Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La pederastia tutelada

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La pederastia tutelada

Antonio García

No es posible mayor depravación. Y eso considerando solo lo que sale a luz, porque si se destaparan las oscuras alcantarillas del Estado saldría un hedor que ni con mascarilla se podría soportar.

Como ya apuntábamos, está en plena ebullición el debate sobre la libertad de los padres de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, en asuntos que afectan a la moral individual. Lo que ya de por sí es para alucinar. O sea, poner en tela de juicio, y precisamente por parte del Estado, el inviolable derecho que asiste a los padres de decidir sobre determinados asuntos educativos. Vamos que, políticos de izquierdas y medios de comunicación “izquierdizados”, intentando cargarse a toda costa el papel de la familia como educadora de sus vástagos.

A esta marcha que nos marca el progresismo, vamos más de culo que san patrás.

Recientemente ha salido a la luz algo tan bochornoso que casi da vergüenza contarlo. Pero es noticia. Y ejemplo ilustrativo, uno más, de lo bajo que puede llegar el ser humano si se lo propone, y sin proponérselo: el escándalo de la prostitución infantil en Baleares. Abusar de un niño, prostituirlo, ya es escandaloso de por sí, pero si esto ocurre en un centro tutelar de menores a cargo del Estado, la cosa no tiene nombre. Este es el caso balear de un centro de menores, dependiente del Consejo Insular de Mallorca. Llamarlo depravación me parece poco.

Pero vayamos por partes. Resulta que en 1995 el PSOE rebajó las penas de prisión a los violadores, por lo que los delincuentes sexuales se encontraros con un beneficio que nadie se esperaba. Modificó el Código Penal de 1973 (modificado en 1978 y posteriores) donde se tipificaba el delito de corrupción de menores. Pero he aquí que en el año noventa y cinco, el PSOE, en un arrebato de progresismo suprimió dicho delito. Y parece ser que, según informó Abc el 20 de octubre de 1996, dos estudiantes a los que la Policía les incautó 4.000 archivos con imágenes de pornografía infantil, incluyendo imágenes de sodomía y masoquismo con niños, algunas de ellas <<escalofriantes>> según el juez, quedaron en libertad porque el nuevo Código Penal dejaba impunes esas conductas.

Y ahora nos ponemos todos estupendos y nos escandalizamos de los resultados. Bueno, todos no, porque a la izquierda, encantada siempre de conocerse, parece que no se le retuercen las tripas con la situación que ellos mismos provocaron.

Las pasadas Navidades se dio a conocer un caso de violación de una niña de trece años en un centro de menores mallorquín. Pero resulta que la chavala ya había denunciado haber sido violada tres veces en ese año. El caso posibilitó destapar un total de dieciséis casos más de violación. Mas cuando el escándalo pareció insuperable, se supo que la prostitución infantil se da con la totalidad de niñas acogidas en algunos centros de Mallorca. Lo “chocante” es que los empleados de tales centros ya lo venían denunciando a la policía desde tres años atrás. Los agentes trataron de investigar, pero el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales ni colaboró ni hizo el más puto caso.

Pues bien, a partir de la reforma del Código Penal, numerosos casos de pederastia han llegado a los tribunales, pero los señores jueces se la han tenido que envainar, siendo conocedores de que no es lo mismo la Ley que la Justicia. Y ellos no son quienes para hacer justicia, solo aplican las leyes, justas o injustas. Que haberlas, hay de todas.

No se tardó mucho tiempo en apreciar los estragos que la despenalización de la corrupción de menores estaba provocando. Estando en esas, en octubre de 1996 el PP pidió que volviese a ser tipificada como delito. Y así fue cuando, días después, el diario El País, también conocido como el panfleto socialista, publicó una tribuna en la que apuntaba la influencia negativa que esa propuesta del PP podría tener en el terreno educativo (¡qué asco de periódico!). Consideraba este rotativo que el PP pretendía <<restaurar su tradicional función de guardián de la ortodoxia en materia de moral sexual, que ha permitido meter en la cárcel a quienes se han arriesgado a proponer métodos de educación sexual o promover patrones de comportamiento sexual distintos de los mayoritarios>>. Aquí hay varios puntos que aclarar. Uno, que el PP de hoy ya ha tiempo se apuntó al “progresismo”. Dos, que no se ha metido a nadie en la cárcel por “promover patrones sexuales distintos a los mayoritarios”, pues de ser así, todo el Gobierno estaría entre rejas. Y tres, que el PSOE considera que es moral sexual “conservadora” el penalizar la corrupción de menores. Dicho lo cual es preciso aclarar que quienes sí están bajo la amenaza de las sanciones, incluso cárcel –rabiosa actualidad- somos precisamente los que denostamos contra esos “nuevos patrones” educativos, también llamados corrupción de menores. Y corrupción de la sociedad y corrupción de las familias.

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el PSOE -junto con sus socios- con sus experimentos de ingeniería social? ¿Cuál será su tope? Porque todo el mundo sabe de sus actuales experimentos ideológicos, consistentes en imponer el adoctrinamiento sexual en las aulas, apoyar y financiar muy generosamente la Ideología de Género y, como condición necesaria, amordazarnos hasta estrangular cualquier atisbo de libertad de pensamiento y expresión. ¿Por qué creen ustedes que el Estado quiere expropiarnos a los niños? De ahí el denodado esfuerzo por parte de los actuales mandatarios, para que los padres no metan las narices donde a ellos no les interesa que las metan. Y encima, hay tanto imbécil en este país, que muchos padres y Ampas se oponen a que los progenitores tengan reconocida la facultad de autorizar o no determinadas actividades escolares de sus hijos. Increíble pero cierto. Alucinante.

Y mientras tanto, lo de Baleares durmiendo el sueño del olvido. Nadie colabora, nadie investiga, nadie del Gobierno mueve ficha, no vaya a ser que se descubra algo de más calado todavía y salga a la luz lo que muchos están empeñados en ocultar.

¡Pobre España mía, entre peñascos rota…!

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca