Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El duende hellinero…

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El duende hellinero…

Por Sol Sánchez

La semana pasada, me centré en un hellinero cada vez más conocido en la ciudad, Francisco Valcárcel… hoy, quiero dedicar mis letras, a un Hellinero jubilado, afincado también en la capital española. Su nombre: José Martínez Olivares.

José, es uno de esos hombres discretos, sencillos, cercanos. José es un pozo de vitalidad que nunca se acaba, lleno de creatividad, incluso me atrevo a decir que de sueños.

Me paro en su persona, porque es obligado que el pueblo entero sepa de su existencia, de ese duende que mueve sus manos y su corazón. Las manos para crear unas acuarelas admirables, bellas, únicas… pinturas que nos llevan y sumergen en las distintas callejuelas de la villa Hellinera, consiguiendo plasmar la esencia de los detalles. La obra de Olivares es rica, es un patrimonio que se debería exponer en la ciudad, porque José, es uno de esos Hellineros con arte y personalidad, capaz de dejar a Hellín en lo más alto, allá donde vaya.

Además, José está colmado de una sensibilidad que dirige su pluma, regalando poesías a esas calles que pinta, como si de una amante furtiva se tratara. Sus letras, penden de las fachadas en el cerro de San Rafael, se agarran a las esquinas suspendidas en el tiempo, en el Callejón del Beso. Sus letras, arrastran, subyugan, enamoran y nos hacen pensar…

Es posible, que algunos de los que me leen, piensen que estas aseveraciones puedan llegar a ser desmesuradas, pero simplemente, invito a conocer su obra y constatar lo que digo.

Lleva duende en su corazón, porque Olivares, es de aquellos que piensa lo que dice, para no dañar y ofender. Cuida las relaciones, sabe de ausencias y valora los encuentros. Sin ser de mi familia, a mí me lo parece. Siempre está, en el momento en el que se necesita intercambiar unas palabras, en los instantes en los que queremos que nos explique un concepto y que nos pase información sobre todo aquello que conoce. Mirando la foto que acompaña a este texto, uno entiende de cercanías y abrazos y especialmente, de ese sello exclusivo, que algunos Hellineros tienen para transportarnos a ese mundo particular de la magia en el que los duendecillos, destilan imaginación.

Dicen sus propias palabras:

“Recorro tus calles nuevamente
Desamarrando antiguos recuerdos
Anclados a tu brava geografía,
Vuelvo a caminar sobre antiguos pasos
Y vuelvo a soñar con nuevos sueños.

Calles pobladas de viejas ilusiones,
Que antaño en mí nacieron,
Sombras recuperadas de nuevo
Que nunca llegaron a puerto
Abrazadas a otros soles que murieron.

Barrios viejos y silentes nidos,
Huérfanos de tráfico y gentes,
Poblado por los mismos ruidos,
Los miedos y las esperanzas de siempre…”

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca