Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Carta al director

Article   2 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Carta al director

En relación al artículo publicado por Antonio García, ‘Niñas con pene y niños con vulva’

Por Álvaro Cuenca Zapata
Presidente de la Asociación Abanico por la Diversidad Sexual de Albacete

Como presidente de la Asociación Abanico por la Diversidad Sexual de Albacete y como profesional de la psicología, es mi deber denunciar públicamente el artículo de opinión de Antonio García, publicado por “El Faro de Hellín” el día 23 de Enero de 2017, titulado “niñas con pene y niños con vulva”.

Me viene de perlas tu introducción para comenzar la mía, Antonio: “Cuando una aberración no se desenmascara a tiempo, no se combate y se permite que se instale impunemente en la conciencia social, termina por parecer la cosa más normal del mundo”. Pues bien cierto es. Cuando la violencia, como la de su artículo, no se desenmascara a tiempo y se arraiga en una sociedad como la nuestra, termina por parecer lo más normal del mundo. Es por eso que su artículo se ha publicado en la tira de este periódico local. Pero hoy en día no somos meros espectadores y receptores de violencia, hemos de intervenir para frenar la ola de sufrimiento que personas como usted nos genera en nuestro día a día.

A estas horas, muchas personas en todo el país habrán leído su artículo. Un artículo que hiere, que no oculta la incitación al odio, que tacha de incultos a los ciudadanos y ciudadanas, que califica a las familias de la Asociación Chrysallis como “un grupito de pobre gente desnortada”, que habla de las personas trans como “animales raros”, que cuenta que “expertos homosexuales” enseñamos a los retoños a masturbarse y a mantener relaciones intergeneracionales. En definitiva, un artículo dañino y perjudicial que incita al odio hacia las familias y menores trans, puesto que la campaña de Crhysallis pretende sensibilizar a la población sobre la realidad de estos y estas pequeñas.

El 25 de Diciembre de 2015, Alan, un menor trans de 17 años no aguantó más la violencia e incomprensión recibida en su centro educativo de Barcelona y se quitó la vida por la presión social que había a su alrededor, por artículos o comentarios como el suyo Sr. García. Según el Informe sobre Acoso Escolar (en menores) por orientación sexual e identidad de género de la Federación Estatal de Gais, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales (FELGTB, 2013), el 49% de la muestra ha sufrido acoso escolar, el 69% lo ha recibido durante más de un año y, no sólo eso, el 43% de los adolescentes encuestados llegó a tener pensamientos de suicidio por el acoso escolar, de los cuales el 17% llegaron a atentar contra su vida por la violencia recibida desde los colegios e institutos. Según la Encuesta del Centro Nacional por la Igualdad Transexual de 2015, el 40% de las personas trans encuestadas (de una muestra de 27.715 personas) han intentado suicidarse al menos una vez en su vida por el acoso y violencia sufrida.

Por las cifras devastadoras que arrojan estos informes, no estamos hablando de una campaña sin sentido. Si usted no sabe cómo explicar a sus hijos que “existen niños con vulva y niñas con pene” y no entiende la realidad de estos menores, no les hará ningún bien hablándoles de “circos”, “animales raros”, como si hubiésemos salido de un libro de “J.K Rowling”. Sobre todo, porque cualquier padre y madre, debería poder transmitir a sus hijos la sensibilidad suficiente para que éste respete a todo el mundo y viva libre de prejuicios, se desenvuelva en armonía con sus vecinas y vecinos y rechace cualquier tipo de violencia, que en su caso es violencia por identidad de género o transfobia.

Es un insulto, en primer lugar a los menores, y seguidamente a las familias de estos niños y niñas, que ustedes les traten de ignorantes, obvien el duro trabajo y las trabas sociales que han tenido que superar éstas para organizarse como movimiento social y concienciador y nieguen la violencia que reciben con argumentos del tipo “quieren adoctrinarnos”. Disculpe, nuestras familias pagan los mismo impuestos que usted y tienen el mismo derecho que usted a recibir una educación basada en la igualdad y equidad. Tantos años mostrando imágenes de niñas con vulva y niños con penes e invisibilizando la transexualidad infantil y, ahora que por fin existe un rayo de esperanza para que la sociedad conozca esta realidad, quieren negar a esos niños y niñas y a sus familias que el resto de personas no-trans (cis-género) conozcan que existen niños con vulva y niñas con pene para reducir el acoso y la violencia que reciben. No tiene corazón.

15977102_10154965084936204_417040309195655587_n-2

Article   2 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca