Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Las Nuevas Tecnologías al Servicio de la Tradición

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Las Nuevas Tecnologías al Servicio de la Tradición

Fuente Wikimedia

Que la vida ha cambiado a pasos agigantados en los últimos años es algo que probablemente no se le escapa a nadie. Sin embargo, ¿somos conscientes de cómo se han modificado nuestros hábitos? ¿es tan diferente nuestro ocio del que disfrutaban nuestros padres o abuelos?

A priori la respuesta a ambas preguntas sería un rotundo “Sí”, pero lo cierto es que si lo analizamos detenidamente puede que tuviésemos que matizar la respuesta. Basta un vistazo a algunas de las costumbres que han calado en el día a día de la gente de la provincia de Albacete para darse cuenta de esto.

El ocio como tal ha sido definido de muchas formas, aunque probablemente la que más acerca a lo que todos conocemos sea aquella que lo hace como: “actividades libres que se desarrollan fuera del tiempo de trabajo, pero que además aportan complacencia y gozo de forma, generalmente, inmediata”. El desarrollo de nuestras sociedades ha conseguido que las actividades relacionadas con el ocio hayan ido creciendo, pero ese incremento siempre ha estado relacionado con las posibilidades económicas, o con los precedentes culturales de cada región. Solo de esa forma se explica que se hayan mantenido tradiciones que han enriquecido considerablemente los hábitos y costumbres relacionados con el ocio general.

Es por esa razón que hoy en día se siguen manteniendo tradiciones centenarias que con el paso del tiempo se han ligado directamente con el ocio puro. Ahí tenemos ejemplos como el de la Feria de Albacete, que durante estos días se celebra en la misma ciudad, y que es famosa más allá de los límites de la provincia, y de la Comunidad Autónoma, gracias a un gran cartel espectacular y a la presencia de maestros como Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante, o José María Manzanares, que aún conservan legiones de fans decididos emplear su ocio en seguirlos allá donde vayan.

La diversidad del ocio
Otro de los ejemplos de ocio más importantes que podemos encontrar en este área son los de festivales como el Jumilla Sounds o el Viña Rock, que hace apenas unos días comenzaba a vender las primeras entradas para su próxima edición, que llegará en abril de 2017 con una agenda repleta de artistas de primer nivel. La música ya era un arte en la antigua Grecia, en la que las expresiones musicales formaban un papel importantísimo en la vida de la población, y esa costumbre se ha trasladado hasta nuestros días en los que la música se ha convertido en una parte importantísima de nuestra oferta de entretenimiento.

Es cierto que el avance de las nuevas tecnologías ha tenido un impacto superlativo en nuestras costumbres y, obviamente, nuestro ocio también se ha visto invadido por esta nueva vertiente. Sin embargo, eso no ha modificado en demasía nuestros hábitos, sino que ha ayudado a ampliar la oferta y, por ende, las posibilidades que cada individuo tiene para disfrutar de su tiempo libre, pero nunca apartando a los participantes de costumbres adquiridas anteriormente o heredadas de su sociedad más cercana. Según una de las últimas encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 74,4% de los hogares cuenta hoy con conexión a internet y el 75,4% con acceso a un terminal móvil, y esos porcentajes crecen en torno a un 5% cada año, lo que hará que el impacto siga siendo considerable. Solo de esa manera se podría explicar las ingentes cantidades de gente que podemos encontrar a la caza de un Pokemon Go en la plaza del Altozano, el gran número de visitas virtuales a algunos de los monumentos más importantes de la zona, o que proliferen los grupos de Facebook para realizar en conjunto actividades tan dispares como competiciones master de natación, jugar al poker en PokerStars, o disfrutar de la tauromaquia en Alcaraz.

Por lo tanto, se podría decir que las nuevas tecnologías han ayudado a ampliar y a mejorar nuestra oferta de ocio, incluso a hacerla llegar a mucha más gente, pero no parece que hayan modificado, al menos en gran medida, nuestros hábitos de ocio, ni las cosas que nos gusta hacer cuando contamos con un rato libre, algo que no es fácil en la sociedad actual.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca