Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Digan lo que digan

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Digan lo que digan

Santiago
Párroco de Agramón

Hay veces que se oyen comentarios y nada favorables de nuestro Hospital de Hellín, comentarios que no gustan por lo cual quiero hoy yo romper una lanza en su favor basándome en la experiencia vivida hace unos días

Si señor parece mentira pero así es. Me he tirado la friolera de más de veinte días en el Hospital aquejado de una infección en la orina y, ¿qué queréis que os diga? ¿Que lo pasé en grande? Tampoco es eso.

Fueron muchos días, allí pasé las Navidades, Año Nuevo y la Festividad de los Reyes Magos, días en que uno quisiera estar en su casa pero no podía ser, así que procuré pasar esos días lo mejor posible y hacer de “Tripas Corazón”.

Fueron unos días en que todo el personal tanto enfermeros como enfermeras, como personal de limpieza o mantenimiento todos se han puesto las pilas para lograr que la estancia en aquellos días tan señalados se hiciera lo más llevadera posible y doy fe que lo consiguieron. No faltaron las tarjetas de felicitación de la gerencia del Hospital tanto en Navidad como en Año Nuevo, unas tarjetas con unos textos muy conseguidos y que decían mucho a los que allí estábamos y estimábamos porque de verdad eran unos textos bonitos de verdad que animaban a los enfermos a, por lo menos a no decaer en la moral que ya teníamos bastante floja con lo que cada uno tenía.

Yo creo que podemos decir los hellineros que nos tocó la lotería con tener este hospital aquí en el pueblo, por tener una gente encantadora que no solo te da ánimos sino que te hacen ver que eres algo importante para ellos y por eso se desviven y te hacen sentir que la estancia en un hospital no te desvincula de la sociedad en que vivimos y aunque yo, por mi condición de sacerdote y sacerdote de Hellín, era conocido y conocía a mucho del personal que me atendía y jugaba con ese motivo con ventaja y, no es que me atendieran mejor pero si había cierta cercanía con las personas que te atendían porque a una la había casado, a otra le había dado la primera comunión, con otra había jugado al pin-pon en el Club de la Escolanía, a otra la había llevado de excursión al Pantano del Cenajo, etc.

En fin y termino, que muchos no sabemos lo que tenemos hasta que se tiene una experiencia sobre el terreno y no solamente vemos la suerte de tener con las comodidades que tiene el de Hellín sino también con contar con un elenco de gente profesional cien por cien que no hace sentir solo al paciente que en ese momento si lo está. Gracias, muchas gracias por todo, y a seguir así. Todos habéis dejado en mi un muy grato recuerdo y una gran sintonía por vuestro trato, amabilidad y profesionalidad. Un abrazo a todos.

Nota.-

De momento me encuentro en la Residencia Sacerdotal de Albacete recuperándome de la operación y de tantos días en cama. Espero recuperarme pronto y volver a lo mío que es el pueblo de Agramón.

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca