Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

“Memoria democrática” y otras engañifas

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
“Memoria democrática” y otras engañifas

Antonio García

Lo mismo asusto o escandalizo a alguien, pero desde hace tiempo vengo teniendo mis dudas sobre si Franco ha muerto o no. Y digo esto por la contante preocupación que veo en los chavales y chavalas de la izquierda patria. Yo creo que aún vive. O por lo menos, que se les aparece de noche. Están tan obsesionados con don Francisco, que no paran de mentarlo y traerlo a la escena mediática, por lo que me barrunto que aún anda por ahí, oculto en algún sitio. No es posible que una persona que murió hace casi cuarenta y dos años, constituya un tema tan recurrente para nuestras siniestras guerracivilistas.

Hace poco, la ristra de partidos de izquierdas al rebufo del Partido Socialista de las Islas Baleares (PSIB) presentó en el “Parlament” una proposición de <<Ley de Memoria Democrática>> –solo el título da risa-. PSBI, Podemos, Más por Mallorca, Más por Menorca, Gente por Formentera, Propuesta por las Islas… Es asombrosa la variedad de maneras de ser de izquierdas que hay en tan pequeño territorio insular. Pero más asombrosa es todavía la cantidad de paletos con mala leche que se apuntan a esto de la política. ¿Tan goloso será el pastel? Además de los mentados, andan por allí el Partido Popular y Ciudadanos, que aunque en esta ocasión aciertan rechazando la propuesta –lo que les va a dar igual-, tampoco sé muy bien a qué lado de la raya están. Porque esto es ya un despiporre político-ideológico que no hay quien se aclare.

Bueno, a lo que íbamos. Según leo, el panfleto presentado consta de seis títulos: derecho a la verdad, derecho a la memoria, derecho a la reparación, garantías de no repetición, establecimiento de políticas de memoria democrática y régimen sancionador.

Ahora me voy a permitir hacer una demostración de lo listos que somos ustedes y yo, que sin leer el contenido de la propuesta, sabemos ya de qué va la cosa.

Derecho a la verdad: Vergüenza me daría de poner eso, cuando es precisamente la verdad la que se ignora por estos burdos catetos, y los otros, por el empeño que se pone en los planes educativos y en la propaganda mediática de ocultarla o, lo que es peor, desfigurarla. Pero la cosa tiene explicación porque sabemos que hablan de “su verdad”. Y entonces cuadra. De modo que pretenden elevar a rango de Ley su interpretación partidista e interesada de la historia. Es decir, en España no hubo más gente buena que la del bando republicano. La otra mitad eran todos fachas y criminales. Y en España solo fueron fusilados y tirados a las cunetas los “rojos”, cuando ellos se dedicaban exclusivamente a regalar bombones de chocolate y entradas para el circo a los “nacionales”.

Derecho a la memoria: Esta también es buena, de concurso. Resulta que van a regular, por Ley, el derecho del ciudadano balear a utilizar su “facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado” (RAE). Pero, ¿cómo recordarlo si no lo hemos vivido? Sin problemas, ellos nos lo cuentan –que lo conocen al dedillo- y los demás lo retenemos y recordamos pa siempre. Además, les voy a ofrecer gratis una idea a estos izquierdillas de chichinabo: deberían ordenar que se quemen todos los libros de historia que no hayan sido escritos por “rojos” o simpatizantes. Aunque de todas formas da igual, de todas maneras la mayoría de los actuales españoles no tienen ni puta idea de por qué y cómo estalló y se desarrolló la Guerra Civil…

Derecho a la reparación: ¡Ostras! ¿Qué hay que reparar? ¿Qué se ha roto? Y si algo se ha roto, ¿quién está poniendo todo su empeño en romperlo? Me barrunto, me figuro, que se refieren a “compensar” el daño hecho a alguien. Y es posible que quieran rescatar la memoria y el respeto merecido a los que fueron asesinados en Paracuellos, a los torturados y ejecutados en las checas, a los asesinados por Companys… ¡no, no, perdón!, creo que me estoy equivocando. Esos ya sabemos que eran todos malos y lo merecían. Por lo que la reparación esa deber ir sólo para los muertos del bando republicano. A los demás, que los sodomicen.

Garantías de no repetición: Ustedes no se, pero yo con esto sí que estoy de acuerdo. Por algo se empieza, y aunque de momento solo será en Baleares, por fin alguien va a dar los primeros pasos para que la Guerra Civil no se vuelva a repetir. Y oigan, con garantías. O sea, por Ley, la fatal contienda nunca más tendrá lugar. Y como esto se legisle en toda España, menuda tranquilidad me va a subir desde los pies hasta la calva. ¡García-Page, aprende! Por la parte que me toca…

Lo de “establecimiento de políticas de memoria democrática” no lo comento, porque no sé qué coño es. Aunque sospecho que se refiere a algo parecido a lo de la ideología de género: que debe ser transversal, o sea, abarcar todos los campos de la vida, incluso la privada, y “visibilizarse”. Lo que viene a decir que tendremos “memoria democrática” –la de ellos- hasta en la marca de ropa interior.

Régimen sancionador: Por fin lo más sustancioso, el verdadero meollo del asunto. Multas de entre 200 y 150.000 euros por “incumplimiento de requisitos, exhibición de símbolos o expresiones de enaltecimiento de la dictadura”. La de don Francisco, claro. De las de Stalin, Castro o Maduro puede usted decir lo que le salga de sus adentro, pero como le pillen hablando bien de Franco o expresando sus simpatías por aquél régimen, se le puede quedar la cartera anoréxica perdida.

En fin, que esto no tiene remedio. Y que no se trata de ensalzar ni vituperar a ningún bando. Pero ya está bien de mamarrachadas, de miseria intelectual, de engaños intencionados, de ignorancia, odios y mala leche.

Que fácil es manejar a la gente ideologizada y desprevenida. Y no es que las derechas estén interesadas en estas cuestiones, ni por asomo, pero esta obsesión enfermiza de las izquierdas, esta matraca continua resulta ya repulsiva y agobiante.

Y solo sirve para conseguir lo contrario de lo que, falazmente, dicen pretender. Que es lo que andan buscando… Enfrentarnos.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca