Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La historia de David Reimer

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La historia de David Reimer

David nació en Winnipeg, capital de la provincia canadiense de Manitoba, al oeste del país, el 22 de Agosto de 1965. Su nombre original: Bruce Reimer. Fue hermano gemelo de Brian.

A los seis meses de nacer a los dos se les detectó fimosis. A los ocho meses, ambos fueron circuncidados, hecho que desencadenó la historia que voy a contar. El urólogo que realizó la operación, al aplicar un método de cauterización con corriente eléctrica, poco experimentado, quemó los órganos genitales de Bruce.

Sus padres, preocupados de que su hijo no fuese feliz ni pudiera tener una vida sexual normal sin pene, determinaron llevarle a la consulta del Dr. John Money, psicólogo conocido por sus trabajos sobre los “roles de género” y el “desarrollo sexual” realizados a partir de pacientes intersexuales, rara anomalía en que se presentan, en la misma persona, características de órganos sexuales masculinos y femeninos. Money además opinaba que, la identidad de género, es decir, lo que nos hace vernos y comportarnos como varón o hembra, se aprendía desde la infancia, independientemente del sexo biológico que cualquiera trajese al nacer. En un programa de televisión le oyeron decir que mediante una cirugía se podía crear una vagina funcional, por lo que en casos como el de Bruce, había más posibilidades de madurar sexualmente y con éxito como chica que como chico.

Lo primero que el doctor les aconsejó –sin encomendarse a nadie- fue que lo más beneficioso era empezar la educación de Bruce como si se tratase de una niña. Y después les convenció de la “reasignación de sexo”. A los 22 meses se le practicó una orquidectomía: le extirparon los testículos. Y le cambiaron el nombre por el de Brenda. Los padres simplemente debían tratar a Brenda como una auténtica niña y jamás hablar del tema.

Pero lo que esta preocupada y sufriente pareja no sabía es que Jhon Money, en secreto, quería usar a Bruce como conejillo de indias. Como parte de un experimento para probar su teoría de que la “identidad de género” no es innata –no está definida por la naturaleza-, sino que está determinada por la crianza. Era un caso único que se le presentaba para estudiar la influencia del entorno en los roles de género, ya que su hermano gemelo Brian serviría como sujeto de control del experimento por compartir el cien por cien de los genes, el ambiente familiar y hasta el intrauterino. Es decir, la educación dada podía determinar perfectamente si una persona se sentiría y actuaría como hombre o mujer, sin tener para nada en cuenta su naturaleza real biológica. Además Bruce nació completamente normal y sano y era la primera persona a la que se le había reasignado el sexo. Durante al menos diez años, Money estuvo viendo a Brenda (Bruce), encargándose de su apoyo psicológico y evaluando el resultado de la operación. Escribió sobre el caso, describiendo un aparente éxito del desarrollo de la personalidad femenina de Brenda, lo que implicaba la viabilidad de la reasignación y de la reconstrucción quirúrgica incluso en personas que no eran intersexuales. Su estudio fue alabado en la época e incluso en 2002 recibió la medalla Magnus Hirschfeld de la “Sociedad alemana para la investigación científico-social en sexualidad”. Mas todo era una farsa, una mentira. La realidad era que las visitas de control eran traumáticas más que terapéuticas. Durante la adolescencia le suministraron estrógenos para provocar el crecimiento de los pechos y orinaba por un agujero practicado en el abdomen.

Y llegó el momento en que el Dr. Money intentó convencer a la familia para implantar a Bruce una vagina mediante cirugía. Punto en que los padres decidieron no aparecer más por las visitas de control. Desde ese día Money dejó de publicar sobre el caso, sin dar a entender que el experimento había fracasado.

Ya adulto y libre, Bruce contó como, al contrario de lo que escribía John Money, durante el periodo que vivió como Brenda nunca se identificó con una chica. Sus compañeros le intimidaban y le daban de lado y ni los vestidos de volantes (que se vio obligado a usar), ni las hormonas femeninas le hicieron sentirse mujer. A los 13 años

empezó a sufrir depresiones, y le dijo a sus padres que se suicidaría si le obligaban a ver de nuevo al Dr. Money. Siguiendo el consejo del endocrino y psiquiatra de Bruce, en 1980 sus padres le contaron la verdad acerca de su reasignación. Así, a los 14 años, Bruce decidió asumir su papel masculino, y se puso de nombre David. En 1997, con 32 años David se había sometió a un tratamiento para revertir la reasignación, que incluía inyecciones de testosterona y varias operaciones. Conoció a una mujer con la que se casó y se convirtió en el padrastro de sus tres hijos.

Pero esta historia no podía terminar bien. A la difícil relación con sus padres se sumó en el año 2002 la muerte de su hermano Brian por una sobredosis de antidepresivos. La falta de empleo y la separación de su mujer, Jane, provocó que David se fuera de casa y no volviera. El 5 de mayo de 2004 la policía llamó a Jane para comunicarle que habían encontrado a su marido. Incapaz ya de hacerse con su vida, David Reimer se había suicidado. Esa mañana estacionó su coche y dentro de él se disparó en la cabeza.

Queridos lectores, a partir de hoy me propongo, si conservo las fuerzas y la cabeza en su sitio, publicar una serie de artículos que intentarán desentrañar para todos ustedes, de la forma más sencilla posible, la nefasta, engañosa y destructiva “ideología de género”, tan promocionada y financiada por nuestros gobiernos occidentales, y que están implementando, por ley, en todo el sistema social, laboral y educativo.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca

error: Content is protected !!