Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Manifiesto leído por la voluntaria de Cáritas, Isabel Talavera

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Manifiesto leído por la voluntaria de Cáritas,  Isabel Talavera

Con motivo del Día del Voluntariado

Buenas tardes.

Me llamo Isabel, soy voluntaria de Cáritas y estoy aquí para compartir con vosotros mi experiencia como voluntaria.

La verdad es que ser voluntaria de Cáritas nunca entró entre mis planes.

Siempre relacione la voluntariedad con países en vías de desarrollo o zonas en conflicto y cuando veía a los voluntarios como héroes gente hecha de otra pasta que no tenían nada que ver conmigo.

Mis planes eran como los de la mayoría de la gente, tener una familia, un trabajo, una casa y a ello dedique todo mi tiempo y mis esfuerzos.

Y cuando por fin lo tienes todo, te das cuenta que te falta algo, y que quieres ayudar a otros pero no sabes cómo ni cuándo.
Finalmente venciendo todos mis miedos te haces donante de sangre.

Y cuando solo llevas unas pocas donaciones, te dicen que tu hematocrito es muy bajo y te recomiendan que te hagas una analítica completa de sangre.

Y entonces el mundo se te cae encima. Te dicen que tienes un tipo de cáncer, un mieloma cuyo nombre has oído muy pocas veces, y que es incurable.

Ahora, todos tus antiguos planes carecen de sentido y solo uno en la cabeza y en tu corazón: sobrevivir el mayor tiempo posible.

Empieza una carrera de fondo y una etapa difícil en mi vida, pero gracias a Dios, porque yo creo en Dios, consigo salir adelante y me doy cuenta que el tesoro más valioso que tengo es mi tiempo y nunca se sabe del que dispondrás, y que ya que he tenido la fortuna de tener un poco más tengo que compartirlo con otras personas que necesitan de él.

Cáritas me da esa oportunidad y me convierto en voluntaria, pero ser voluntaria no es siempre fácil, te hacen vivir, te hace enfrentarte a situaciones para las que desde tu posición de confort nadie te ha preparado y aprendes día a día de los injusta que es la vida muchas veces y empiezas tu labor creyendo que eres muy bueno, porque estás dando parte de tu tesoro, tu tiempo, pero la vida una vez más vuelve a sorprendenter y descubre que si , que eres un ser afortunado porque estás recibiendo mucho más de lo que das.

Supongo que alguno de vosotros compartirá mi experiencia y habrá llegado al voluntariado por motivos parecidos, los motivos son los de menos, y el ámbito en el que desarrollamos nuestra labor tampoco lo más importante. Lo importante es que estamos aquí para ayudar al prójimo y por pequeña que sea nuestra aportación, de una manera o de otra, desde unas creencias u otras estamos todos juntos intentando conseguir un mundo más justo. Muchas gracias por todo a todos”.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca