Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Reflexión sobre las pateras (II)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Reflexión sobre las pateras (II)

Antonio García

Tal como habíamos quedado, aquí estoy para continuar con esta reflexión que, personalmente, me parece de lo más interesante y problemática. Porque, queridos amigos, es una cuestión que nos afecta a todos, aunque aparentemente sean solo “cosas del Gobierno”.

Y es que la cosa se ha puesto caliente con el reciente episodio del Aquarius. Aparentemente ha sido un rescate humanitario, aunque eso sí, perfectamente planificado para relevancia de políticos, periodistas, ONG´s y algún cura con fuerte vocación mediática. Cuando llevamos años y más años permitiendo la entrada ilegal en el territorio español de miles y miles de inmigrantes indocumentados, sin montar parafernalias teatrales. Pero amigos, esto no hay quien lo arregle, porque es la consecuencia de muchísimos años de desigualdad, desequilibrios e injusticias. Desde el mismísimo momento en que en la Conferencia de Berlín de 1884-1885 los países europeos se repartieron África. Y no digamos desde que Estados Unidos metió las narices en el continente, que prácticamente tiene militarizado. Las riquezas se sacan de allí, por las buenas o por las malas.

Europa no puede o no sabe o no quiere, y España, qué te voy a contar. ¿Estamos los ciudadanos al tanto que quiénes provocan tantas guerras en el mundo? Y, ¿sabemos por qué? ¿Sabemos además los buenos ciudadanos la cantidad de tecnologías y productos avanzados que usamos, de los que gozamos gracias a la explotación inmisericorde de esos países? ¿Sabemos algo de las matanzas que allí se producen por el control de las materias primas? ¿Estamos dispuestos a renunciar a toda o parte de esas ventajas, a favor de la dignidad de vida de sus legítimos propietarios? Hay más cuestiones, pero no podemos alargarnos.

Pues ahora que algún “humanitarista” me diga, cómo podemos ayudar, cómo podemos remediar este desastre humanitario de la inmigración hacia Europa. ¿Permitimos que los 1.200 millones de africanos –menos los ricos, que también los hay- y los millones de asiáticos que salen de sus tierras se vengan a Europa? Porque, digo yo, que si hemos acogido a 629 del Aquarius (más los mil quinientos subsaharianos que al mismo tiempo entraban por el sur y a los que ningún político ha hecho ni puto caso), el mismo derecho tendrán los demás, ¿no? Y no se olviden del “efecto llamada”. <<Vente pa España Ashanti –o Abdel Alí>>, que dicen que allí se vive de coña y sin trabajar. Y digo a España como a cualquier otro país europeo. Aunque parece ser que, por la actitud de algunos otros países mediterráneos, nos hemos ganado el honor de ser la puerta más eficaz y segura para llegar al resto del continente. Y mientras tanto, la casa sin barrer. Repito, ¿quién va a arreglar la penosa situación de tantos países en la miseria o en conflictos bélicos? ¿El capitalismo del desastre o el devastador marxismo? ¿Los liberales o los comunistas? ¿Quién tiene verdadero interés en que esos seres humanos no se vean empujados a abandonar sus tierras? Para mi tengo claro que promoviendo la inmigración en nada ayudamos a esos países, que además son abandonados por los más útiles, los más capacitados, fuertes y sanos. Que lo único que estamos haciendo es fomentar la pasividad, cuando no la ocultación del verdadero problema. Y que en fondo subyace un egoísmo atroz, que queremos acallar engañando a nuestra conciencia. Cuanta más gente capacitada abandone sus tierras, más débil será, y más hondo podrán meter el diente los depredadores.

Pero pasemos a otro punto. Existen unas declaraciones muy interesantes de sindicatos policiales. Se dice que hemos “rescatado” de la mar el barco Aquarius. Ellos dicen que no, que un recate es cuando se produce un incidente ajeno a la voluntad de sus ocupantes (avería en alta mar, naufragio, accidente climatológico o por causas ajenas a la tripulación o pasaje), y que realmente nos enfrentamos a lo que ellos mismos provocan y desean. Es decir, lo que estamos haciendo es “trayéndoles” a Europa, que es lo que ellos quieren. Y no es lo mismo. Pero es que además estamos colaborando al impune negociazo de las mafias que se encargan de recoger y embarcar a estas masas humanas, al módico precio de 2000-3000 euros por pasaje. Cantidad que en los países de procedencia es una fortuna. Y la colaboración de ONG´s que “traen” en embarcaciones a miles de inmigrantes irregulares a Europa. Lo que es ilegal.

Por último, aseguran que el pasaje del buque Aquarius no está compuesto por “refugiados”, ya que no proceden de países en conflicto armado, sino que son inmigrantes irregulares. Curiosamente el pasaje de este barco procede de veintiséis nacionalidades diferentes y alejadas unas de otras, que han tenido que concentrarse en un punto de embarque.

Como dije al principio, el tema es interesante y son muchos los aspectos que mueven a reflexión, pero solo podemos dar algunas pinceladas de las muchas que conforman este cuadro. Por ejemplo, no hemos tocado el tema de la seguridad ciudadana, no hemos analizado porqué se está promoviendo esta “invasión” de Europa, las consecuencias que ya se dejan sentir y lo poquísimo o nada que se informa de ellas, y qué intereses pueden haber detrás de esto, etc., etc.

Pero termino diciendo que los lavados de conciencia y en buenismo ramplón e ingenuo no sirven de nada. No solucionan nada.

O nos dejamos de postureo de manual -actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción- y nos tomamos en serio la justicia, o el desastre va a ser antológico.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca