Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Abusos en las ambulancias del Sescam

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Abusos en las ambulancias del Sescam

Fuente: https://diariosanitario.com

Autor: Antonio Manzanares
Fotógrafo de la naturaleza y maestro. Ha trabajado con Rodríguez de la Fuente y De la Quadra-Salcedo. Autor de 24 libros. Paciente del Sescam.

Desde enero de 2018 me están haciendo diálisis en el Hospital General de Albacete, y me trasladan en una ambulancia cada día. Dentro de las molestias que conlleva esta enfermedad, que de por sí es larga y tediosa, se me ha sumado una enfermedad mucho peor, una calcifilaxis, que es una de las patologías más peligrosas, pues puede acarrear la muerte en muchos casos, y además es muy dolorosa -de las que más, según los médicos- y de muy largo tiempo de curación.

Para colmo de males soy diabético, y cuando salgo de diálisis estoy para que me arrastren, y no para que me lleven de turismo nocturno por las carreteras de Liétor, Pozohondo, Nava de Arriba, Casablanca y el sinfín de aldeas que hay que pasar para llegar a Liétor. Mi destino es Hellín, pero antes me tengo que recorrer la Sierra.

Más adelante explico el motivo por el que escribo esto. Y es que se ha puesto de moda pasar primero a recoger y dejar a otro enfermo de Liétor, cuando el servicio lógico sería llevarme a mí primero a Hellín, para no sobrepasar la hora y cuarto que tienen establecido con el servicio de diálisis.

Siempre llego a mi casa pasadas las 12 de la noche

Cuando salgo de la diálisis a las 11 de la noche y la ambulancia tiene que recogerme para llevarme a mi casa en Hellín, siempre actúa con mucha impuntualidad, pues siempre llego a mi domicilio pasadas las 12 de la noche. Eso es a todas vistas ilegal, pues según me han comentado los médicos de nefrología el acuerdo con las ambulancias es el siguiente:

  • Cuando se sale de la diálisis al enfermo hay que recogerlo justo antes de pasada media hora. Eso no lo cumplen nunca.
  • Desde que se recoge al enfermo hasta que se le deja en su domicilio no puede superarse el tiempo de 1 hora y 15 minutos. Eso tampoco se cumple jamás. Pues las dos veces que hemos medido el tiempo que tarda la ambulancia en ir de Hellín a Albacete, pasando por Lietor, y al revés de Albacete, pasando por Liétor, para llegar a Hellín siempre ha superado con creces la hora y media de viaje (y siempre por carreteras secundarias y llenas de curvas, más de 80 kilómetros de curvas, con el consiguiente peligro). De otro modo, si vamos por la autovía, que es el camino lógico, de Hellín a Albacete, o viceversa, se tarda poco más de media hora, y se viaja con mucha mayor seguridad y con absoluta comodidad.

El coordinador de ambulancias de Toledo ha demostrado que los enfermos para él somos puros objetos a explotar

Pero claro, esas cosas no las quiere entender y por eso se salta las normas a la torera el coordinador de ambulancias de Toledo, que ya ha demostrado que los enfermos para él somos puros objetos a explotar, sin derecho a un poco de piedad.

-¿Sabrá este elemento, que no entiendo como todavía no lo han echado sus jefes, cuando se salta todas las normas acordadas, sólo por beneficiar a su empresa, y los enfermos somos meros objetos a los que sacarles el rendimiento económico?

Salí de casa a las cuatro y media de la tarde y regresé a las dos de la madrugada

Como aclaración de lo que digo le voy a poner de ejemplo del 9 de marzo de 2019:

-Me llamaron de la coordinadora de ambulancias de Albacete para decirme que a las 4,30 de la tarde vendrían a recogerme. A esa hora ya estaba yo sentado en mi silla de ruedas junto al camino esperando a la ambulancia, que no llegó hasta las 4,50. La conducía Alicia, de Fuenteálamo, en la ambulancia matricula 6680 CNW.

A las 5 en punto me recoge la ambulanciera y me pregunta que por donde se va a Lietor, ya que tenemos que recoger allí a un señor, que al parecer debe ser muy amigo del coordinador de ambulancias del Secam en Toledo -¿?-, pues sino no se entiende tanto desvelo para favorecer a uno perjudicando a otro.

A las 6,35 llegamos al Hospital de Albacete. Esto está grabado de boca de Alicia, la cual además nos dice que hemos hecho ochenta y tantos kilómetros. Otra ilegalidad más, pues el traslado de los enfermos no puede superar la hora y 15 minutos, desde su casa al Hospital o viceversa.

A las 7 de la tarde me ponen las agujas en la cama unas enfermeras que ya tienen ganado el cielo con su aplicación y bien hacer ¡Gracias, enfermeras! ¡Qué diferencia con el mundo de las ambulancias, pues a lo largo de este tiempo he descubierto que es un mundo sórdido! Y no por culpa de los sufridos ambulancieros, sino de sus jefes. Terminada la diálisis, la coagulación, etc. salgo a las 11 en punto a urgencias a esperar a la ambulancia.

La ambulancia, que debía de recogerme antes de las 11 y media de la noche, no acude, a pesar de mis llamadas al servicio de ambulancias de Hellín, hasta las 12 y media en punto. Repito, por si no se ha entendido, a las 12,30 en punto. La conduce una ambulanciera de nombre Rosa, por cierto de trato un poco agrio y agresivo.

-Pasamos por Liétor a dejar al señor que llevamos y seguimos camino a Hellín. Albacete-Liétor-Hellín, por carreteras secundarias y llenas de curvas, con el consiguiente peligro, pues la conductora iba demasiado rápida ¿Sería para contentar a sus jefes intentando no superar el tiempo límite de entrega de enfermos?

A las 2,05 en punto llegamos a mi casa. Hemos tardado 1 hora y 35 minutos

¿Puede consentirse en cualquier cultura civilizada ese maltrato a los enfermos?

Y ya de paso añadiré dos anomalías del mundo de las ambulancias:

  • Los chóferes van gran parte de los viajes sin parar de hablar por los móviles, con el consiguiente riesgo de accidentes. Ya nos hemos llevado unos cuantos sustos.
  • Las ambulancias son viejísimas. Hay muchísimas que no llevan calefacción en invierno, ni aire acondicionado en verano. Los enfermos nos quejamos verbalmente, pero los ambulancieros, que suele ser buena gente, nos dicen que ellos nadan pueden hacer, pues la decisión de arreglarlas la deben de tomar sus jefes. Y así va todo.

Ruego, a quien pueda, ponga fin a estos desmanes para facilitarnos la vida a los enfermos. Gracias.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca