Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El presupuesto municipal fue aprobado con los votos del PSOE e IU

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El presupuesto municipal fue aprobado con los votos del PSOE e IU

Mientras el PP los tachaba de electoralistas y alejados de la realidad de Hellín, Ciudadanos pedía que se dejasen sobre la mesa

En la mañana del pasado miércoles se llevaba a cabo una sesión ordinaria plenaria con un orden del día de 12 puntos, y como asunto estrella, que no estrellado, la aprobación del Presupuesto General del 2018, que como ya adelantamos se elevan a 19.313.932, 73 euros, lo que significa un aumento del 1,56% respecto al del presente año, es decir, algo más de 300.000 euros que saldrían adelante con el visto bueno de la comisión de Hacienda, con el apoyo de los votos a favor del los grupos municipales de PSOE e Izquierda Unida-Podemos, y los negativos de los del Partido Popular y Ciudadanos

Fue la interventora la encargada de ir desglosando las partidas, tras el minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género, que significaba que en el expediente se anexán el estado de ingresos y gastos del presupuesto, el avance de la liquidación dentro del ejercicio del 2017 y la liquidación del ejercicio del 2016, el anexo del personal , el estado de la deuda, el anexo de inversiones y las bases de ejecución del presupuesto, las cuales se entiende aprobadas con la aprobación del presupuesto.

Asimismo la funcionaría avisó que informaba favorablemente pero con varias observaciones con relación con los gastos de personal, y añadió que también se acompañaba el informe de estabilidad presupuestaria, regla de gastos y nivel de deuda y que se habían utilizado datos estimativos ya que en el momento de la liquidación cuando se constataba el cumplimiento de estos objetivos y se cumplía la estabilidad del presupuestaría como la regla de gastos.

Ramón García, tras indicar que el pasado viernes la Comisión de Economía había aprobado este presupuesto, que calificó como equilibrado tanto en ingresos como en gastos, fruto del trabajo de los miembros del Concejo y del acuerdo firmado por los dos grupos del gobierno, el socialista y el de IU, destacando el entendimiento, el dialogo y el trabajo en defensa de los intereses del municipio, que no eran declaraciones de intenciones, sino realidades palpables.

Asimismo afirmaba que se había tenido en cuenta el contenido de toda la normativa vigente en materia de gestión, estabilidad y sostenibilidad presupuestaria y financiera, teniendo en cuenta el cumplimiento del objetivo de la regla de gastos que para el año 2018 había quedado establecido en el 2,4%, en cuanto al índice de endeudamiento a finales del presente ejercicio quedaba fijado en el 85%.

El primer edil, recordó que dentro de los gastos de personal estos representaban el 47,47% del total de esta cifra, donde no se indicaba el incremento salaria,l al no haberse presentado la Ley de Presupuesto del Estado del año 2018, aunque si figuraba una previsión en el capítulo 5.

35.000 euros para las Jornadas de Exaltación del Tambor en Agramón
También habló de la creación de dos plazas en la plantilla de la Policía Local, una de inspector de Servicios y otra de informático, y del contenido del capítulo dos que recogía todos los gastos de los servicios municipales, con un total de seis millones seis mil euros, que había sufrido un descenso respecto al anterior de 250.000 euros, ajustando las partidas al total de los gastos producidos en el año inmediatamente anterior, como el consumo de energía eléctrica, revisados y actualizados los contratos del consumo externo, enumerando, como mas importante , el transportes urbano que había subido 24.000 euros, el de limpieza de edificios públicos en 50.000 euros, el de ayuda a domicilio en 23.000 euros, el Punto Limpio en 18.000 euros, con la intención de ampliar el servicio, el Teatro Victoria en 12.000 euros, las partidas de festejos y ferias en pedanías en15.000 y 6.000 euros, la Unión Musical Santa Cecilia en 3.000 euros, Museo de Semana Santa, en 35.000 euros para iniciar la primera fase del proyectos museológico, que se sumarían los 15.000 de la subvención de la Diputación de Albacete, para las Jornadas de Exaltación al Tambor, a celebra en Agramón, con una partida de 35.000 euros.

También quiso significar la partida de 238.000 euros para saldar la deuda con la empresa Collados Alfaro, que dejaría totalmente liquidada esta deuda, que había ascendido a 830.000 euros, productos de un proceso judicial y 60 500 euros para la elaboración de un nuevo catalogo de puestos de trabajo, en proceso de adjudicación y 929.184 euros, para los distintos planes de empleo que se llevarían a cabo en el año 2018.

Asimismo anunciaba que con respecto a los gastos financieros contenidos en los capítulos 3 de intereses y 9 de amortizaciones por importe 202.099 y 3. 355.329 euros respectivamente. Mientras el índice de endeudamiento quedaba fijado en el 85% de los recursos ordinarios del Ayuntamiento, un porcentaje, aseguraba, que se encontraba dentro de los límites establecidos.

El alcalde quiso también resaltar algunas nuevas subvenciones que se iban a conceder: una de 30.000 euros dirigida al deporte base, 15.000 euros para ayudas de asociaciones socio–sanitarias, y 3.000 para Asprona, manteniendo otras que ya existían.

Ramón García terminaba esta primera intervención reiterándose en el carácter solidarios de este presupuesto y la bajada del IBI en un 5%, como también destinaba en seguridad y orden público la cantidad de 1.673.593, euros en acción social y bienestar social 4.235 158, en planes de empleo 925.184 euros, en sanidad, educación , cultura, deporte 2.152.989 euros, en servicios e infraestructura, 890.038 euros ,a actuaciones de carácter económico, 393.534 euros en deuda pública 3.249.039 euros en recursos humanos, 3.256.449 euros y en medio ambiente 1.933.334 euros.

Ciudadanos pide que se dejen sobre la mesa
María Jesús López, abría el debate, con la primera sorpresa de la mañana, cuando pedía que este presupuesto se quedará sobre la mesa, ya que no comprendía bien algunas de las partidas, por ejemplo, la que se refería al IBI, donde se podía ver a las claras que no cuadraban las cuentas, y no se reflejaba con precisión, pues había un desfase de más de 600.000 euros aproximadamente, por lo tanto se debería retocar este capítulo y que costase en acta.

La portavoz del Ciudadanos, a petición del alcalde, continuó su intervención, igual que en otras ocasiones, quejándose de que no se hubiera contado con su grupo para esta elaboración, y no eran los que Hellín necesitaba, llevando a la comparación con otras ciudades cercanas como Villarrobledo y Almansa, y Cieza, con un porcentaje de paro inferior, dándose la paradoja que trabajadores de esta última población murciana, llegaba a este municipio para emplearse en las campañas agrícolas.

También señaló que no veía en estas cifras medidas de reactivación económicas recordando las cifras del desempleo, con una clara diferencia entre hombre y mujeres y anticipando que su voto iba a ser negativo.

En Izquierda Unida todo fueron beneplácitos
Javier Morcillo, como parte del equipo de gobierno, mostró su beneplácito con lo presentado, que, añadió, se ajustaba a lo que se regla de gasto y necesidades, donde se notaba la coalición de gobierno entre los dos grupos, para sacar adelante este presupuesto consensuado y responsable para todos los ciudadanos. Morcillo destacaba algunos de los aspectos como era saldar la deuda con la familia Collados, la partidas destinadas a los planes de empleo, tan necesarias dada la situación laboral del municipio, o la limpieza viaria.

Respecto a la propuesta del grupo de Ciudadanos dijo haberse sorprendido, ya que en la Junta de Portavoces no se había escuchado nada sobre esta posición, indicando no conocer qué propuestas había presentado para tomar esta decisión.

Una deuda de 15 millones de euros y un presupuesto electoralista
Moreno Moya, como portavoz del Partido Popular, continuaba con la tónica de anteriores intervenciones de otros años al avisar, de que era un Pleno donde había poco que discutir, pues todo estaba atado y bien atado por los grupos que formaban el equipo de gobierno, recordando las grandes deudas que tenían el Ayuntamiento y que se habían ido pagando, aunque aún quedaban sin abonar 15 millones de euros. El concejal, tras calificar a al presupuesto como “claramente electoralista”, explicando que a base de subir los impuestos directos a los ciudadanos, se iban a financiar aquellas medidas que tanto el PSOE, como IU, creían que más le podían beneficiar de cara a los comicios del 2019, pero que no respondían a las carencias que tienen en el municipio, poniendo por ejemplo la partida de gastos previos para las Jornadas de Exaltación al Tambor de Agramón, donde se habían presupuestado 35.000 euros, preguntando en base a qué informes, o presupuestos, y a una medida unilateral del alcalde, y luego se tendría que recurrir a las modificaciones presupuestarias.

La incongruencia de María Jesús López
Ya de nuevo Ramón García con la palabra, le faltó tiempo para avisar a María Jesús López que no se iban a dejar sobre la mesa el presupuesto, pues, según sus propias palabras, lo que la concejala pedía “era una incongruencia, pues está bien que esta mañana a las once menos cinco se le haya encendido la bombilla”, y sobre el tema del IBI aseguraba que lo que se había puesto era una previsión, incrementándose en 400.000 euros con respecto al ejercicio anterior.

Hacerles favores a los bancos
Asimismo el primer edil aclaraba sus preferencias a la hora de cumplir con las deudas municipales, con preferencias de liquidar con los proveedores antes que con las entidades bancarias, “para que sigan haciendo negocio, que bastante intereses nos cobran, para encima amortizar deuda y hacerles un favor”.

El alcalde también dijo mostrarse “harto del absurdo” que significaba que años tras año se diga que el alcalde pasa el rodillo y no cuenta con los grupos políticos, algo que era mentira, pues en repetidas ocasiones, desde el mes de agosto, aseguraba, su equipo de gobierno se ofrecía para recibir todo el tipo de propuestas.

Continuaba explicando que objetivo principal era la lucha contra el desempleo, pero que el Ayuntamiento no podía crear puestos de trabajo, sino trabajar para que las empresas los creasen, y además aportar 9.00.000 euros, para contribuir a los planes de empleo, aunque ya sabía que eso solamente era una solución temporal.

En su réplica a Juan A. Moreno Moya, le hablaba de contradicciones, al mezclar el concepto de proporcionalidad con el de electoralismo, y se mostraba contrario a sus palabras donde aseguraba que se estaba volviendo a la senda del gasto, precisamente por la proximidad de las elecciones, recordándole que se había destinado el 25% a bienestar social, lo que echaba por tierra sus argumentos.

Llegaba el segundo turno de intervenciones, que abría María Jesús López con una aclaración al asegurar que no conocía el dato sobre el IBI, hasta cinco minutos antes de la sesión, indicando que lo único que pretendía es aclarar las cuentas.

Más adelante pedía que se trabajase para poder salir del pésimo estado del empleo y que los planes de empleo no erán la solución necesaria, indicando que la trampa del subsidio era muy peligrosa para la economía, y había que cambiar las normativas y que no fueran tan restrictivas.

María Jesús volvió a sorprender cuando afirmaba que había pedido una partida de 50.000 euros, para que el concejal, Javier Morcillo, gestionase durante los días de Feria, dentro del programa, un encuentro entre los empresarios de Hellín y los de fuera, para cambiar impresiones, pero no como un acto puntual “sino un punto de encuentro significativo para ponerse en contacto”.

El turno de Francisco Javier Morcillo, lo iniciaba con una confesión: “voy a intentar digerir todo lo que he escuchado, sobre todo a María Jesús, ya que no he sido capaz de absorber todo lo que ha expuesto”, pero quiso dar las gracias por su petición de la partida de 50.000 euros, superior a la que tenían todas sus concejalías.

Una partida de 50.000 euros para dar a los empresarios vino café y copas
Después le pedía responsabilidad y añadía que la propuesta de Ciudadanos era “en Feria gastarnos 50.000 euros desde la concejalía de Comercio e Industria en montar una carpa para invitar a los empresarios a vino, café y copas con una tapa. Por eso yo dije rotundamente que no”.

Llegaba el segundo turno de Moreno Moya que lo iniciaba contratacando las afirmaciones de Morcillo, al asegurar que no sería tan responsable como alardeaba a los “cuatro vientos” cuando, por ejemplo en la partida de luces de navidad presupuesta 2.000 euros y se gastan 18.400 “yo no me he inventado absolutamente nada y encima va diciendo a los comerciantes que el año que viene no se van a gastar nada”.

Morcillo camaleónico y mentiroso
Asimismo lo tachaba de “camaleónico”, al alardear que voto en contra del equipo de gobierno en una sesión, y en cambio en este pleno con su voto lo validaba, añadiendo que lo fue en la legislatura anterior y lo ha sido también en esta

También lo señalaba como mentiroso por significar que el PP en la anterior legislación no había tenido ni talleres de empleo ni cursos de formación, algo que no era cierto.

Ya directamente, dirigiéndose al alcalde, le acusaba de hacer un presupuesto que no respondía a los verdaderos retos del municipio, que desde el GM del PP debería ser la cabecera de comarca y la referencia de crecimiento y potencialidades, y en cambio se les había presentando unas cuentas basadas en el resultado “cortoplacista y complaciente y sin ambiciones de potenciar todo aquello que no caracteriza y con un nulo afán de generar las condiciones más propicias, para que los generadores de empleo de calidad puedan tener dichas condiciones”.

El portavoz del PP, tras asegurar que en Hellín existía la materia prima para crecer, pero que se necesitaban incentivos, que en este presupuesto no se veía por ningún lado, pasaba lista a una serie de propuestas de su grupo que no habían encontrado ningún tipo de respuesta, entre ellas, la firma del acuerdo marco del convenio colectivo con los trabajadores del Ayuntamiento; la rehabilitación del convento de Franciscanos; la seguridad de los pasos de peatones; ni un euros para la conservación del conjunto histórico, ningún acto para conmemorar el 350 aniversario de la muerte de Cristóbal Lozano; ni ninguna partida para el arreglo estructura de movilidad urbana en el municipio; ni el arreglo de la calle Bálmes y otras calles, ni para construir sepulturas en el Cementerio.

Cuentas políticas, partidistas, electoralistas y alejadas de la verdadera realidad de Hellín

Por todo ello, Moreno Moya terminaba con estas palabras, “no pueden contar con el respaldo del GM del Partido Popular, a estas cuentas políticas, partidistas, electoralistas y alejadas de la verdadera realidad de Hellín”

Ramón García cerraba el debate, en primer lugar insinuando que María Jesús López no tenía mucho conocimiento de lo que hablaba, sobre todo en materia presupuestaría, donde “algunos conceptos se le escapan”, añadiendo que “si Montoro no se vuelve loco una vez más y vuelve a apretar la tuerca a los Ayuntamientos, el Ayuntamiento de Hellín cumplirá con todos y cada uno de los parámetros”, y por lo tanto el año siguiente tendría remanente de tesorería y por tanto no estarían obligados a amortizar deuda y poder invertir en el municipio.

También indicaba que poner en marcha la gratuidad de las escuelas infantiles no sería posible por varias causas, entre ellas, que perjudicaría a las empresas que trabajan en esta área, y se generaría más paro, además de ser bastante más baratas y dar un servicio de calidad.

El primer edil despedía a la concejala de Ciudadanos, asegurando que a él aquellos presupuestos tampoco le ilusionaban y le gustaría tener unos de 30 o 40 millones de euros y así estaría “con una sonrisa de oreja a oreja”

Ya dirigiéndose a Moreno Moya, les señalaba que apenas habían recibido propuestas de su grupo, y que muchas de sus propuestas como el convenio colectivo de los trabajadores se estaba trabajando y se había avanzado mucho y el único que no estaba de acuerdo era el sindicato mayoritario de trabajadores laborales, que serían los perjudicados.

Sobre el convento de Franciscanos, le recordaba que se está esperando la subvención del Ministerio y cuando fuese efectiva se entablarían conversaciones con el Obispado, que está marcado para el próximo mes. Algo parecido había pasado con la conmemoración del aniversario de la muerte de Cristóbal Lozano, donde aseguraba que la concejala de Cultura, Fabiola Jiménez, no había encontrado la colaboración buscada.

Ramón García cerraba sus replicas, tras hablar de las partidas que se iban variando durante el año por las cosas que iban surgiendo, con las siguientes palabras:

“Esto se lo digo, señor Moreno Moya, sin acritud, con todo el cariño del mundo aunque no se lo crea. Yo vengo de un gobierno que no dejó a este Ayuntamiento en las mejores condiciones posibles, económicamente hablando, estoy totalmente de acuerdo. ¿El motivo? Podemos hablar de la crisis, la famosas Higuericas, aquello que no salió, sin culpar a nadie.

El único responsable actual de los que estamos aquí soy yo, por eso tenía un reto personal: demostrar que en aquel momento Ramón García tampoco lo hizo tan mal, ni ahora mismo lo está haciendo tan bien”.

Cambiar los huevos de cesto
Más adelante continuaba señalando directamente al PP, al asegurar que ellos a la hora de pagar la deuda, lo único que habían hecho “era cambiar los huevos de cesto”, cambiando la deuda comercial por deuda financiera y terminaba pidiendo que no votarán en contra de este presupuesto, ya que el alcalde les había tendido la mano una y otra vez.

Llegado, por fin el momento de la votación, tanto el PP como Ciudadanos votaron en contra, pero salía adelante con los del PSOE e IU.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca