Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Porqué lo llaman “amor”, cuando quieren decir “sexo”

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Porqué lo llaman “amor”, cuando quieren decir “sexo”

Antonio García

Es asombrosa la cantidad de apoyos económicos, políticos y mediáticos con la que cuentan. Jamás, que yo sepa, un colectivo civil organizado tuvo tal poderío y tal capacidad de penetración en las mentes y capas sociales de un país.

A los que, por anteriores artículos me hayan tachado de alarmista, maniático, o mosca cojonera, les dedico en especial este artículo de opinión. Porque solo hago eso, opinar, es decir, ejercer libremente un derecho que me ha sido reconocido en la Constitución Española. Y por supuesto: opinión informada.

El Boletín Oficial de las Cortes Generales, de 12 de Mayo de 2017, publica la <<Proposición de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales>>, presentada por el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea.

Hablando claro y pronto: si nadie lo remedia, nos va a caer encima, en breve, la mayor Ley Mordaza que ha han conocido los tiempos, llamada ya por algunos Ley Mordaza Podemita. Presentada por el mencionado partido y elaborada por el lobby LGTB, ha recibido la adhesión de todas las fuerzas políticas, excepto el PP, Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias. Una Ley que, de salir adelante tal cual, amenaza gravemente la libertad de expresión, permite la más férrea censura y es claramente inconstitucional. Permítanme decirles que me la he leído.

En la Exposición de Motivos hace bastantes alusiones a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a los Convenios Internacionales ratificados y suscritos por España, y en definitiva, a todas aquellas Declaraciones que garantizan la libertad del ser humano, la libertad de expresión y la igualdad de todos ante la ley, sin privilegios de ninguna clase. Pero a continuación, desarrolla un articulado coloreado total y absolutamente de privilegios para el “colectivo”, y la persecución implacable a todo el que disienta, con multas que pueden llegar hasta los 45.000 euros. O sea, y permítanme que repita una expresión vulgar que ya utilicé: que nos la van a meter atravesada sin que nos enteremos ni podamos pestañear.

Verán, me parece absolutamente necesario, justo y razonable que nadie se burle de nadie, que impere el respeto a toda persona tenga la condición que tenga, que nadie, absolutamente nadie sea discriminado por razón de creencias, sexo, etc., etc. Pero oigan, que me impongan una ideología a base de presión, de machaqueo y de leyes positivas, como que no. Pues yo les aseguro que se arrogan tal poder. Es más, se crearán observatorios y cuerpos especiales de vigilancia para velar por el cumplimiento de la ley. Pero con todo, lo peor no es eso. Lo más injusto, aberrante y monstruoso es que ¡por ley! los niños serán adoctrinados en los centros escolares desde su más tierna infancia -sin importar un pijo la opinión de los padres- en la más escandalosa y execrable inmoralidad sexual.

Unos brevísimos botones de muestra: <<Artículo 5 bis. Deber de divulgación. Las Administraciones Públicas SE COMPROMETEN A DIVULGAR el contenido de esta Ley al funcionariado y personal contratado, a los profesionales que trabajen en los ámbitos de la salud, la ocupación, los medios de comunicación, la educación, la seguridad y la justicia, los servicios sociales, el deporte, la cultura y el ocio, así como A LA CIUDADANÍA EN GENERAL. Igualmente, prestará apoyo a la difusión de la misma que hagan las entidades LGTBI>>… Con nuestras perras.

<<Art. 7.4.d) Se asegurará la existencia de mecanismos accesibles, rápidos y CONFIDENCIALES de denuncia de la vulneración de derechos de las personas LGTBI así como de la comisión de las infracciones previstas en esta Ley>>. O sea, se autoriza el chivatazo anónimo.

Por supuesto, se invierte la carga de la prueba, de manera que si usted es denunciado, de entrada se le considerará “culpable” de homofobia, incitación al odio, etc., etc.

Este es muy curioso: <<Art. 7.4.i) Se promocionará e impulsará la investigación científica, sociológica, cultural, deportiva y de ocio sobre la diversidad sexual y de género>>. Es curioso porque va seguido de este: Art. 16.1.a) Velar para que la política sanitaria sea respetuosa hacia las personas LGTBI y no trate directa o indirectamente la condición de esas personas como una PATOLOGÍA>>. Digo yo, si la ciencia médica concluye (y de hecho así lo consideran todos los expertos independientes) que esos sentimientos y percepciones son una “patología psicológica”, que además se puede tratar, ¿qué se hará?, ¿sancionar a la ciencia y meterla en la cárcel?

<<Art. 94.3.b). Son infracciones graves: Reincidir en el proferimiento de expresiones, imágenes o contenidos gráficos de cualquier tipo que sean ofensivas o vejatorias por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género o características sexuales contra las personas LGTBI o sus familias>>. El observatorio LGTB determinará qué es ofensivo y vejatorio… A mí, por opinar, ya me han llamado de todo menos bonico. A ver qué nos espera cuando la Ley entre en vigor.

<<Art. 94.4.c). Son infracciones muy graves: Promover o llevar a cabo terapias de reversión de la orientación sexual o de la identidad de género. Para la comisión de esta infracción, será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a las mismas>>. ¡Ni para sus “iguales” existirá la libertad!

En otro artículo dique que <<Ante cualquier infracción, cualquiera que sea su naturaleza, se procederá al decomiso y destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto de las infracción administrativas…>>. Y sin tener que pasar por un Juez.

En fin, amigos, no hay sitio para más. Pero les aseguro que la cosa es muchísimo más grave de lo que parece, pues estamos siendo conducidos mansamente y pasico a pasico a un Estado totalitario sin precedentes en nuestro país.

Tal vez a algunos les parezca que incido demasiado en estos temas, pero no tengo sangre para aguantar impasible tanta perversión, tanta decadencia y tanta sumisión.

A veces pienso que lo mejor es vivir sin enterarse de ná…

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca