Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Una mujer y su hijo discapacitado son desalojados de una vivienda de Nava de Campaña

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Una mujer y su hijo discapacitado son desalojados de una vivienda de Nava de Campaña

Tuvo que intervenir la Guardia Civil para que el desahucio se llevara a cabo

Esta mañana se llevaba a cabo, en el número 2 de la calle Virgen de la Esperanza de Nava de Campaña, pedanía de Hellín, un desahucio en precario de una vivienda en la que habita desde el año 2015, Antonia Martínez y su hijo de 19 años, con una discapacidad del 50% progresiva.

La vivienda es propiedad de Antonio Martínez, un hombre de 93 años padre adoptivo de la usuaria de la casa, que es el que puso la demanda y ganó el consiguiente juicio, que emitió la sentencia del desalojo de la vivienda en el pasado mes de abril Este es el segundo lanzamiento ya que se había negado a cumplir al anterior, llevado a cabo en 15 días.

En esta ocasión también se negó en principio a desalojar la vivienda a los primeros intentos de los agentes judiciales, que tuvieron que recurrir a la Guardia Civil, que tras largas conversaciones consiguieron convencer a Antonia y a su hermana Isabel, asimismo hija adoptiva de Antonio Martínez y residente en Águilas, para que abandonara la vivienda, sin recurrir a la fuerza, aunque si hubo manifestaciones subidas de tono, por parte de las hermanas, hacía los responsables de esta operación judicial.

Por su parte Iván Jiménez, como miembros de la Plataforma Stop Desahucios Hellín que estuvo presente en la operación junto con varios compañeros, a preguntas de los informadores opinó así:

“Este es un caso muy complicado, además se nos ha informado de forma muy tardía y no hemos podido darle la debida difusión, y estudiarlo de manera correcta para haber llegado a una solución menos dramática como la que hemos vivido.

Aquí han estado viviendo, Antonia Martínez y su hijo de 19 años, con un 50% de discapacidad progresiva, al parecer, junto a otra hermana, herederos legítimos de esta vivienda que pertenece al padre adoptivo, Antonio Martínez que tiene 93 años.

Para nosotros es un caso complejo y un tanto inentendible que se produzca en pleno siglo XXI, Un desalojo total que como habéis visto, ella al final ha salido sin que se tuviese que emplear la fuerza, junto a su hijo y su hermana Isabel, que ha venido de Águilas para apoyarla. Ahora no sabemos lo que va a pasar con ella y el chaval. Antonia tiene una ayuda de 430 euros, que finaliza en febrero, y ahora tendrán que ser los Servicios Sociales del Ayuntamiento los que se hagan cargo del asunto, y tendremos que ver como evoluciona y que decisiones se toma”

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca