transcurrirían más de ciento cincuenta años, desde la publicación de la novela, para que el inglés lord Carteret ordenara realizar las primeras investigaciones biográficas sobre Cervantes. Es el valenciano Gregorio Mayans y Siscar, historiador, lingüista y una de las mentes de erudición mejor dotadas de la época, quien recibe el encargo del lord para desarrollar el trabajo de desgranar a golpe de fecha, dato y acontecimiento, rasgos significativos, todavía hoy no agotados, de la vida de Cervantes.

A partir de ese momento, mediados del XVIII, otros autores como Vicente de los Ríos, Juan de Iriarte, Juan Antonio Pellicer, Fernández de Navarrete, entre ellos, bucearían en el difícil pero ilusionante empeño de descubrir a Cervantes y desvelar el conocimiento de su obra.

En 1607 El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha cruza los Pirineos, se divulga en Francia y se hace nueva edición en Bruselas. Al año siguiente, 1608, Juan de la Cuesta revisa el texto y publica en Madrid una edición que incorpora nuevas notas, aunque parece que Cervantes no corrige. Sin embargo, se trata de un texto importantísimo porque serviría de fuente para ediciones posteriores. La Real Academia de la Lengua alumbra en 1819 una valiosa edición que introduce una interesante novedad: reemplaza la x de Quixote e incorpora, en su lugar, la j. Este cambio ortográfico se generaliza a partir de ese momento.

En un lugar de la Mancha se inició el prodigio
El libro se lanza al mercado literario en 1605, aunque hay cervantistas que señalan finales de 1604 cuando se imprime en Madrid El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha y ya se divulgan ejemplares. La segunda parte de la obra aparece en 1615, un año antes de la vida de Cervantes.

Hace cuatrocientos dieciséis años que el prodigio se inició en un lugar de la Mancha cuyo nombre no quiso Cervantes revelar para que <<todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo, como contendieron las siete ciudades de Grecia por Homero>>.

En un aniversario como hoy, leer otra vez El Quijote es un ejercicio de acertada sabiduría, reposadamente, poco a poco, como se fue Alonso Quijano, el hidalgo manchego ya curado de su locura. Se fue para quedarse siempre en la grandeza y en la historia de las letras…<< Yo, que fui don Quijote de la Mancha, soy ahora Alonso Quijano el Bueno…, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño…>>.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!