Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El Archivo Municipal llevará el nombre de José María Silvestre Paredes

Article   1 Comment
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El Archivo Municipal llevará el nombre de José María Silvestre Paredes

Alcalde republicano de Hellín

Tal como se esperaba, el futuro Archivo Municipal que, como nuestros lectores conocen, será una realidad en unos pocos meses y se ubicará en el que fuera durante los últimos años Museo Comarcal de Hellín, llevará el nombre del alcalde republicano José María Silvestre Paredes.

Así, se decidió durante la última sesión plenaria ordinaria, correspondiente al mes de noviembre, tras la propuesta de Alcaldía, que salió adelante gracias a los votos a favor de los Grupos Municipales del PSOE y la Agrupación de Ciudadanos de Hellín, la abstención del concejal del Ciudadanos y los votos en contra del Partido Popular y Vox.

Una sesión con 8 puntos en el orden del día que tuvo la peculiaridad que algunos de los ediles, por los problemas sanitarios originados por la pandemia, la han tenido que seguir de manera telemática, mientras que la mayoría y los informadores estuvieron presentes en el salón de sesiones.

El punto referido, que con una importante variante se había dejado sobre la mesa en la sesión anterior a petición del PP, fue en esta nueva ocasión presentado y defendido por el concejal del Patrimonio, Juan Antonio Andújar, donde lo seguro y cierto fue que apenas hubo un pequeño cambio de pareceres y alguna nota un poco alta de tono, pero, como se dice en el lenguaje popular “la sangre no llegó al río” ni muchísimos menos.

El concejal socialista en sus primeras palabras elogio la figura de Silvestre Paredes que fue alcalde de Hellín desde el 16 de abril de 1931, al 12 de diciembre de 1932.

Había nacido en Daimiel Ciudad Real), el 4 de noviembre de 1983, estudiando la carrera de derecho, para licenciarse como abogado. Contrajo matrimonio el 30 de marzo de 1912 con María Juana Tomás Ibáñez. Tras su cese como alcalde, trabajo como secretario del Ayuntamiento de Hellín hasta el fin de la Contienda Civil.

Después, tuvo un trágico final, pues fue detenido, encarcelado, juzgado y condenado a muerte. Fue fusilado el 10 de junio de 1939, a las 17,30 horas.

El Buen trabajo de la archivera Beatriz Esteban
Juan Antonio Andújar, tras reconocer los méritos de Beatriz Esteban, archivera municipal por el informe realizado sobre el protagonista de esta propuesta, donde se resaltaba el, “su amor por su pueblo, su dedicación desde las más altas responsabilidades, en ocasiones en difíciles circunstancias hacia el municipio, su apuesta por la concordia y los valores democráticos quedan reflejados” recordando el bando de Semana Santa leído en 1932.

Más adelante, tras indicar que José María Silvestre fue represaliado “por la dictadura franquista, la época más oscura y perversa de la reciente historia de España” destacó su ingenuidad al regresar a Hellín, a los pocos meses de terminar la Guerra Civil, con la esperanza de encontrar, en vano, concordia y reconciliación.

Tras esta sentida presentación que finalizó pidiendo la aprobación por unanimidad de la propuesta, el concejal socialista indicó a sus colegas que “voten en conciencia sin someterse a más criterios, que el de sus propios sentimientos democráticos y sobre todo sus propios sentimientos humanos”.

La postura incomoda de Mario Artesero
En el turno de intervenciones, tomó la palabra en primer lugar el concejal de Ciudadanos, Mario Artesero, que indicó que la propuesta socialista le había puesto en “una postura un tanto incomoda” y recordó que había votado a favor en la primera propuesta de poner una placa conmemorativa en el callejón del Cautivo donde Silvestre Paredes tuvo su residencia.

Ahora, aseguró que había estudiado a fondo su figura y que descubrió que era una persona “además de un gran alcalde”, que ayudo a muchos vecinos. Una persona digna de admiración y que tuvo un final absolutamente inmerecido”.

Más adelante, añadió que, por todo ello había que rendirle honores, pero que no veía adecuando ponerle su nombre al archivo municipal pues no veía ninguna consonancia con lo que este edificio representa, poniendo como ejemplo y calificando como un error que al Pabellón Nº 1 se le pusiese el nombre del que fuera presidente de la nación, Adolfo Suárez.
Por último, propuso que se siguiese con la primera iniciativa de poner la placa en la entrada del callejón de El Cautivo, y más adelante, cuando llegue la ocasión, dedicarle una plaza o un pequeño jardín, si no fuese así su partido se abstendría.

Por su parte Raquel Tomás, concejala de Vox, empezó preguntando si a los ciudadanos de Hellín les importa lo más mínimo que a la nueva ubicación del Archivo Municipal se le ponga en nombre de un alcalde de la ciudad de los años 30 del siglo pasado, por ello pidió al alcalde que dejasen de portarse “como niño enrabietado” por qué no se le aprobó su propuesta en el Pleno anterior y se dedique a dar respuestas a las necesidades de los vecinos. “Si los vecinos de Hellín de verdad supieran a que están dedicando su tiempo los concejales del equipo de gobierno, probablemente le quitarían su sueldo y los echarían del Ayuntamiento, por todo ello nuestro voto va a ser en contra”.

El Museo de la Memoria
Muy distintos fueron los argumentos de
María Jesús López, concejala de la Agrupación de Electores de Hellín, que calificó los archivos como “el Museos de la Memoria”, y afirmó que la propuesta del alcalde era un “un acierto pleno, para que nunca perdamos de vista nuestras raíces y una memoria, que siempre debe estar viva. No es precipitado y no hay ninguna rabieta. Es muy justo para una persona que fue valiente que pudo quedarse en su exilio, pero no lo hizo, regresó a Hellín y dio la cara en su intento de reconciliarse con su territorio tras el final de la Guerra Civil” por ello voy a votar afirmativamente”.

Para terminar esta ronda de intervenciones, Manuel Serena, portavoz del PP, tras agradecer el trabajo realizado por la responsable del Archivo, Beatriz Esteban, aunque -siempre hay un pero en estas ocasiones-, seguidamente aseguró que dicho informe no aclaró qué relación tenía José María Silvestre con el referido Archivo, donde, añadió, que de la época en que fue secretario del Consistorio, apenas quedan documentos, “quizás al Ayuntamiento socialista de aquella época no le interesara que se guardarán para la posteridad”.

Tras insistir que seguían sin entender porque se le quiere poner ese nombre que debería llevar el de otras figuras cercanas “hay muchos cronistas y estudiosos de la historia de Hellín, personas o familias que han hecho importantes donaciones de documentos que perfectamente serían mucho más merecedoras de este honor”. Recordando asimismo otros alcaldes de la II República, como José Graells Giner o Cristóbal Díaz Lozano, que fue el último de esta época.

“Yo no considero la Guerra Civil como un periodo republicano sino un periodo de guerras, pero el último alcalde democrático fue Cristóbal Díaz Lozano, un alcalde de izquierdas. No quiero entrar en políticas estériles. Ustedes tienen la mayoría absoluta por lo tanto van a aprobar la propuesta del Alcalde, aunque por regla general los archivos municipales no tienen nombres propios y menos políticos, por lo menos en la provincia de Albacete”, Explicó.

Para terminar, Serena coincidió con su compañera de oposición la portavoz de Vox, al pedir que se dejasen de nombres y trabajasen en los verdaderos problemas de Hellín, como el paro, la limpieza y seguridad “y es una lástima que empleemos nuestro tiempo en esto, entendiendo que no nos va a llevar a nada, solamente a discusiones políticas. Nosotros, naturalmente votaremos en contra”.

Como era de esperar, la réplica de Juan Antonio Andújar, fue contundente:
“Yo buscaba el consenso y la memoria, pero hemos entrado en bandos y conflictos pues parece ser que a la bandada de la derecha le interesa el conflicto. No lo entiendo”.

Miedo a la palabra república
“Aquí, continuo, en este salón de Plenos se han aprobado muchos nombramientos a lo largo de la historia y creo que el grupo socialista no ha entrado en esas dialécticas que a ustedes si parece gustar. A ustedes les da miedo la palabra república, la palabra democracia, porque no están acostumbrados a pesar que llevamos ya 40 años. Tampoco les gusta la palabra reconciliación nacional, que se trata única y exclusivamente de reconocer las circunstancias que dieron lugar a la represión franquista”.

Más adelante, mirando a Mario Artesero, sacó a relación la figura del Museo de Semana Santa, que lleva el nombre de un sacristán, Sánchez Hortelano, que no tenía nada de arqueólogo, como otros ejemplos: el del campo de fútbol que “se llama campo de Santa Ana, y no sé cuántos goles ha metido la madre de la Virgen María”.
Para la señora Tomás le hizo una parodia de una canción del compositor Perales, que dice “A que dedicamos el tiempo libre y como es él” y si no quiere poner el nombre de Pepe Silvestre, que por cierto contribuyo muy activamente a la construcción de este Ayuntamiento, utilice otros argumentos y no se vaya por la tangente”.

Por ultimó su contestación a Manuel Serena, la inició asegurando que no le extrañaba que alinease con la derecha, reclamando que se hubiese olvidado de citar en su relación de alcaldes a Baldomero Marín.

Terminó indicando que a los concejales del PP les quedaba mucho camino por recorrer en la cultura democrática, en la concordia y la reconciliación nacional “y lo lamento profundamente”.

Para finalizar, Ramón García, antes de zanjar la polémica quiso recordar a Manuel Serena, la llamada moción de “los chiringuitos de la playa” defendida por el gobierno de su partido, que se debatió en una sesión plenaria cerca de una hora.

Article   1 Comment
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!