Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

¿Qué fue de la cruz labrada en mármol de Pedro García Bermúdez?

Article   0 Comments

Robada en el Cementerio de Hellín hace 20 años

cruz-cementerio

Dentro de unos meses se cumplirán los 20 años de que el Cementerio de Hellín fue expoliado. Algunas de sus obras más representativas, las más valiosas, habían sido robadas, aprovechándose los desalmados del cierre del recito y la obscuridad de la noche.

El periódico local La Semana se hacía eco de este suceso en su portada, publicando en su interior un amplio reportaje sobre este desgraciado suceso.

Cruz robada

Así, sus lectores podían conocer que una de estas piezas, la cruz que durante parte de su vida labró el maestro marmolista, Pedro García Bermúdez, para que presidiera su propia tumba, causó verdadero impacto social su desaparición por lo que representaba en la necrópolis hellinera.

Esta cruz, que desde 1899, año de su muerte, primero en el cementerio ubicado en las proximidades de las puertas de Madrid, junto de donde se instaló la Cerámica de Garaulet, y más tarde en el Cementerio actual, que fue inaugurado en 1907, sobre un proyecto del ilustre arquitecto hellinero Justo Millán Espinosa, era un autentico lugar de peregrinación de todos los visitantes del Campo Santo, que contemplaban con admiración el exhaustivo trabajo que llevó a cabo Pedro García Bermúdez y que formaba parte de su tumba profanada.

Las lechuzas del panteón de la familia Navarro-Valcárcel

Pero no fue aquel el único expolio, del panteón de la familia Navarro-Valcárcel, situado muy cerca del paseo central que se denomina El Salvador, también desaparecieron las cuatro figuras que representaban unas lechuzas y que adornaban las esquinas del techo de este mausoleo, que era una de las mejores obras del tallista Sebastián Guillén Moya, autor de dos tronos primorosos para las imágenes de la Virgen del Rosario y San Antón, destruidos durante la Guerra Civil.

Cruz robada

El robo de estas piezas de arte causó en la ciudad gran conmoción, especulando la posibilidad que estos objetos desaparecidos puedieran ser vendidos a coleccionistas de obras de arte o incluso ser sacados fuera del país.
Sobre las investigaciones llevadas a cabo por la policía, este semanario aseguraba que se habían descartado una posible gamberrada y se estaban haciendo investigaciones con el fin de poder localizar a los ladrones y así restituir al Cementerio lo robado, que formaba parte del patrimonio de la ciudad.

Algo que, después del tiempo pasado, no tuvo ningún tipo de resultado positivo.

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca