Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

David López, en su pregón de Carnaval, pidió que se respetase las raíces de nuestro entorno

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
David López, en su pregón de Carnaval, pidió que se respetase las raíces de nuestro entorno

“Porque un pueblo sin raíces es un pueblo perdido”

David López, fue el pregonero de los Carnavales de 2020, que llevó a cabo desde el balcón del Ayuntamiento, un discurso breve pero lleno de recuerdos y añoranzas, quiso iniciar pasando revista a sus primeros años, cuando esperaba ansioso, junto a sus hermanos, la llegada de estas fechas para lucir los trajes que su madre, Consola, junto a Pilar Roche, habían confeccionado, para después sacar a recordar su peña juvenil “ Los ex convictos” y especialmente remarcar la tienda de Chorradas, que regentaron Milagros y Charles.

Más adelante dijo que iba a confeccionar un Menú degustación, donde sacó a relucir muchas de las cosas de un Hellín que ya pasó, y otras que quisiera que se implantaran en la ciudad, y así mencionó “el pan de masa madre”.

Continuó hablando de la necesidad que tenemos de respetar nuestras raíces “porque un pueblo sin raíces es un pueblo perdido”, mantener y revitalizar la parte antigua, donde -apuntó- , toda la cultura gastronómica nació en esta zona de Hellín; crear algunas tabernas típicas de productos tradicionales, como fue la de Nicomedes o el restaurante de Antón en la Casa de la Cultura.

Metido en el plato principal, David señaló la creatividad en la cocina y afirmó que para hacer un buen plato había primero que plasmarlo en un papel y después hacer las correspondientes pruebas, igual que un buen disfraz. Y ya de postre “volver a comer paparajotas en casa de mis padres”.

El pregonero fue desgranando algunos de los proyectos que le gustarían que fueran realidad algún día en nuestra ciudad, como una ruta para turistas dedicada al investigador Juan Carlos Izpisúa Belmonte, como un reconocimiento más a la gran tarea que está realizando; la utilización del parque del Mercado de Abastos donde se podrían llevar a cabo conciertos musicales en verano y otras actividades; o poner en uso el Kiosco de la prensa del Rabal, para convertirlo un lugar de atracción, con mesas de madera donde se sirviesen productos de la comarca.

Para finalizar quiso hacer honor a otro de los productos más típicos: Los Caramelos de Hellín, por lo que pidió a todos los niños que se acercasen al balcón de la Casa Consistorial para obsequiarles, arrojando una gran cantidad de este producto.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca