Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El cine de mi niñez

Article   1 Comment
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El cine de mi niñez

Mavi Rodríguez Guerrero

Un gran y antiguo teatro, de fachada color arena, una gran entrada con una pequeña taquilla a la izquierda con unas ventanillas de pequeños cristales redondos que se cerraban y se abrían. Allí vendía mi abuela las entradas subida en una alta silla y con un cestillo con monedas que siempre recordaré, desde allí unas gigantes puertas de cristal con unos tiradores de viejo bronce y ya estabas dentro del espacioso hall donde de sus paredes colgaban los afiches de las películas más taquilleras o los próximos estrenos, a la derecha se abría la barra de madera para las palomitas y enfrente de ella había unas butacas para esperar el próximo pase de la película que se anunciaba con un timbre que sigue en mi memoria, pero en el centro de ese espectacular hall se encontraba la puerta que daba entrada a esa sala cine teatro tan espectacular y a los lados dos escaleras que subían a la parte del anfiteatro, al segundo piso, que todos conocemos como el gallinero.

Cuando entraba es esa sala todo me parecía majestuoso, una enorme sala llena de butacas rojas y a ambos lados tres palcos a la izquierda y tres palcos a la derecha que me parecían que sentarte allí era como de auténticos reyes, los palcos era pequeños para cuatro o seis personas pero eran una maravilla con unos relieves en la parte frontal con un escudo y unas letras dentro con un bonito anagrama JG José Guerrero, desde dentro se cerraban con una cortina de terciopelo rojo, el techo de la sala era de admirar y colgaba una gigantesca lámpara de araña con miles de cristalitos y con cientos de luces, era el cine de mi abuela, el cine que construyó mi abuelo y que de nombre le puso Victoria, en honor a su madre y así es como también llamó a su primera hija y también así me llamo yo, su primera nieta, es el cine del pueblo, el cine donde hemos disfrutado todos de una manera o de otra, es el cine Victoria, pero para mí son mis recuerdos de niñez, los recuerdos de mi familia.

Ese cine nos trae muchos recuerdos a todos, mi madre lo vio construir piedra a piedra, vio como se colocaba esa gigantesca lámpara una vez terminado y vivió como su padre lo hizo con tanta ilusión, empeño y esfuerzo, recuerda como su padre estaba siempre allí con ese don de gentes que le caracterizaba, él llevo los mejores espectáculos de la época para el pueblo y dedicó su vida a ese cine teatro. Como me hubiera gustado conocerlo mejor, pues yo era muy pequeña y apenas tengo algún recuerdo de el. La familia de mi madre se crio allí, entre las bambalinas, pues vivían en el piso de arriba del cine y desde su terraza se oían las películas, eran seis hermanos y puedo decir que todos recuerdan con mucho cariño los años de esplendor de ese teatro, por el que tanto luchó mi abuelo y mi abuela. En esa sala vi cientos de películas, teatro, revistas de la época, conciertos, entraba y salía mil veces de allí, vivía, en lo más grande de la expresión, el cine de mi abuela, y entraba a la taquilla a darle dos besos o a ayudarla si tenía que salir, y hasta yo he vendido entradas en la alta silla de esa taquilla. !!!!que recuerdos!!!

Mis hermanas y yo hemos vivido ese cine como nuestra casa, hemos visto cómo se llenaba día tras día, hemos visto como mi abuela estaba todos los días allí al pie del cañón vendiendo las entradas desde las cuatro de la tarde y cuando acababa la sesión cogía la escoba y limpiaba el cine de las pipas que entonces se podían comer y salía a barrer la puerta del cine, eso lo he visto yo, he visto a una mujer fuerte, con coraje, que hacía lo que en cada momento tenía que hacer. A pesar de quedar viuda muy joven sacó adelante el cine y a sus hijos, mi abuela se merece un buen homenaje, y al final le llegó el reconocimiento de la mujer trabajadora, fue incansable y con una energía que a mí me gustaría tener…

Pero sigamos hablando de ese cine teatro que es una joya, una joya para nosotros por muchos motivos y por muchas emociones, pero una joya para este pueblo, es el único que hay, el único centro de cultura de un pueblo que se merece tener actos culturales como cualquier ciudad y que mejor manera que celebrarlos en un sitio tan majestuoso y tan espectacular como este. Hagamos entre todos una victoria para que este cine Victoria sea una seña de identidad de la cultura de este pueblo. Cuidemos lo que tenemos y saquemos el máximo partido de las cosas bellas, estas siempre permanecerán en la memoria de todos los que hemos tenido la suerte de disfrutarlo.

¿Quien no se ha enamorado o ha dado su primer beso, quien no ha quedado con la chica que le gustaba, quien no le ha dado la mano a su novia, quien no ha vivido alguna experiencia en esa sala de cine? Hagamos que sigan ocurriendo momentos para recordar, hagamos que sigamos sintiendo experiencias inolvidables por pequeñas que estas sean.

Ahora tenemos un cine teatro que ha resurgido de sus cenizas gracias a la Asociación Teatro Victoria, a gente que ha luchado desinteresadamente y a la familia que no ha dejado que se caiga, que ha querido mantener vivo algo que merecemos todos, un sitio espectacular para un pueblo espectacular como es el mío, Hellín, debemos cuidarlo entre todos, pues todos hemos vivido momentos inolvidables en esa sala tan mágica, hagamos que la magia vuelva siempre, que no se vaya nunca y dejemos un legado a futuras generaciones que tengan la oportunidad de vivir y sentir momentos inolvidables como muchos tenemos, porque la magia existe.

Teatro Victoria. Teatro Victoria.
Article   1 Comment
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca