Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Visibilizando, que es gerundio

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Visibilizando, que es gerundio

Antonio García

Se habla, se dice, se comenta que Ciudadanos, ese partido político español de centro derecha, centro izquierda o vaya usted a sabe de qué, insta al Gobierno de la nación a que promocione el “lesbianismo”. O sea, que haga campaña para aumentar la “visibilidad” de las mujeres homosexuales y bisexuales, que son aquellas a las que les atraen las mujeres y las que lo hacen a pelo y a lana. Vamos, que, según dicen los de Rivera, estamos insensibilizados y hay que sensibilizarnos y hacernos romper “estereotipos”, o como dice la RAE, romper la idea o imagen aceptada que la ciudadanía tiene con carácter inmutable. Naturalmente que tan esencial labor no se puede hacer así, por la buenas, por lo que habría que crear un <<Observatorio de la mujer lesbiana y bisexual>>, que es lo que más le gusta a todo político que se precie, sobre todo si es “progresista”, dado que estos entes se suelen dotar generosamente de pasta gansa. Un órgano, pues, que analice, estudie, proponga acciones específicas, etc., y se lleve por delante un buen pellizco del erario. Pa ná.

Por tanto, de lo que se trata es de ustedes y yo tengamos claro que, en vez de dedicarse los padres de la patria a perder el tiempo con el paro, las pensiones, las autopistas intervenidas, la seguridad ciudadana, la sanidad, la enseñanza, el “proceso” y tantas fruslerías con las que se pierde el tiempo, deberían dedicarse a “visibilizar”.

Como curioso que soy, he buscado el significado exacto de esta palabreja –tan utilizada por el mundo LGTBI-, lo que me ha liado todavía más. Resulta que visibilizar significa: <<hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista, como con los rayos X se ven los cuerpos ocultos, o con el microscopio los microbios>>. Y a ustedes no se, pero a mí esto me ha preocupado. Está bonica la sanidad española como para aumentarle la carga de trabajo y tener que pasar a todas las lesbianas por los rayos X, o mirarlas una a una con el microscopio. ¿Y pa qué?, me pregunto. ¿Para ver si llevan dentro algo oculto, como en los aeropuertos? ¿Para verlas más grandes? No lo entiendo. Y puesto que la medida va dirigida a toda la sociedad, ¿nos darán a cada ciudadano un aparato de rayos X y un microscopio? Porque se trata de que “todos” las visibilicemos, ¿no? Lo que pasa es que, con estas cosas ocurrirá lo de siempre: se hacen propuestas sin calcular su coste ni de dónde van a salir las perras. Porque esta medida debe llevarse un pastón. Cuarenta y pico millones de equipos… Sin olvidar, naturalmente, que la medida acarreará subida de impuestos y más recortes. Mareos me dan solo de pensarlo. Es que además los veo venir. Con esto tendremos para las lesbianas, pero ¿y para los demás “géneros”? ¿Cómo vamos a visibilizarlos? ¿Con qué observaremos para sensibilizarnos con los gays, transexuales, intersexuales…? Tengo sobradas razones para estar acojonado. Y se las voy a contar, porque aquí, o “semos” transparentes o no “semos”. Átense los machos.

La ONU, entidad mundialista donde más homosexuales existen, ha elegido, como nuevo Defensor Global LGTBI a un tal Vitit Muntarbhorn, abogado tailandés de 64 años que, como “experto” debe asegurar que la ideología de género sea implantada en todo el planeta Tierra. En los demás planetas, de momento, no puede. Pues bien, este sesudo señor (¿?) dice que, para ser correctos, hay que hablar de 112 géneros. ¡Si, si, han leído bien! Macho y hembra, masculino y femenino, son expresiones del siglo pasado, que además ya no tienen significado alguno. Y aquí va mi angustiosa intriga: si para las lesbianas vamos a necesitar dos caros aparatos de alta tecnología, que alguien me explique que haremos cuando hayamos de visibilizar a: Transgéneros, Bigéneros, Cross-Dresser, Drag-king y Drag-Queen, Intergéneros, Transexuales, Transmasculinos, Transfemeninos, Agéneros, Poligéneros, Multigéneros, Géneros Fluidos o Genderfluid, Andróginos, etc., etc., etc. Perdonen que pare porque me estoy mareando. Porque está claro, si empezamos visibilizando a unas, tendremos que visibilizar a todos, de lo contrario ya tenemos el lío y los agravios comparativos.

Pero no terminan ahí mis cuitas. El experto tailandés ha dicho: <<El vórtice de la violencia y la discriminación, en sus múltiples formas, a menudo comienza en el hogar…>>. Y aquí si que me tengo que tomar un Dogmatil…, porque los veo –a los jambos y jambas esos y esas de la ONU-, presentándose en las casas, puerta por puerta, pegándonos multazos de no te menees, incluso arrestando a más de uno por maleducar a nuestros hijos enseñándoles que solo hay dos sexos: el masculino y el femenino y que por tanto, las chorradas esas de la orientación de género no existen.

Así que atentos. Porque un día, cuando menos se lo espera, igual que llega el revisor del gas, aparecerá por su casa un enviado del Vitit Muntarbhorn ese interrogándole sobre cómo educa a sus hijos, qué retrógradas y fascistas porquerías les enseña y si les da libertad a sus pequeños retoños para que ellos elijan la orientación sexual a su gusto. Vamos, no la que traen, sino la que les salga de las pepitillas.

Lo que va a ser de risa será cuando, por la ley esa de la Paridad, en todo equipo de responsabilidad institucional tenga que haber igualdad de representantes de cada género. Hasta ahora, con solo hombres y mujeres estaba fácil, pero cuando tengan que conformar a los ciento doce existentes… ¡la que se va a liar!

Y voy acabando. Si bien esta propuesta la ha hecho Ciudadanos, no se fíen de los demás, son todos los mismos perros con distintos collares. Termino no sin antes decir –repetición- que respeto profundamente a todas las personas, sientan lo que sientan. Lo que no respeto son las ideologías totalitarias y las imposiciones. Y mucho menos las estafas falsamente democráticas que nos toman por gilipollas. Estoy seguro que la mayoría de homosexuales, con su sensatez personal y sentido común, estarán alucinando de lo que es, en el fondo, una denigrante y vergonzosa falta de respeto a ellos mismos. Una escandalosa y perversa manipulación.

¡Ay, Señor…!

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca