Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Treinta años de la puesta en marcha de la Casa de la Cultura

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Treinta años de la puesta en marcha de la Casa de la Cultura

Tras adquirir el edificio a las monjas Clarisas, fue remodelada en 1988 con un proyecto del arquitecto, José María Pérez Peridis.

Por M.G.

Durante estos días se está recordando, de alguna manera lo que fue, a lo largo de 1988, la puesta en marcha de la Casa de la Cultura como edificio que, 30 años después, sigue siendo un punto neurálgico de la cultura local, en el que coinciden servicios muy demandados, a diario, por un gran número de hellineros.

Así, en el viejo edificio de las Plaza de las Monjas conviven, Radio Hellín, que, de alguna manera, inauguraba el camino de la Casa de la Cultura, ya que empezó sus emisiones, en la planta más alta, en 1987, y siguieron la Biblioteca, la Escuela Municipal, numerosos cursos de la Universidad Popular o la Extensión de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED); junto al Claustro, Salón de Actos y Patio que han servido para acoger actividades puntuales, a lo largo del calendario.

Datos de interés
Beatriz Esteban, responsable del Archivo Municipal, que, ha recordado estos días no se produjo una inauguración oficial de la referida Casa de la Cultura, reveló que la donación del edificio data de 1.601 (aunque se construyó “mucho antes”), a raíz del gesto que tuvo el bachiller, Luis de Caravaca, a la Orden de Las Claras, rama femenina de Los Franciscanos.

Fue en los años 30 del siglo pasado cuando, contaba a modo de anécdota la propia Esteban, el Ayuntamiento preguntó a la Orden por qué disfrutaban del agua, de manera gratuita. La respuesta de las religiosas fue que, junto con la Casa, se les concedió la referida agua que tomaban de un caño cercano. Con el estallido de la Guerra Civil, las monjas fueron expulsadas del Convento, que pasó a ser punto de encuentro de los refugiados.

Entre la documentación que estos días cobra protagonismo se ha recordado que de la fachada, “muy sobria”, destaca la puerta que realizó, en 1886, el arquitecto local, Justo Millán, junto con la comisión, en el Ayuntamiento, que se formó en 1979, para iniciar conversaciones con las monjas, dispuestas a vender el inmueble que, finalmente, se adquirió ocho millones de pesetas (uno menos del precio inicial de partida), ya que las religiosas habían decidido reubicarse en la zona del Calvario.

Remodelación de Peridis
Las escrituras se firmaron en 1983 en que, de manera progresiva, comenzó la remodelación y rehabilitación del edificio, a través de diversas escuelas taller que se pusieron en marcha, dentro de la idea que perseguía el Ayuntamiento de aquélla época de convertirlo en un espacio de centro cívico-cultural. El proyecto se encargó al afamado arquitecto de la época, José María Pérez Peridis.

En medio de las obras de remodelación, por fases, que se iniciaron, se tiene constancia que, en 1986, ya se celebró la primera exposición de pintura, con la presencia de artistas, como Julián Jaén, Herminio Andújar, Fernando Picornell o Antonio Luzgardo, entre otros, a lo que siguió un torneo de ajedrez, la presentación de la revista, “Zahora” y el adhesión del Ayuntamiento de Hellín a Cultural Albacete, al que contribuía con 100 pesetas, por habitante y año.

Es la época en que, en la referida Casa de la Cultura, se celebran algunas reuniones de la Asociación de Peñas de Tamborileros, que nació el 14 de febrero de 1988, junto a la compra de 270 butacas para equipar el Salón de Actos, a un precio de 23.000 pesetas cada una.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca